toggle menu

Opinión


20 Abril, 2018.

Vergonzosa inoperancia

Cuatro años para sentenciar casos emblemáticos es un exceso por donde se le mire. Ese asesino y sus camaradas deberían continuar encerrados, empalmando una condena con la otra.

Si bien es cierto que el cabecilla terrorista senderista Osmán Morote ha cumplido su condena de veinticinco años (lo que en teoría debería significar que recobre su libertad), también es cierto que afronta otros procesos penales por las matanzas de Soras y Tarata, además del caso Perseo. Precisamente por ello es que se le dictó prisión preventiva, en una medida perfectamente justificada por los antecedentes y peligrosidad del sujeto.

Sin embargo, Morote ha tenido que ser excarcelado para pasar a detención domiciliaria porque los mencionados procesos penales se iniciaron hace más de…¡CUATRO AÑOS! ¡Y NINGUNO TIENE SENTENCIA CONDENATORIA A LA FECHA! Ese ha sido el motivo por el que ya no se le pudo seguir extendiendo la prisión preventiva al exceder el plazo que la ley señala para esta figura procesal.

Cuatro años para sentenciar casos emblemáticos es un exceso por donde se le mire. Ese asesino y sus camaradas deberían continuar encerrados (empalmando una condena con la otra) y ello hubiera sido posible si no tuviéramos unos operadores de justicia tan inoperantes y timoratos, que actúan con una indignante y desesperante lentitud. El Poder Judicial le debe una explicación al país por esta muy grave anomalía que juega a favor de los terroristas.

Otrosí digo: El escritor y periodista Juan Manuel Robles tuitea que le teme más a Mulder y a algunos congresistas que al mismo Morote, olvidándose –muy convenientemente– de que los congresistas lo son por voluntad del pueblo en elecciones directas, libres y soberanas, mientras que Morote es asesino y cabecilla de una banda criminal que aterrorizó a todo un país por más de doce años causando el dolor y la tragedia de innumerables familias peruanas. Y hay congresistas estúpidos como Rogelio Tucto del Frente Amplio, que pide el indulto a Abimael Guzmán y considera peor a Fujimori que al genocida líder de Sendero Luminoso. En este tema tenemos que hablar claro, directo y sin medias tintas: se debe ser un perfecto miserable para relativizar de esa manera a la peor lacra que ha tenido nuestra patria en su historia, como lo fue el terrorismo. Punto final. ¡Y todavía protestan porque se llama proterroristas a estos sujetos!


Etiquetas: , , , , , , ,