Menu

Resultado de busqueda

Del niño Goyito a la niña Nadine

¿Para qué ha servido el rimbombante nombramiento de la acreditada Julia Príncipe? Alguien tiene que dar la cara.

LEER MÁS
¿Para qué ha servido el rimbombante nombramiento de la acreditada Julia Príncipe? Alguien tiene que dar la cara.
LEER MÁS

Del niño Goyito a la niña Nadine

¿Para qué ha servido el rimbombante nombramiento de la acreditada Julia Príncipe? Alguien tiene que dar la cara.

LEER MÁS

Hay que retroceder hasta el viaje del niño Goyito, celebrado relato de Segura que ya casi nadie lee, para encontrar en la historia limeña un viaje tan anticipado, tan advertido, tan comentado por todos como el que acaba de protagonizar la cónyuge de Ollanta Humala. Pero hay diferencias.

En la Lima de Segura medio mundo comentaba el viaje del niño Goyito, deseando que por fin el anunciado viaje se materialice. En la Lima de hoy se ha comentado con igual anticipación e intensidad el viaje de la niña Nadine, pero al final deseando que no huya de la justicia. Y cuando el vecindario estaba tranquilo por el impedimento de salida… la señora nos sacó la lengua a todos desde Suiza.

A lo mejor el abogado Roy Gates está en lo cierto al afirmar que Nadine se deslizó con sigilo por una brecha legal. Hace bien en tipificarla paso a paso porque ello permitirá establecer con más propiedad cuáles fueron las entidades del sistema de justicia que se durmieron o prefirieron mirar convenientemente a otro a fin de que cuaje la jugarreta que, jurídicamente hablando, sigue mereciendo la calificación de “digitus introductio”.

Nada será igual. A lo mejor, la viajera Nadine logra asumir su cargo pero pronto aparecerán todas las huellas dejadas en el camino de adormecer a la justicia y a los organismos pertinentes. Dicho en otros términos, a lo mejor existe la brecha legal a la que alude la defensa de Heredia, pero haber permitido que se consagre semejante brecha sin tomar iniciativas a tiempo refleja el grado de complicidad del presente régimen con la sacada de cuerpo de una persona acusada de lavado de activos cuyos planes de fuga se habían revelado con anticipación.

Y medio mundo queda mal, no solamente Pedro Pablo y el ministro de Relaciones Exteriores. Mal hacen en pretender lavarse la cara de pronto con la extradición de Manuel Burga. El pueblo ya sacó su cuenta y el poder del Congreso, donde todavía esta Yeni Vilcatoma, se pondrá al servicio de la investigación, habida cuenta que del Poder Judicial no se puede esperar nada.

Es desolador. ¿Para qué ha servido el rimbombante nombramiento de la acreditada Julia Príncipe en la procuraduría? ¿Es que ella no se dio cuenta y estuvo distraída? ¿Es que alguien le cambió la agenda y ella se dejó así nomás? Alguien tiene que dar la cara.


Bitácoras del actual gobierno

¿Se está dando tiempo PPK para gobernar los asuntos importantes de orden interno?

LEER MÁS
¿Se está dando tiempo PPK para gobernar los asuntos importantes de orden interno?
LEER MÁS

Bitácoras del actual gobierno

¿Se está dando tiempo PPK para gobernar los asuntos importantes de orden interno?

LEER MÁS

El presidente se está convirtiendo en una especie de mandatario que abre vínculos, genera diálogo, conecta sectores o espacios de la política que luego integra con viajes y declaraciones. Viaja a China y luego pasa por las Naciones Unidas. En Cartagena hace de Venezuela un tema de agenda. Se presenta en la APEC e interviene en política internacional.

Tuitea a Cuba y preside gabinetes binacionales. Desde Chile se dirige al Congreso peruano. Habla de Trump y señala que lo ve como un riesgo, se mete en el tema del muro con México.

Está bien que ejerza una diplomacia presidencial y que participe de un escenario globalizado. Pero la pregunta es si se está dando el tiempo y la dedicación suficientes para gobernar otros asuntos igualmente importantes pero... de orden interno. Ahora por ejemplo está en Paracas: llegó de Chile directamente a CADE. No se ha sentado en Palacio y no parece preocuparle mayormente la falta de un ministro ni la interpelación de la próxima semana al jefe de educación.

“Se hablará del nuevo miembro del gabinete recién mañana por la noche”, comenta su primer ministro.  

Mientras tanto, el ministro de Educación camina sobre una soga agónica. Al punto que en las redes se ha abierto una corriente en su apoyo, algo así como una acción solidaria que en el fondo expresa preocupación. Y es que PPK parece estar solo parcialmente conectado. “Esos son temas más para Zavala”, parece ser el mensaje.

A su vez, la ex primera dama (la mujer que le dijo a su esposo “no hay forma que no te levantes en Columba, tienes que hacerlo”, sin preguntarse si con esto lo mandaba a la cárcel o a una muerte casi segura) regresa de Suiza, y llega cual foto de artista, con todas las cámaras activadas, pero absolutamente golpeada. Quizás, por primera vez, ella sea realmente consciente del problema en que está metida. Es obvio que la procesión la lleva por dentro.

Desde otra óptica noticiosa, el ministro del Interior saca un comunicado afirmando prácticamente que el incendio de Larcomar fue provocado y ofrece una recompensa a quien dé con la ubicación del sospechoso que aparece en un video “editado”. El "sospechoso" lo desmiente. Y la gente se pregunta qué fue lo que pasó.

Y, mientras todo esto ocurre, PPK sigue enviando mensajes al mundo que muestran su preocupación por la economía mundial. Ha declarado que el próximo año el Perú crecerá 4.1%, lo que equivale a decir que se ha volteado el decrecimiento.

Pero no parece ser un presidente meticuloso en los asuntos internos, en el día a día. Más bien lo contrario. La gente quiere verlo gobernando para adentro. Cuidado: no vaya a ser que uno de estos días pierda el tren de su propio gobierno, que este lo deje atrás y que ya no le sea posible darle el alcance.