Menu

Resultado de busqueda

Meryl versus Trump

"Uno es dueño de lo que calla y esclavo de lo que dice".

LEER MÁS
"Uno es dueño de lo que calla y esclavo de lo que dice".
LEER MÁS

Meryl versus Trump

"Uno es dueño de lo que calla y esclavo de lo que dice".

LEER MÁS

¿Qué pasa cuando una celebridad, en este caso una legendaria y muy querida actriz, utiliza un evento netamente artístico a nivel mundial para dar un mensaje político? Pues que solo se hablará de su discurso, pasando a segundo plano todo lo demás. Y si este mensaje es uno políticamente correcto contra un personaje intemperante, muy controvertido y de extrema derecha, pues la faena le resultará absolutamente redonda.

La multipremiada Meryl Streep hizo suya la noche de los premios Golden Globe criticando —sin nombrarlo— al electo presidente norteamericano Donald Trump. Este le respondió, fiel a su estilo, con la delicadeza de un elefante en un cristalería: vía un torpe tuit describió a Streep como "sobrevalorada" (sic), magnificando la situación y demostrando muy poca tolerancia a la crítica a pocos días de asumir el cargo.

A estas alturas Trump ya debería saber cuánto lo quieren en Hollywood, cuna del más rancio progresismo (exceptuando al buen Clint Eastwood) y, por tanto, debería  evitar caer en la provocación de sus ilustres representantes. Al parecer, eso es pedirle mucho al magnate convertido en el hombre más poderoso del planeta. Esa incontinencia verbal que tienen algunos políticos por declarar y responder a diestra y siniestra y sin filtros —hoy magnificada por esa arma de doble filo que es el Twitter— los hace que olviden ese famoso refrán que dice que uno es "dueño de lo que calla y esclavo de lo que dice".


¿Corruptos solo políticos y gobernantes?

Hay empresarios corruptos, abogados y estudios al servicio de la cuchipanda, y técnicos que por años han estado bailando al ritmo corrupto del capital brasileño.

LEER MÁS
Hay empresarios corruptos, abogados y estudios al servicio de la cuchipanda, y técnicos que por años han estado bailando al ritmo corrupto del capital brasileño.
LEER MÁS

¿Corruptos solo políticos y gobernantes?

Hay empresarios corruptos, abogados y estudios al servicio de la cuchipanda, y técnicos que por años han estado bailando al ritmo corrupto del capital brasileño.

LEER MÁS

Veo que un concepto que adelantáramos meses atrás, comparando la actitud del gobierno con la orquesta del Titanic que siguió ejecutando su propia melodía sin conectarse con el naufragio, ahora es empleado por algunos opinólogos que, en su momento, celebraron en voz alta el triunfo de PPK.

Otros analistas, menos parcializados o no, sostienen ahora que estamos en peligro de que la economía se trabe ante tanta corrupción llegando incluso a sostener como posible la interrupción de la cadena de pagos. Pueden o no tener razón, el problema es que la orquesta del Titanic —esta entidad difusa llamada Ejecutivo— sigue aferrada a su propia melodía.

¿Se imaginan dónde estaríamos si al vencer el plazo del Gasoducto Sur, el 23 de enero, el gobierno en lugar de emitir un tuit nocturno y anodino convocaba a una conferencia de prensa para anunciar que Odebrecht había incumplido y se inicia la resolución con reembolso para el Estado?

¿Se imaginan dónde estaríamos si al vencer el plazo de capitalización del aeropuerto de Chinchero el gobierno anunciaba, en lugar de ponerse de rodillas ante la empresa privada, que el contrato quedaba disuelto y que la obra del aeropuerto se volvía pública o ingresaba otro operador que sí pudiera juntar el capital y no se limitase a tener a sus mejores defensores enquistados en un gobierno?

Estaríamos en cualquier sitio menos en el actual páramo de indecisión con un gobierno impopular y que no hace más que abonar a favor de su debilidad. Porque si se mantiene el promedio de cinco puntos perdidos por mes,  el gobierno de Pedro Pablo llegaría al 28 de julio con un solo dígito de aprobación y eso resulta insostenible.

Pero, atención, la lucha contra la corrupción es mucho más amplia de lo que creemos. Si alguien piensa que esta lucha solo tendría sentido si también cae PPK se engaña. Es muy probable que PPK caiga tarde o temprano pero de poco servirá si seguimos inmersos en una tapadera que el siguiente gobernante respetará con tal de acceder al sillón de Pizarro.

¿Cuál es el principal peligro? Que terminemos por creer que la lucha contra la corrupción consiste solamente en castigar a políticos y gobernantes sin distinción partidaria. No nos engañemos.

Hay empresarios corruptos claramente identificables, abogados y estudios que han estado al servicio de la cuchipanda y funcionarios, especialmente en Proinversión, que han estado bailando por años al ritmo corrupto del capital brasilero. ¿Y con ellos nada?


Respete para que lo respeten

La ley del embudo también es parte de la política y esa es la razón más probable del reclamo gobiernista por un tuit en la cuenta oficial del Congreso.

LEER MÁS
La ley del embudo también es parte de la política y esa es la razón más probable del reclamo gobiernista por un tuit en la cuenta oficial del Congreso.
LEER MÁS

Respete para que lo respeten

La ley del embudo también es parte de la política y esa es la razón más probable del reclamo gobiernista por un tuit en la cuenta oficial del Congreso.

LEER MÁS

El ministro de Transportes se presentó ayer a su interpelación en el Congreso acompañado de una portátil que lo aclamaba. Es su derecho. También lo blindaron una gavilla de trolls que se paseaban por los rincones del hemiciclo tomando fotos con sus celulares para postearlas luego en sus cuentas bamba, con las peores imágenes posibles de los congresistas opositores y con las típicas leyendas patibularias que estilan ese tipo de sicarios. Ya no estoy tan seguro del "derecho" del ministro aquí, pero... ¡en fin, así es la política!

La ley del embudo también es parte de la política y esa es la razón más probable del reclamo gobiernista por un tuit en la cuenta oficial del Congreso que rezaba: “Vizcarra no convence a bancadas en interpelación”. "No se puede politizar la cuenta oficial del Congreso", fue el tenor de la queja gobiernista que calificó el hecho como "inaceptable".

Si develar las intenciones de otro ("politizar") es siempre un ejercicio subjetivo, la crítica gobiernista al enunciado del tuit oficial del Congreso solo tendría sentido si el hecho es falso. ¿Lo es?

Descontando a la bancada opositora mayoritaria a la que el ministro evidentemente no convenció, ¿lo hizo con las restantes bancadas? El tenor del debate indicaría que no, a excepción, por supuesto, de la bancada oficialista que representa al 13% del Parlamento. ¿O entendí al revés después de haber escuchado a los muy honorables congresistas Lescano, García Belaunde, Marisol Espinoza y Marco Arana, por poner algunos ejemplos de conocidos representantes de diferentes fuerzas políticas?

Sea como fuere, la moraleja aquí es, como dice la doctora Polo: respete para que lo respeten.