Menu

Resultado de busqueda

El negocio de los parqueos

Un atropello camuflado bajo el discurso de "ordenamiento de la ciudad"

LEER MÁS
Un atropello camuflado bajo el discurso de "ordenamiento de la ciudad"
LEER MÁS

El negocio de los parqueos

Un atropello camuflado bajo el discurso de "ordenamiento de la ciudad"

LEER MÁS

Hace unos días, como a la medianoche, fui a Miraflores a comer un sándwich. Pero al llegar me di con la sorpresa de que ya no se podía estacionar en los espacios de siempre.

Los han cerrado con maceteros. La única alternativa era entrar a la nueva playa de estacionamiento subterránea. Pero como ahí el parqueo cuesta siete soles la hora (casi tanto como el sándwich) decidí buscar un espacio en la calle Bellavista. La zona estaba llena, por lo que di una vuelta completa buscando estacionar.

Volví a intentarlo y ahí sí tuve mejor suerte pues justo salía un carro. Caminé por la Calle de las Pizzas evadiendo a los que se acercaban para invitarme a pasar a sus “discotecas turísticas” y, finalmente, tras caminar cinco cuadras, llegué a la sandwichería. A esas alturas ya no se trataba sólo de un sándwich, ahora era un sándwich más una chicha helada.

Mientras disfrutaba de mi pan con pavo, me enteré de que en el estacionamiento nuevo se puede pagar por minutos. Resultado: ahora la gente come apurada para pagar menos pues una distracción cualquiera le pueda costar como dos soles más en parqueo. Y pienso en los jóvenes estudiantes que tienen que pagar 20 o 30 soles por pasear en el parque Kennedy. O los jubilados que tras estacionar caminan a ritmo lento.

El problema de la privatización de los espacios públicos va de menos a más. Y se ha convertido en un atropello camuflado bajo el discurso de "ordenamiento de la ciudad".

Un municipio no puede andar quitando los espacios de libre acceso a la ciudadanía; y tampoco encareciendo los lugares de recreación. Y en Lima lo que se ha hecho es arrimar lentamente a la gente en aras de peajes, estacionamientos y multas mercantilistas que no educan: nadie sabe cuánto se recauda, cuáles han sido los acuerdos, qué va a pasar cuando se recupere la inversión, etc.

Para colmo, han surgido los espacios VIP en algunos estacionamientos y también los servicios de valet parking en esos lugares. Son servicios inventados para hacer negocio con el parque automotor. Además, los trabajadores que ahí adentro brindan el servicio de lavado de carros no ganan lo que cobran porque son obligados a pagar a la compañía una cuota diaria de sus ganancias. Todo es hacer plata a costa de la ciudadanía.

Lo que tendrían que hacer los municipios es facilitar un módico acceso a los estacionamientos públicos y abrir espacios municipales baratos. No fueron elegidos sus representantes para encarecer la vida de la ciudad sino para hacerla más cómoda y también más viable. Y la gente está indignada, pero a la Municipalidad de Miraflores esto no parece importarle.

Se acabaron mis sanguchitos en la “Lucha”: ya fueron... al igual que los estacionamientos de la calle Diagonal.


Katherine Ampuero: el costo de su desprestigio

Su falta es inexcusable pero no deberíamos permitir que se convierta en una cortina de humo.

LEER MÁS
Su falta es inexcusable pero no deberíamos permitir que se convierta en una cortina de humo.
LEER MÁS

Katherine Ampuero: el costo de su desprestigio

Su falta es inexcusable pero no deberíamos permitir que se convierta en una cortina de humo.

LEER MÁS

Katherine Ampuero ha hecho una importante denuncia, que resultaba evidente desde la dación del Decreto de Urgencia 0032017, a mediados de febrero último (aunque algunos legisladores recién se hayan resollado hace unos días), en el sentido de que las empresas peruanas Graña y Montero y JJC ambos socios comerciales de Odebrecht en el Gasoducto Sur— están vendiendo su patrimonio.

GyM ha vendido su participación en el Cuartel San Martín al Grupo Interbank y en el ducto de Camisea a Enagás, lo que dificultaría el cobro de una reparación civil, en caso de ser hallada responsable. ¿Por qué no se han hecho embargos preventivos para cautelar los intereses del Estado y de los contratistas (¿impagos?) de estas empresas? Por lo menos GyM ha tenido declaraciones de lealtad por parte de sus empleados, por lo que asumimos protegerá su derecho al empleo y sus beneficios (mientras no colusionen con aquellos de sus accionistas). Pero de JJC apenas se habla.

Lo grave es que estas empresas están impunes, ni se les ha tocado a pesar de los evidentes indicios. ¿La justicia peruana adolece de ceguera profunda? ¿El Ministerio Público, Poder Judicial, Contraloría, Procuraduría y Ministerio de Justicia están demasiado ocupados identificando obligaciones y deslindando responsabilidades? ¿Qué les impide tomar al toro por las astas?

Hay que reconocer que Katherine Ampuero es una mujer valiente: a pesar de las críticas recibidas por su pedido de investigar al presidente de la República, ha declarado que ella es defensora del Estado Peruano y no del gobierno de turno, haciendo hincapié en la autonomía e independencia de la Procuraduría.

El domingo último el programa Panorama denunció que la procuradora había recibido una sanción de 7900 soles de la Municipalidad de Pueblo Libre por construir y extender su propiedad en las áreas comunes del edificio donde se encuentra su departamento. Y Ampuero no tuvo argumentos para disculpar su incumplimiento al mandato de la autoridad edil.

Coincidimos en que es una falta inexcusable y que el daño a su imagen es grande. Sin embargo, por el bien del país no debemos permitir que esto se convierta en una “cortina de humo”, en un elemento distractivo que le impida concentrarse de lleno a su labor, ni que su palabra pierda credibilidad. ¡No bajemos la guardia!


Castañeda y sus obras: un mundo amarillento

La decadencia de una gestión que solo construye para la foto.

LEER MÁS
La decadencia de una gestión que solo construye para la foto.
LEER MÁS

Castañeda y sus obras: un mundo amarillento

La decadencia de una gestión que solo construye para la foto.

LEER MÁS

El color amarillo tiene un significado y simbolismo curioso, ya que resulta bastante contradictorio; por un lado se le asocia con la felicidad, alegría y optimismo y, por el otro, con celos, envidia, egoísmo y decadencia. Esta última característica parece estar aflorando con mucha fuerza durante el tercer mandato municipal de Luis Castañeda, especialmente gracias a su gerente de Promoción de la Inversión Pública, Jaime Villafuerte, otrora estrellita iluminada a la que hoy se le viene inevitablemente la noche.

No me causó ninguna sorpresa conocer que el diseño del Puente Bella Unión fue alterado en plena obra. Resulta una pena que esta alarmante noticia haya coincidido con otras aún más graves referidas a los audios de los Humala y que, por ello, pasara a segundo plano la indignación ciudadana. ¿Excusas? Múltiples como siempre! En nuestro país se buscan culpables o se dan pretextos, nunca se asume la responsabilidad propia:

1. “Hemos tenido la demora de un año por una tubería matriz de Sedapal”: nadie discute que efectivamente ha existido un retraso, pero era perfectamente predecible. No se planifican adecuadamente las interferencias con las redes de los servicios públicos, por negligencia o porque no existen planos actualizados de las mismas. ¿Y por qué no existen?  Por dejadez y porque no les importa. Es un círculo vicioso de incompetencia ante un problema recurrente.

La MML debería obligar a un reordenamiento de las mismas. Y si usted, estimado lector, quiere medir este megadesastre en tema de tiempos, puede revisar la excelente cronología publicada por El Comercio.

2. “El modelo atirantado o colgante no era el más apropiado”: el diseño es esencial para cualquier obra de ingeniería: su método constructivo dependerá de ello. Indispensable contar con un equipo multidisciplinario que evalúe carácter funcional, económico, estético y medioambiental pero, sobre todo, seguridad, especialmente por tratarse de un país sísmico y expuesto a catástrofes naturales. El puente tuvo fisuras y filtraciones que fueron reparadas, en lugar de demolerse y reconstruirse 120 metros de obra. Esperemos que el informe de la Contraloría no llegue a la hora nona y con trágicos hechos consumados.

Además, este argumento apresurado ha sido desmentido por varios especialistas. En todo caso, es evidente que la MML solo quiere hacer obras para la foto: “Después de mí, el diluvio” habría dicho el buen don Lucho imitando la famosa frase de Luis XV. Y  es que parece no importarle qué le pase a la ciudad y a sus vecinos a partir del 2019.

3. Supervisor ausente, ¡un clásico!: Víctor Sanchez Moya (también supervisor de todos los puentes del proyecto Línea Amarilla) estaba en contra del cambio de diseño pero pasaron por encima de su autoridad y no se inmutó. Es el mismo del caído Puente de la Solidaridad, y ha sido cuestionado en este último caso por no haber concurrido una sola vez a inspeccionar las obras en campo, una labor personalísima en la que fue reemplazado por un aprendiz. ¿Alguien se sigue preguntando porque se cayó/derrumbó el Puente Solidaridad con solo seis años de construido? Cobró la bicoca de S/. 143 500 por un trabajo que nunca desempeñó.

4. Finalmente y para no romper la perversa costumbre de sembrar indicios de corrupción, la construcción del puente Bella Unión está valorizada en US$ 41 910 610, gracias a la adenda No. 2 al proyecto de Línea Amarilla, cuando el presupuesto de inversión pública aprobado en el 2014 asciende a S/. 58 839 648. Simplemente triplicaron su valor bajo la magia de las adendas, esos papelitos que parecen insignificantes pero cambian escenarios políticos y bolsillos.

Luego de una larga lucha contra el MEF y Alonso Segura de la que salió victorioso, hoy Castañeda tiene que enfrentar a sus peores fantasmas para defender el bypass de 28 de Julio. El tráfico en la zona sigue muy complicado, pone en riesgo vida de personas por tener cruce peatonal muy peligroso y aún inconcluso demanda mayor presupuesto luego de un año de inaugurado. ¿Le suena conocido?

A más inri, el intercambio vial El Derby se encuentra paralizado hace un año; solo se ha avanzado el 20% de una obra que sería ejecutada en 18 meses. ¿Cómo podemos tener funcionarios tan torpes que inicien obras sin haber expropiado los terrenos necesarios? En esto parecería tener alguna responsabilidad el Jockey Club. La cantidad de horas-hombre perdidas es inconmensurable, pero solo se miden los números. ¿Quién responde por el stress y desgaste emocional, las oportunidades perdidas, los accidentes, la contaminación de los vehículos?

Existen más de cien tonalidades del amarillo pero parece que ninguna de ellas podrá volver a iluminar el camino de Solidaridad Nacional. Qué pena que sea demasiado tarde para revocarlo.