Connect with us

Opinión

¿Y dónde está el gabinete?

Publicado

el

Fujimorismo espera listo en su terreno, pero sin ministros empoderados no hay puente de gobernabilidad sólido.



Hace ya mucho tiempo que una pluma grande, la de Abelardo Gamarra (1857-1924), se planteaba una célebre pregunta en su ciudad de Pelagatos: “¿Qué es un ministro?” Y la respuesta que se da el propio Tunante es aleccionadora: “Un hombre al que lo ponen tieso por algunas semanas. En consecuencia, no hay nadie que no sirva para ministro”.

Ese no es el problema: lo malo es que ahora que hemos cambiado de régimen y tenemos supuestamente fajines de lujo, ministros capaces se han dado maña para moverse en terreno riesgoso antes del mes. Carlos Basombrío y Alfredo Thorne, de diferente modo y por distinta razón, terminan viéndose faltos de respaldo. Sorprende ver a ejecutivos —que no vacilaron en apartarse de otros emprendimientos por no aguantar pulgas— soportar contritos semejante soledad, tamaña falta de respaldo.

Yo también creo en la gimnasia y espero que el gabinete se afíate rápido. No les echo la culpa. El mal está en nosotros; de alguna manera, esta política encrespada de los últimos tiempos nos ha vuelto dependientes de nuestra raíz moche. Y creemos que la política consiste en transitar de un sacrificio humano a otro.

Sean un equipo, gabinete Zavala, y empodérense. Señor presidente, respalde a sus ministros antes que a nadie y tendremos un Ejecutivo de verdad. Se lo pido porque seguimos en la ciudad de Pelagatos.

Y volviendo al Tunante, su pluma también le dio al Poder Judicial. Gamarra acuñó un personaje célebre, el juez Juan Pichón. Cuando hubo que escogerle carrera a Juanito, los padres entraron en peluda y reveladora discusión.

— “No, señor, exclamó la madre, yo quiero que Juanito sea abogado”.

— “Pero si Juanito es un poco bruto, dijo el padre, golpeándose la frente”.

— “No importa: más bruto eres tú, y por poco no fuiste ministro”.

— “Ser ministro es más fácil que ser abogado, mujer; para ser abogado se necesita estudios”.

Ironías al margen, el puente de gobernabilidad que se supone vamos a construir necesita apoyarse en un gabinete sólido y respaldado. El fujimorismo está listo y esperando en su terreno. Pero se necesita dos para bailar ese valse.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Nuestros errores

Seguir leyendo

Opinión

Bitácora de julio

Seguir leyendo

Opinión

Desacato en la Fiscalía

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: info@politico.pe

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo