Menu
Galarreta presidente

Galarreta presidente

Implicancias del giro de Fuerza Popular y desembarque de Cecilia Chacón

LEER MÁS
Implicancias del giro de Fuerza Popular y desembarque de Cecilia Chacón
LEER MÁS

Galarreta presidente

Implicancias del giro de Fuerza Popular y desembarque de Cecilia Chacón

LEER MÁS

Empiezo por no poner en tela de juicio la elección de Luis Galarreta como el candidato de Fuerza Popular la bancada mayoritaria a la presidencia del Congreso. Quienes pregonamos el respeto a las decisiones democráticas y pedimos que los partidos la practiquen debemos aplaudir esta. Junto a ello, por supuesto, también desearle éxito a Galarreta en su próxima responsabilidad.

Lo otro es la óptica política y hurgar en las razones por las cuales quien era voceada insistentemente para reemplazar a Luz Salgado en la dirección del Parlamento durante los meses precedentes, Cecilia Chacón, resultó desembarcada a última hora. Porque la versión oficial fujimorista podrá hablar de todo, incluyendo esa célebre expresión que suelen usar los dirigentes políticos cuando la ciudadanía mira estupefacta cómo se sacan los ojos al interior de sus partidos: “Estamos más unidos que nunca”. Hoy por hoy, esa unidad es más virtual que real y sujeta a los vaivenes que (lo ha demostrado Kenji) imponen agendas y lealtades distintas.

Pero se suponía que tanto Chacón como Galarreta pertenecían al keikismo puro y duro. La primera no solo sobrevivió a la purga de los históricos que hizo la lideresa en la lista parlamentaria para el periodo 2016-2021 (Alejandro Aguinaga, Luisa María Cuculiza, Martha Chávez) sino que encabezó la misma por disposición de ella. Por tradición, le hubiera correspondido ser la presidenta del Legislativo 2016-2017. Unas declaraciones consideradas desafortunadas hasta por sus correligionarios (“Alberto Fujimori saldrá del cárcel por la puerta grande”) le abrieron paso a la “histórica” Salgado. Se suponía que la oportunidad de Chacón era a la segunda. Ya vemos que no.

Hasta ayer en la mañana, tanto los keikistas Héctor Becerril y Úrsula Letona, así como la cuenta “Jóvenes con Keiko” de Twitter, daban por segura la elección de la cajamarquina. Luego todo cambió entre las cuatro paredes del local del paseo Colón. Sin duda Keiko lanzó el úkase, el diktat, la palabra sagrada: “No será Cheche. Será Lucho”. Y la mayoría bajó la cabeza y aceptó.

Mi lectura apunta a dos fundamentos de esta inesperada determinación:

1) La separación de las procuradoras Julia Príncipe y Katherine Ampuero cambió el enfoque colaboracionista del fujimorismo keikista hacia el gobierno, luego del encuentro de la ex aspirante presidencial con el mandatario Pedro Pablo Kuczynski. La torpeza política de esa medida agudizará la debilidad de la administración pepekausa y de nada valdrá ofrecerle ayuda. Mejor entonces contar con una personalidad desafiante y frontal como la de Galarreta que, incluso, podría hacerle varios plantones a PPK cuando la ocasión lo amerite.

2) Controlar internamente a la disidencia de la bancada kenjista con mano dura y procurar lo que PPK soñaba hacer con todo el bloque fujimorista: dividirla y atraerla cual hijos pródigos a la causa final de Keiko.

Sin embargo, no miremos solo la conducta ortodoxa keikista que anuncia la presidencia de Galarreta. Sin el gobierno tiene aún reflejos, que fije una estrategia sobre cómo actuará frente a ella.

¡Se atrincheran!

¡Se atrincheran!

Galarreta al Congreso y Zavala ratificado son señales que atentan contra cualquier ruta de entendimiento. Tenemos guerra avisada.

LEER MÁS
Galarreta al Congreso y Zavala ratificado son señales que atentan contra cualquier ruta de entendimiento. Tenemos guerra avisada.
LEER MÁS

¡Se atrincheran!

Galarreta al Congreso y Zavala ratificado son señales que atentan contra cualquier ruta de entendimiento. Tenemos guerra avisada.

LEER MÁS

Acá estamos. En pleno siglo XXI pero pendientes de las señales políticas del poder corporativo para saber a qué atenernos, como en tiempos de vida colonial. El ritual y protocolo no están pintados en la pared. Marcan lo que viene, y cerca de cumplir doscientos años de vida independiente seguimos a veces conduciendo la política como en una corte virreinal.

La elección de Luis Galarreta como candidato a la presidencia del Congreso, proclamada por unanimidad y con toda la bankada de pie, resulta bastante decidora. Adiós a cualquier ilusión apoyada en el advenimiento de un tiempo nuevo, un tiempo de entendimiento que debía dar fruto a otro clima político en el que cobrasen fuerza personalidades no confrontacionales.

Este no es un simple tema de buenos y malos. Esto es política. Ilusa o no, la interpretación voluntarista postdiálogo alude a la posibilidad de acompañar a este gobierno y sostenerlo hasta el 2021. ¿Era posible? Sí, pero se acaban de volar los puentes. Mientras escribo, voceros pepekausas anuncian la decisión de ratificar a Fernando Zavala como primer ministro y ministro de Economía.

Cuando Keiko y Peter Paul posaron en Palacio cualquiera hubiera pensado que por un tiempo figuras como Zavala o Galarreta pasarían pronto a segundo plano. Ha ocurrido lo contrario. Se atrincheran, diría cualquiera, y nadie se atrinchera para la paz.

Qué malos los fujimoristas, podrá pensar alguno, que no lo apoyan a Pedro Pablo. Pero es difícil apoyar a alguien que no escucha ni al propio pueblo. Ocho de diez peruanos desean otro gabinete y el presidente parece tocar la flauta mientras la gobernabilidad se debilita. Ni siquiera la caída libre en las encuestas parece capaz de cambiarle la mirada al presidente.¿Cómo ayudarlo desde la otra orilla?

¿Cómo cruzar esa orilla y abrazarlo para sostenerlo sin terminar cayendo con él y el peso muerto de su sordera política? Este último camino, el del abrazo, era y es la ruta de Kenji. Pero el voto unánime de la bankada es acaso una señal más fuerte todavía que el propio benjamín de los Fujimori deberá asimilar.

Así las cosas uno tiene de pronto la sensación de que los principales actores de este drama se ajustan los cinturones de seguridad porque va a haber turbulencia. Empezando por las procuradores despedidas y la señora Pérez Tello que, de ser ratificada en el cargo, tiene opciones de ser la primera cabeza rodante de la turbulencia por venir.

Ese será solamente el preludio. Los entretelones de ese despido televisivo llegan a lo más alto. Y llegan feo.

¡Cuidado con los "enanos"!

¡Cuidado con los "enanos"!

Las lecciones que la historia enseña a los líderes políticos de las bancadas parlamentarias en cualquier país del mundo.

LEER MÁS
Las lecciones que la historia enseña a los líderes políticos de las bancadas parlamentarias en cualquier país del mundo.
LEER MÁS

¡Cuidado con los "enanos"!

Las lecciones que la historia enseña a los líderes políticos de las bancadas parlamentarias en cualquier país del mundo.

LEER MÁS

Había quedado en el tintero la última semana la historia de cómo fue la caída de Margaret Thatcher. Y como la Dama de Hierro fue una mujer política fuera de serie, las lecciones que se pueden sacar de su ruina son universales.

Thatcher llegó tan alto en la Historia Universal y en la política mundial estando viva y gobernando que prácticamente se convirtió en una suerte de divinidad política. No solo había llevado a cabo una revolución tomando un pensamiento minoritario —el (neo) liberalismo― para convertirlo en mayoritario, sino que además fue una de las artífices políticas de la derrota del comunismo y del fin de la Unión Soviética.

En estas alturas en la que la primera ministra británica se codeaba con Ronald Reagan, Helmut Kohl, Francois Mitterrand y Mijail Gorbachov, Thatcher dejó de prestar atención a la mayoría silenciosa de sus colegas conservadores en el Parlamento británico. Mientras Thatcher estuvo en la cima, el pantano que existe en todos los parlamentos del mundo y compuesto por una plétora de legisladores que no conoce nadie aprovechó de su fama y de su poder para afianzar sus escaños. Pero Thatcher ya había sido reelecta tres veces y se aprestaba a lanzar una súper reforma impositiva liberal (el poll tax), ampliamente impopular, que podía terminar en las elecciones con el gobierno conservador y su mayoría parlamentaria. Entonces el pantano decidió darle un "golpe de Estado" y se consiguió un líder, el felón Michael Heseltine, que desafió el liderazgo de Thatcher mientras esta se encontraba celebrando en el Palacio de Versalles la caída del comunismo con los principales líderes mundiales.

Por unos cuantos votos, Thatcher no alcanzó en la primera votación de su partido el número necesario para ungirse líder del partido de gobierno. ¡Fue un duro golpe para alguien que vivía en el Valhalha! Pero cuando la Dama de Hierro bajó a tierra para dar la batalla en la segunda vuelta de sus internas se encontró con que carecía del apoyo necesario y que la mayoría silenciosa del pantano le había dado la espalda. Sacó su cuenta luego de reunirse uno por uno con sus colegas de bancada (algo que había dejado de hacer desde hacía años) y vio que los números la condenaban. Allí supo que todo había terminado, que por descuidarlos y no mimarlos los enanos terminaron derribándola como derribaron a Gulliver en Liliput, a ella, la gigante.

Bueno, la moraleja es obvia para los líderes de todo tiempo y lugar en cualquier parlamento del mundo: mantén contento siempre a los enanos porque no hay enemigo chico.

Minería: ¡hablemos claro sobre la prima donna!

Minería: ¡hablemos claro sobre la prima donna!

El Perú necesita inversión y dinero, así de simple.

LEER MÁS
El Perú necesita inversión y dinero, así de simple.
LEER MÁS

Minería: ¡hablemos claro sobre la prima donna!

El Perú necesita inversión y dinero, así de simple.

LEER MÁS

Excelente columna de Juan José Garrido en Perú21. Indispensable que el Gabinete esté compuesto por gerentes que no tengan miedo a enfrentar la burocracia y que saquen proyectos como lo hizo Bruno Giuffra, a punta de “voluntad, sentido de urgencia y decisión”. Si aceptas un cargo público directriz pero eres timorato, demasiado políticamente correcto o solo necesitas adornar la currícula para poder terminar en una embajada u organismo internacional... ¡perdiste! Te pasará la factura una pésima gestión. 

Ser funcionario público es una tarea sacrificada, en la que la remuneración no redime el esfuerzo y compromiso. La verdadera compensación es de índole personal,  gracias a los logros y a la tarea bien hecha. Por lo menos esa es la teoría; la realidad siempre la sobrepasa con creces y generalmente con nefastos augurios.

Según la última encuesta nacional urbano rural, realizada por GFK y publicada en el diario La República el domingo pasado, hay tres cosas que más preocupan a los peruanos: “Seguridad, pobreza y sueldo”. Como mencionó Antonio Sola, consultor político de origen español, PPK está gobernando de espaldas al pueblo y no es consciente de que a las personas les preocupa su “metro cuadrado”. La macroeconomía es importante, pero la gente no quiere ver resultados en los medios o en las estadísticas, sino en su bolsillo. Quiere que se abran nuevas puertas, tener mayores oportunidades y ello no está ocurriendo. Lima se ha vuelto una ciudad muy cara y los sueldos están congelados o en proceso de reducción: posiblemente las carencias se hayan acentuado.

Entonces, poco entiendo a este Gobierno. Nos guste o no, la minería es el motor de crecimiento del país. La zona altoandina es riquísima en contenido polimetálico: más de 15% del territorio nacional está concesionado y se realiza actividad en menos del 2%. A pesar de que el presidente ofreció durante su campaña un tren de cercanías Lima-Huacho, lo que realmente necesitamos es una locomotora para la minería que le imprima fuerza y aceleración a los US$ 53 mil millones reflejados en los 47 proyectos mineros en cartera. Hay que buscar lo mejor de la tribuna para este sector sin escatimar esfuerzos. ¡Si se trata de clonar a Bruno Giuffra como sugiere J. J. Garrido, hagámoslo!

El Perú necesita inversión y dinero, así de simple. Y tiene los recursos para hacerlo: MEM debería ser el ministerio divo; y la minería, la prima donna del Gabinete. dentro del entendimiento en que el Estado es socio de los privados en el éxito de los proyectos que reditúan para el país.

La minería es como los glóbulos rojos de la economía; representa más del 50% de las divisas, el 20% de la recaudación fiscal. Es la mayor fuente de inversión extranjera y activa el consumo y el gasto del Gobierno. En razón a ello, no parece descabellado que pueda existir una Autoridad Única que la regule y supervise integralmente, para solucionar el problema de la densa tramitología que ahuyenta a muchos inversionistas.

Es que sin perjuicio de la conflictividad social, un tema muy complicado y sensible que hay que manejar bien desde el primer respiro en el lugar (con conocimientos y humildad). El Estado ha tenido la “sabiduría” de generarle trabas a la minería (y a todas las actividades económicas del país). Ha creado una serie de satélites artificiales (OSINERGMIN, INDECOPI, OEFA, SUNAFIL, SENACE entre otros) que constituyen una innumerable cantidad de agencias que viven de los privados, actuando como sanguijuelas que no solo “chupan” recursos sino tiempo, conviertiéndose en un factor distractivo y desgastante. Un fantasma gigante que tiene la capacidad de disuadir al mas afanoso y emprendedor inversionista.

Una Autoridad Única para la Minería —compuesta por especialistas de primer nivel—, que acompañe al inversor minero desde el mismo inicio de su actividad, sin plagarlo de amenazas y sanciones sino facilitando el camino hacia la ejecución y salvaguardando intereses públicos y privados, sería absolutamente eficiente y beneficioso para el país.  No se trata de libertinaje sino de buen criterio. Al final lo que se quiere es ejecución y generación de riqueza. La exquisitez regulatoria nos está jugando en contra desde hace años y solo ha provocado marchas y contramarchas (como los Estándares de Calidad Ambiental para aire, ECA, aprobados recientemente).

Aunque suene discriminatorio respecto de otras actividades, la minería es la joya de la corona. Alan García tuvo la leche de contar con un ciclo expansivo de precios de commodities (2008 al 2011) que constituyó un factor esencial para fortalecer la economía y permitió que resistiéramos los cinco años del opaco gobierno de Ollanta Humala. Hoy los precios están al alza después de un depresivo 2015 y lo estamos desperdiciando por falta gestión, ¡no hay más!

¡Oren por Kenji!

¡Oren por Kenji!

Fue la receta de Donald Trump para terminar sus dimes y diretes con Terminator.

LEER MÁS
Fue la receta de Donald Trump para terminar sus dimes y diretes con Terminator.
LEER MÁS

¡Oren por Kenji!

Fue la receta de Donald Trump para terminar sus dimes y diretes con Terminator.

LEER MÁS

Donald Trump terminó un pleito que sostenía con Arnold Schwarzenegger de manera magistral. El magnate presidente se había burlado de los índices de audiencia del programa The Apprentice, que conducía el actor que lo remplazó cuando Trump postuló a la presidencia. Schwarzenegger, que tiene mucha chispa, respondió a su vez cuando salieron las primeras encuestas burlándose de los exiguos resultados de aprobación de Trump, instándolo a ponerse a trabajar antes que a tuitear.

Trump entendió que no le convenía alimentar la novela que se estaba armando entre él, como presidente de los Estados Unidos,  y un actor querido y con gran ingenio y carisma como Shwarzenegger pues, después de todo, siempre el más fuerte tiene mucho más que perder. Entonces Trump lanzó un tuit que decía: "¡Oren por Terminator!" Y así, cada vez que Arnold le lanzaba una pulla, Trump respondía: "¡Oren por Terminator!"

En otras palabras, Trump desde un Olimpo complaciente pedía que el público se compadeciera ante Dios de Schwarzenegger porque estaba implícito que el actor con su conducta, "pobrecito, no estaba bien". Trump mató así a Terminator.

La novela que por capítulos viene escribiendo el congresista Kenji Fujimori como el Llanero Solitario que busca sacar a su padre de la cárcel a cualquier precio —oponiéndose incluso a los compromisos electorales de su propio partido— tuvo su clímax con la sanción que el partido Fuerza Popular le propinó suspendiéndolo 60 días por indisciplinado e infraterno. Por ello, no tiene ningún sentido que los miembros de la bancada de ese partido le sigan respondiendo, escribiendo al alimón con Kenji los siguientes capítulos de esa novela, pues la suspensión del susodicho debió ser el punto final.

Por sus actos, está claro que el congresista Fujimori no va a cesar en su desafío a las autoridades de Fuerza Popular y a sus decisiones institucionales. Seguirán pues los tuits, las visitas para la foto con los ministros de PPK cuestionados por Fuerza Popular, los artículos en los diarios y revistas enemigos de su hermana, y así. Pero lo que hasta hace poco fue noticia porque era novedad, hoy ya comienza a aburrir y con las semanas terminará cansando la imagen de una conducta errática que se resume en sacarle la lengua a su hermana.

Seguirle la cuerda por parte de Fuerza Popular solo alargará la novela por lo que la mejor manera de precipitar su fin es darle siempre, por toda respuesta a sus provocaciones: ¡Oren por Kenji!

 
 
 
Las 5 del día Miércoles 26 de Julio
1
placeholder

¡Sorpresa!: Luis Galarreta es el virtual presidente del Congreso al ser elegido por unanimidad candidato de Fuerza Popular. Lo acompañarán Mario Mantilla (FP), Richard Acuña (APP) y Mauricio Mulder (PAP).

2
placeholder

Estrellas: Del Castillo portavoz del Apra y Salaverry, de Fuerza Popular. Legisladores reemplazarán a Velásquez Quesquén y Luis Galarreta.

3
placeholder

Escobita nueva: Nelson Shack juró como contralor general de la república ante Duberlí Rodríguez. Se comprometió a luchar contra la corrupción y afirmó que no se debe a nadie. 

4
placeholder

Sunedu anunció que en breve publicará relación de universidades bamba. Superintendente Lorena Masías dijo que estafadores están con las horas contadas.

5
placeholder

Cuándo no: Pérez Tello esta vez hace demagogia en los penales y asiste a desfiles de presos por Fiestas Patrias. La inefable paseó la bandera .

 
 

Las más compartidas

Sí: es sentencia previa

El juicio de los Humala-Heredia es de DERECHO, no es un juicio político. ¿Violaron las normas de conducta impuestas por el juez? ¿Se fugaron como Toledo? ¿No entregaron sus pasaportes? ¿Se zurraron en las citaciones fiscales y judiciales reiteradamente? ¿Acaso dejaron de firmar los cuadernos biométricos?

POR: Ricardo Vásquez Kunze

Una vez más, MVLL

Para no perder la costumbre, nuestro Nobel continúa oponiéndose al indulto con los mismos cansinos y repetitivos argumentos.

POR: Ricardo León Dueñas

Vargas Llosa: el cielo es el límite

¿Asumirá nuestro Nobel alguna responsabilidad por sus "ahijados"?

POR: Madeleine Osterling

A propósito, ¿cuál es rol de un procurador?

Los procuradores no son fiscales y tampoco jueces: no gozan ni deben gozar de autonomía absoluta.

POR: Ricardo León Dueñas

Mujeres al borde de un ataque de nervios

Keiko declaró que un punto importante del diálogo fue la creación de la Procuraduría General de la República. Antes de que cantara el gallo, ministra Pérez Tello se palomeó a dos procuradoras al mejor estilo Figallo.

POR: Efraín Trelles

 
 

Videos

A propuesta de Keiko Fujimori

Luis Galarreta fue votado por unanimidad en bancada de Fuerza Popular para presidir el Congreso.