toggle menu

Opinión


13 Julio, 2016.

Y se hizo la Luz

Es una buena noticia que la candidata de Fuerza Popular a presidente del Congreso sea Luz Salgado.

Independientemente del derecho que tiene el fujimorismo de designar al candidato que mejor le plazca como próximo presidente del Congreso —su mayoría es tal (73 parlamentarios sobre 130) que lo que tengan que decir los competidores y críticos de Keiko Fujimori, al menos por esta vez, cuenta muy poco o nada—, es una buena noticia que este importante designio naranja haya recaído en la parlamentaria Luz Salgado.

Ella no solo tiene más horas de vuelo político que cualquier otro congresista de la mayoría (se ha mencionado a Cecilia Chacón y Luis Galarreta como otras opciones con predicamento), sino que en los últimos años ha forjado una actitud ponderada que la ha alejado merecidamente de la imagen y actitudes que la caracterizaron en los años 90, al punto que la propia Keiko no la incluyó en la purga realizada al inicio de la campaña, en la cual sí alejó de las listas electorales a importantes figuras vinculadas a su padre.

Hoy, Salgado goza de la confianza de su lideresa y se ha sabido ganar el respeto de amplios sectores políticos (recuérdese su actuación como primera vicepresidenta del Congreso durante la caída del fujimorato y la ascensión de Valentín Paniagua al inicio de la transición en el 2000).

Además, en los últimos días ha sido prácticamente la única vocera naranja que le ha deseado suerte a Fernando Zavala como próximo presidente del Consejo de Ministros, algo que presagia el tono cordial (sin dejar de ser crítico o enérgico cuando deba serlo) que requiere toda dinámica gobierno-oposición para ser constructiva.