Menu

Resultado de busqueda

Sí: es sentencia previa

El juicio de los Humala-Heredia es de DERECHO, no es un juicio político. ¿Violaron las normas de conducta impuestas por el juez? ¿Se fugaron como Toledo? ¿No entregaron sus pasaportes? ¿Se zurraron en las citaciones fiscales y judiciales reiteradamente? ¿Acaso dejaron de firmar los cuadernos biométricos?

LEER MÁS
El juicio de los Humala-Heredia es de DERECHO, no es un juicio político. ¿Violaron las normas de conducta impuestas por el juez? ¿Se fugaron como Toledo? ¿No entregaron sus pasaportes? ¿Se zurraron en las citaciones fiscales y judiciales reiteradamente? ¿Acaso dejaron de firmar los cuadernos biométricos?
LEER MÁS

Sí: es sentencia previa

El juicio de los Humala-Heredia es de DERECHO, no es un juicio político. ¿Violaron las normas de conducta impuestas por el juez? ¿Se fugaron como Toledo? ¿No entregaron sus pasaportes? ¿Se zurraron en las citaciones fiscales y judiciales reiteradamente? ¿Acaso dejaron de firmar los cuadernos biométricos?

LEER MÁS

Sería muy fácil sumarse hoy a la procesión de los felices con la prisión preventiva de Ollanta Humala y Nadine Heredia dictada por el juez Concepción Carhuancho. A mí me parece triste por su familia y por sus hijos, así como por la primera magistratura de la nación a la que representó el expresidente encarcelado. Siempre me ha inspirado una profunda conmoción ver a alguien que ha estado en la cúspide despeñarse hasta el abismo donde suelen llover las piedras y los palos contra los caídos en desgracia. No es mi estilo regodearme con esa tipo de tragedia política y humana.

No estoy de acuerdo con la prisión preventiva de dieciocho meses dictada para la pareja Humala-Heredia. Es un exceso y un abuso del derecho. El juez Concepción ha juzgado por adelantado otros casos que están en curso en otros despachos judiciales y fiscales para emitir su fallo de prisión preventiva. Eso es inadmisible. Está fuera de la ley y vulnera el estado de Derecho.

El juez no puede decir que en el caso Madre Mía existe la "convicción" de que se ha comprado testigos porque precisamente ese es el punto de una indagación fiscal en curso: ¡esto no es el tribunal de la tele, ni de Facebook ni de Twitter! Las otras consideraciones del juez como el adelanto de herencia de un departamento de soltero para los hijos menores del expresidente (para supuestamente evadir la reparación civil), así como la salida del país de las hijas para hacer un curso extracurricular en el extranjero, entre otras, más parecen pretextos para hilvanar la dudosa justificación de la medida más extrema.

El juez también vulnera el principio de predictibilidad de la ley. Los Humala-Heredia siempre han estado al filo de esa ley pero la han respetado en el caso de ponerse a derecho y cumplir con los mandatos restrictivos que le han venido imponiendo los diversos juzgados en los que tienen procesos abiertos. Las consecuencias de esos actos deberían generar el juicio en libertad, no tras las rejas como ha ordenado el juez Concepción Carhuancho. ¿Qué predictibilidad jurídica puede haber si hago todo lo que dice la ley para que se me juzgue en libertad y termino con prisión preventiva de año y medio?

El juicio de los Humala-Heredia es de DERECHO, no es un juicio político donde cada uno tiene sus opiniones frente a ese par de aventureros. El juez no juzga esa aventura política sino si violaron o no la ley en los casos que les compete. ¿Violaron las normas de conducta impuestas por el juez? ¿Se fugaron como Toledo? ¿Regresaron del extranjero cuando el juez dijo que regresen? ¿Entregaron sus pasaportes? ¿Se zurraron en las citaciones fiscales y judiciales reiteradamente? ¿Dejaron de firmar los cuadernos biométricos?

No hay razones de derecho hasta hoy para que ese par esté preso antes de que se emita su sentencia definitiva. Las sentencias previas encubiertas bajo las "prisiones preventivas" son inaceptables en un estado de Derecho, recaigan en quien recaigan: ¡no estamos en una satrapía comunista!