toggle menu

Opinión


5 Marzo, 2018.

Techito de vidrio

Ministro Bruce, dejemos mejor que el papel de pedilón de renuncias lo asuma alguien que no haya estado en la primera fila de campañas electorales que no estén "bajo juicio", ¿no le parece?

El honorable ministro-congresista Carlos Bruce ha calificado de “inaceptable” que su colega Rosa María Bartra siga presidiendo la comisión Lava Jato, que se apresta –luego de innumerables apremios– a interrogar al jefe del Estado el próximo 16 de marzo sobre sus relaciones empresariales con Odebrecht cuando funcionario público. El honorable afirma que “esa comisión tiene que ser presidida por alguien que pertenezca a una agrupación política que no esté bajo juicio”, aludiendo a las recientes declaraciones ante fiscales peruanos de Jorge Barata quien, entre otros mencionados, sindica a Jaime Yoshiyama como receptor de un aporte de campaña para la de Keiko Fujimori en el 2011. Ergo, el honorable Bruce pide la renuncia de Bartra.

Si la lógica del honorable fuese correcta, y los estamentos del Estado o las instituciones derivadas de mandatos políticos o de gobierno no debieran ser presididos por “alguien que pertenezca a una agrupación política que no esté bajo juicio”, antes que Rosa María Bartra el ejemplo lo debería dar el mismo Bruce y renunciar al ministerio de Vivienda. Y esto, según su propia lógica, porque Barata, en la misma declaración afirma que fue Avi Dan On la persona que recibió un aporte de 700 mil dólares para la campaña presidencial del 2011 de Alejandro Toledo, cuyo jefe de campaña fue nada menos que el hoy ministro-congresista Bruce. ¿Ya nos vamos entendiendo?

Según la misma lógica del honorable también debería renunciar en el término de la distancia la embajadora ante el gobierno de su majestad británica, Susana de la Puente, al haber sido sindicada por Barata como la gestionante de un aporte de 300 mil dólares turbios que Odebrecht entregó para la campaña electoral de Pedro Pablo Kuczynski en el 2011. ¿Ya le pidió usted la renuncia, señor ministro?

Y, siguiendo la misma lógica del honorable, ¿por qué no pedir la renuncia del presidente que postuló en una campaña electoral que, dada la sindicación de Barata, también está bajo juicio de recibir aportes bajo la mesa? ¿Ha conversado usted ya sobre el tema con el presidente?

En fin: aquí la que funciona antes que otra es la lógica del techo de vidrio. Dejemos mejor que el papel de pedilón de renuncias lo asuma alguien que no haya estado en la primera fila de campañas electorales que no estén “bajo juicio”, ¿no les parece?


Etiquetas: , , , , , ,