toggle menu

Opinión


30 Septiembre, 2017.

Titulares y notitas a pie de página

Archivan investigación fiscal contra Keiko Fujimori por 15 millones de dólares y le abren otra por... ¡68 mil dólares! ¡Qué buena!

Hace un tiempo atrás los titulares de los grandes diarios y de los pequeños, casi todos antifujimoristas, destacaron en grandes caracteres algo como esto: “Fiscalía abre investigación contra Keiko Fujimori y Joaquín Ramírez por lavado de activos”. Corrieron entonces ríos de tinta contra los dos investigados, señalados con el dedo implacable de la opinología como mafiosos y narcotraficantes que postulaban a un cargo público.

Ramírez fue desembarcado de Fuerza Popular y la señora Fujimori perdió las elecciones. Pues bien: hoy leo en todos esos mismos diarios una notita, casi a pie de página y refundida en el maremágnum de la información, que reza así: “Joaquín Ramírez: fiscalía archiva investigación por lavado de activos”. Y como bajadita: “MP, además, decidió no formalizar investigación por el mismo caso contra Keiko Fujimori.”

Lo más gracioso, si cabe, es que hoy mismo esos mismos diarios que consignan en letra menuda el archivamiento del emblemático caso de lavado de activos de Joaquín Ramírez y Keiko Fujimori abren sus portadas con lo siguiente: “Keiko Fujimori y Mark Vito investigados bajo ley de crimen organizado”. La bajada en este caso reza: “El Ministerio Público también ha solicitado cooperación judicial internacional a fin de recabar información sobre LVF Liberty Institute y sus aportes a Fuerza Popular.”

Es decir, hoy la noticia ya no es la archivada investigación fiscal por los 15 millones de dólares que —según un reportaje hecho a la medida de los intereses políticos de Clara Elvira Ospina para Cuarto Poder— Ramírez habría lavado para Keiko en grifos de su propiedad, sino los 68 mil dólares (sí, leyó bien) que una fundación norteamericana donó a la última campaña de Keiko Fujimori. O sea, si la china no cayó por 15 millones de dólares caerá por 68 mil dólares. ¡Qué buena!

De más está decir que la nueva investigación correrá la misma suerte de la que se acaba de archivar, sobre todo porque el LVF Liberty Institute, donante de los 68 mil dólares materia de la pesquisa, es norteamericano y Estados Unidos no se anda con vainas con el crimen organizado, como bien pueden dar cuenta las mafias de la FIFA y Odebrecht. Entonces, el donante y la beneficiada habrían tenido que ser bien burros como para conspirar alguna trapacería teniendo al Tío Sam a sus espaldas por 68 mil dólares. Puro sentido común.

Lo que sí es seguro es que de archivarse también esta nueva investigación fiscal “bajo la ley del crimen organizado”, aparecerá una notita periodística dando cuenta en la última página de que murió el payaso. Mientras, en las portadas, nacerá armado otro muñeco a quien “investigar”.


Etiquetas: , , , , ,