toggle menu

Opinión


27 Junio, 2018.

Verbo florido

Uribe se da el lujo de criticar a Gareca por el desempeño de nuestra selección en Rusia. Bueno, mejor escuchemos al jugador, porque como entrenador su historial no es el mejor que digamos.

Como jugador, Julio César Uribe fue extraordinario; uno de los mejores de nuestra historia. Sin embargo, en el único mundial en el que participó (España 1982) luego de dos empates la selección peruana se despidió del torneo con el 5-1 propinado por Polonia. Y en todo ese mundial, Uribe no hizo ni un solo gol.

Como entrenador de la blanquirroja el desempeño de Uribe fue intrascendente y opaco. Fue, además, cuestionado por convocar a su hijo Edson –un futbolista sin mayor brillo– cuando reemplazó a Francisco Maturana para las eliminatorias del mundial Corea-Japón 2002. ¡En 8 partidos hizo solo 8 puntos! Aquella vez quedamos eliminados y ubicados en el octavo puesto de diez países.

Hoy, con el mismo verbo florido al que nos tiene acostumbrados, Uribe se da el lujo de criticar a Ricardo Gareca por el desempeño de nuestra selección en Rusia. Mejor escuchemos al jugador porque como entrenador bien haría en guardar un prudente silencio: su historial no es el mejor que digamos. A propósito, Perú se despidió de Rusia 2018 con una honrosa victoria ante Australia por 2-0; y la última vez que le ganamos a alguien en un mundial fue en Argentina 1978, ante Irán. Julio César Uribe, como ya los hemos anotado, no participó en ese mundial.


Etiquetas: , , , , , , , , , ,