Connect with us

Opinión

Tragedia y morbo

Publicado

el

Reacciones a lo ocurrido a Alan García han trastocado la esencia de la libertad de opinión para convertirse en un ejercicio de libertinaje morboso.



“La depresión es una prisión en la que eres tanto el prisionero como el cruel carcelero”, enfatizaba Dorothy Rowe, psicóloga y autora australiana que estudió por largo tiempo este trastorno de las emociones. No podemos ni imaginar lo que puede haber estado sintiendo Alan García segundos antes de jalar del gatillo. Sin embargo, y pese a las discrepancias políticas que existan sobre su gestión, es inhumano atribuir tal acto a la cobardía. Más aún en una sociedad peruana, donde la salud mental está absolutamente relegada y el suicidio es la vía de escapatoria para quienes no creen ver la luz al final del túnel.

Los hechos evidencian que, al cierre de 2018 en el amplio nacional, cada veintidós minutos una persona intenta quitarse la vida. La principal causa es la depresión. Reflejado en estadísticas, un millón setecientos mil ciudadanos padece este trastorno y se reparte en las siguientes proporciones:

  • 25% acude a algún centro de salud para recibir ayuda psicológica o psiquiátrica.
  • 20 % acepta encontrarse en la necesidad de recibir atención médica pero no la buscan.
  • 55% no nota o no evidencia  tener el mal y por ende no presta interés.

Fuente: Instituto Nacional de Salud Mental Honorio Delgado

Por tanto, es momento de recapacitar como sociedad sobre cómo enfrentamos con conductas mucho más responsables la tragedia suscitada el miércoles (que representa a miles), la que en gran medida está relacionada con lo mencionado líneas arriba. Las distintas reacciones sobre lo ocurrido a Alan García trastocan la esencia de la libertad de opinión y se convierten en un ejercicio de libertinaje morboso.

Asimismo, hemos leído a periodistas que han infringido el principio de imparcialidad y marcado opinión con gruesos calificativos que muy lejos están de hacer valer la misión de informar a la población. Ello nos debería de obligar a reflexionar sobre si estamos construyendo el camino para fortalecer nuestra democracia o si la estamos dinamitando como sociedad.

No se trata de construir la imagen de un mártir víctima del acoso político ni legal; tampoco reivindicarlo posterior a su deceso. Lo que debe de primar es el respeto por la muerte de un personaje que a su vez ostentó la investidura del Perú en dos periodos. Porque sobre la justicia, el clamor por las  investigaciones para dar con los corruptos asociados a las fechorías de Lava Jato — que hoy mantiene estancado a nuestro país– sigue vigente.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Ignorancia

Seguir leyendo

Opinión

#EXCLUSIVO: Un nuevo “planeta” en la constelación del chuponeo

Seguir leyendo

Opinión

China vs. EE. UU.: ¿adónde iremos a parar?

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: info@politico.pe

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo