Menu

Resultado de busqueda

Usted no: "ya fue de otro"

Haberse desempeñado como funcionario durante la gestión anterior no puede constituir una sentencia para no trabajar en otra.

LEER MÁS
Haberse desempeñado como funcionario durante la gestión anterior no puede constituir una sentencia para no trabajar en otra.
LEER MÁS

Usted no: "ya fue de otro"

Haberse desempeñado como funcionario durante la gestión anterior no puede constituir una sentencia para no trabajar en otra.

LEER MÁS

Durante el debate que tuvo lugar después de la exposición del premier Fernando Zavala ante el Congreso, con miras a conseguir el tan ansiado voto de confianza, la bancada de Fuerza Popular se tomó un tiempo para llamar la atención respecto a la continuidad de siete viceministros y a la de otros funcionarios públicos que han sido ratificados en sus cargos.

Se ha dicho incluso que se trataría de solo un "cambio de silla", a lo que el congresista Alberto de Belaunde ha replicado que más bien se trata de una combinación de "experiencia e innovación". ¿Cómo podríamos leer esto nosotros, que constantemente pedimos contar con funcionarios públicos capaces de gerenciar las políticas que nos acerquen cada vez más al desarrollo de cada sector?

Estoy totalmente de acuerdo con la armoniosa combinación entre experiencia e innovación. Sin embargo, también sé que es importante filtrar determinados aspectos para nombrar correctamente a los funcionarios.

A pesar de ello, no considero posible que hoy en día haberse desempeñado como funcionario público durante una gestión anterior constituya una sentencia para no trabajar en otra. Se trataría de un signo de fatalidad nada justo para nuestros tiempos, en los que vivimos un déficit de verdaderos gerentes técnicos. Simplemente no podemos darnos el lujo de vetarlos por sus trabajos pasados, salvo que hayan pretendido pasar por alto el control de cultura ética y moral al que debe responder cualquiera que presta servicios al Estado.

Los profesionales eficientes deben estar en el lugar donde desarrollen dicha eficiencia, y ello debe transcender al momento político o al gobierno con el que trabajaron.


No hay cabida para corruptos

El presidente salió al frente para expresar su rechazo enérgico y absoluto a la corrupción.

LEER MÁS
El presidente salió al frente para expresar su rechazo enérgico y absoluto a la corrupción.
LEER MÁS

No hay cabida para corruptos

El presidente salió al frente para expresar su rechazo enérgico y absoluto a la corrupción.

LEER MÁS

Como no podía ser de otro modo el presidente salió al frente para expresar ante el país, mediante un pronunciamiento público, su rechazo enérgico y absoluto frente a los actos e indicios de corrupción que amenazaban con empañar al gobierno, y a anunciar medidas importantes para combatir este peligroso flagelo.

Agarrando al toro por las astas, se ha dispuesto medidas de aplicación inmediata para curar en salud los órganos del gobierno, desde el propio despacho presidencial hasta los ministerios a fin de prevenir de posibles fuentes de corrupción enquistadas en el Estado.

Asimismo, entendiendo que el combate contra la corrupción requiere del concurso de los tres poderes del Estado, se ha anunciado no solo la aprobación de la ley de muerte civil para los corruptos sino la convocatoria del Consejo de Estado para enfrentar la epidemia que amenaza al país.

Con este relanzamiento del plan de lucha contra la corrupción que se ofreció en campaña, el pronunciamiento presidencial le ha devuelto la tranquilidad al país que espera un combate frontal contra esa lacra que corroe nuestro tejido social.

En nuestro país, somos mayoría los que no vamos tolerar la convivencia con la corrupción. Por ello, estamos preparados para sumar esfuerzos y energías para aplicar el shock anticorrupción que necesita con urgencia nuestro país.


Liderazgo, unidad y acción efectiva

La población sabe valorar cuándo están presentes los elementos de una buena gestión pública.

LEER MÁS
La población sabe valorar cuándo están presentes los elementos de una buena gestión pública.
LEER MÁS

Liderazgo, unidad y acción efectiva

La población sabe valorar cuándo están presentes los elementos de una buena gestión pública.

LEER MÁS

La mejora notable en la aprobación presidencial que registra la última encuesta nacional refleja lo acertado del camino emprendido por el presidente y su gobierno frente a los desastres ocasionados por el fenómeno El Niño costero. Acción inmediata, planificada, organizada, con marcado liderazgo y convocando a la unión de esfuerzos de todos los peruanos, es lo que la población viene reconociendo como resultado de la buena administración y gestión pública.

Ver a los ministros convertidos en coordinadores responsables de sus regiones asignadas, y en contacto con la población afectada, para atender las necesidades más apremiantes, ha sido una buena señal de acción coordinada de todo el gobierno. Sin aspavientos y en permanente comunicación con la gente, han dejado de lado cualquier gesto de aprovechamiento político y han mostrado la mejor forma de gobernar.

Esa es la actitud que ha de mantenerse para enfrentar la fase de reconstrucción, así como los otros los álgidos problemas que tenemos que resolver. No hubo necesidad de propaganda alguna: la población sabe valorar cuándo están presentes los elementos que distinguen una buena gestión pública, que hoy lleva al país unido hacia una sola dirección.