toggle menu

Opinión


1 Octubre, 2015.

“Yo, la más caviar de todos”

Keiko adelanta la campaña de la segunda vuelta.

Patricia Arévalo

| Columnista

En la conferencia que dio Keiko Fujimori en la Universidad de Harvard reconoció que en el gobierno de su padre se cometieron errores —distanciándose de la defensa cerrada y la “democracia delegativa” de su hermano Kenji—, admitió y lamentó las esterilizaciones forzadas, se manifestó a favor de la unión civil y el aborto terapéutico e incluso calificó de positiva labor de la CVR, que fue muy crítica del gobierno de su padre.

Esto ha enfurecido al sector “duro” del fujimorismo, que no admite fisuras en el pensamiento “albertista”, pero muestra una Keiko más albertista que nunca: pragmática como su padre, dice lo que debe decir. ¿Recuerdan el no-shock? 

Hoy, ni la izquierda quiere parecer de izquierda ni la derecha de derecha. Todo el mundo quiere el mismo espacio y seguir la estrategia de PPK: “Perro, pericote y gato, todos del mismo plato”. Sin embargo, el fujimorismo no puede incorporar fácilmente a ajenos, pues se trata de un partido con estructura, en el cual los militantes no están dispuestos a ceder posiciones ni beneficios.

Keiko es consciente de que su rechazo proviene de un sector que objeta el pensamiento y los actos de su padre, y trata de ganar una parte de ese electorado. Su estrategia es tan buena que el Centro Rockefeller le cree a pie juntillas y la presenta como líder de un partido de centro.

¿Si Keiko se caviariza va a captar el quimérico centro? La estrategia funcionó para Ollanta Humala, pero en segunda vuelta. Todo indica que Keiko la ha adelantado. 


Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,