Menu

Resultado de busqueda

¿Se acabó el ciclo de exportar piedras?

Tuvimos la oportunidad de que el sector extractivo minero fuera nuestra palanca de desarrollo, pero la tiramos por la ventana.

LEER MÁS
Tuvimos la oportunidad de que el sector extractivo minero fuera nuestra palanca de desarrollo, pero la tiramos por la ventana.
LEER MÁS

¿Se acabó el ciclo de exportar piedras?

Tuvimos la oportunidad de que el sector extractivo minero fuera nuestra palanca de desarrollo, pero la tiramos por la ventana.

LEER MÁS

Gente interesada o abiertamente ignorante suelta frases como "El Perú exporta piedras hace tiempo", para referirse a la actividad minera en el país. Si fuera tan simple, ¿no sería lógico que quienes dicen y repiten eso se dediquen a esta actividad tan lucrativa? No tienen idea del conocimiento en ciencias básicas e ingeniería que se requiere para realizar esta actividad y el valor agregado generado.  

Lo que no entienden estas personas es que tuvimos la oportunidad de tener al sector extractivo minero como la palanca del desarrollo que anhelamos. Esa oportunidad la acabamos de tirar por la ventana. El ciclo ya terminó.

Estas mismas personas son aquellas que han puesto todo tipo de obstáculos para evitar que se exploren nuevos yacimientos o que se inicien nuevas operaciones mineras, acelerando el círculo virtuoso del crecimiento económico. Han parado la locomotora del crecimiento del Perú por lo menos una década, con las consecuencias económicas y sociales que eso significa. Pero eso a ellos no les interesa, pues tienen el salario asegurado por la cooperación internacional.

Son unos hipócritas. Viven del capitalismo pero no quieren “el modelo económico” imperante desde el 8 de agosto de 1990, pues lo ven como la fuente de todos los males pasados, presentes y futuros de la sociedad peruana: el maligno “neoliberalismo” que nunca definen pero es una palabra maldita. No tienen la honestidad intelectual de reconocer que somos menos pobres, menos desiguales, y que ha surgido un nuevo sector medio en Lima y provincias. Se han peleado con las estadísticas y las matemáticas pues las ven como cómplices del “neoliberalismo” que come niños.

Su deshonestidad intelectual les permite seguir alimentando esperanzas en una ideología caduca que han reempaquetado (ambientalismo, postextractivismo) para venderla a las nuevas generaciones. No reconocen haber fracasado en el pasado (caída del imperio soviético) ni se responsabilizan por la agonizante versión tropical de socialismo del siglo XXI (con entraña definitivamente corrupta: asalto al Estado y narcotráfico), que siguen pregonando como falsos profetas. Balbucean estupideces para no reconocer que Maduro y su régimen es una dictadura.

Para nuestra siguiente oportunidad de crecimiento, espero que los sectores empresariales estén a la altura. No basta con comunicados ni premiarse de manera endogámica, dándose palmaditas en la espalda. Tienen que generar un discurso creíble para toda la sociedad respaldado con un liderazgo decidido y materializado en acciones concretas.

El Estado debe tener las instituciones y el personal para asumir el reto del desarrollo pero también la decisión de imponer con autoridad la ley. No se pueden dejar amedrentar por ONG de derechos humanos, que han hecho un uso político y sesgado de lo que significan esos derechos. Y encima encubrieron al asesino de Madre Mía.

Ahora que el ciclo minero está paralizado, tendremos tiempo para pensar y diseñar lo que queremos hacer como país. Queda claro que los excedentes fiscales permitieron infraestructura pública necesaria, pero hubo dispendio y robo en los tres niveles de gobierno. No solo bastan mejores mecanismos de control; hay que redefinir el proceso de descentralización.

En el tema infraestructura de exportación, si se necesitan más y mejores puertos, aeropuertos, carreteras, etc. pero bien diseñadas y licitadas. Esto fortalecerá nuevos sectores de exportación que son parte de nuestra diversificación productiva. El mundo es nuestro mercado.


Tendencias mundiales en prospección minera

¿Y cuál es la estrategia del Ministerio de Energía y Minas para atraer la inversión en exploración?

LEER MÁS
¿Y cuál es la estrategia del Ministerio de Energía y Minas para atraer la inversión en exploración?
LEER MÁS

Tendencias mundiales en prospección minera

¿Y cuál es la estrategia del Ministerio de Energía y Minas para atraer la inversión en exploración?

LEER MÁS

En el PDAC-2017 en Toronto pasado se repartió el Reporte especial de S&P Inteligencia Global. Este documento de difusión para todos los asistentes es elaborado con información de Intierra (Perth-Australia), Raw Materials Group (Estocolmo), Metals Economics Group (Halifax-Canada) y la división de inteligencia de mercados de Standard & Poors (unidad Corporate Exploration Strategies, que realiza encuestas entre las principales empresas mineras del mundo, considera a compañías que gastan más de US$100 mil por año).

A nivel mundial, en el año 2016 las 1580 encuestadas (que representan el 95% de la exploración en el mundo) invirtieron en exploración en metales básicos US$6.89 billones, aproximadamente un 21% menos de lo que se invirtió en el mejor momento (2012-US$ 21.5 billones). Este incremento total no refleja dos momentos que se dieron en el 2016 a raíz de hechos políticos de significancia que afectaron a los mercados: 23 de junio, el BREXIT (baja, incertidumbre sobre la Unión Europea y la Bolsa de Londres); noviembre, la elección de Donald Trump (alta por su propuesta de gasto fiscal —incremento de demanda de metales y disminución de la regulación a las corporaciones—, que mueve al alza el mercado de valores). Esto repercute en el aumento anual del precio del hierro (alza de 79%), el carbón térmico (69%), cobre (17%), aluminio (14%), níquel (13%) y zinc (61%).

Se proyecta el mismo entusiasmo en el sector como para la economía en general para el 2017. Este entusiasmo lo recoge la encuesta de Bank of America Merril Lynch, en la que el 62% de los entrevistados piensa que la economía mejorará. A esto se suma la fortaleza del dólar luego del anuncio por parte de la presidenta del FED, Janet Yellen, de tres alzas de la tasa de interés de referencia durante el 2017. Por otro lado, el crecimiento de 6.8% del PBI de China durante el 2016 estuvo dentro del rango preanunciado: 6.5-7%, el cual genera mayor confianza en los mercados. 

Volviendo a las exploraciones: en el 2016 las cifras reflejan un ajuste de gasto por parte de las empresas. Sin embargo, se espera un rebote cauteloso en el gasto de exploración (en operaciones en marcha, mas no en nuevos proyectos), como respuesta al incremento de precio de los metales en general. Si uno toma una perspectiva de veinte años, lo que se observa es que el gasto en exploración sigue al índice de precios de metales con un año de rezago.

Esta es la situación para este 2017: una señal muy importante para las mineras junior, que son las que se especializan en la labor exploratoria, pues el optimismo se traduce en las bolsas de valores donde levantan fondos (en especial Toronto).

En el 2016, el 28% de la exploración en el mundo se realizó en América Latina. De ese monto el 92% se realizó en seis países: Chile (6% del total mundial), Perú (6%), México (6%), Brazil (4%), Argentina y Colombia. El metal más buscado es el oro (44% del total gastado); es decir, US$849 millones. 

La siguiente región e importancia es África con el 13% del total. Los países más importantes son Sudáfrica (4%) y la República Democrática del Congo (2%).

El país con mayor presupuesto de exploración es Canadá (14% del total mundial). El metal que más se busca es oro (50% de lo gastado). Los estados con mayor interés son Ontario (23%) y Quebec (18%). Los siguientes países en importancia para exploración son:Australia (13%), EE.UU. (7%), China (6%), Rusia (5%).

Dentro de los metales el oro atrae el 48% del total; los metales básicos, el 31%; uranio, 4% al igual que diamantes; platino, 1%.

Toda esta información se refleja en continuo incremento del índice de nuevos proyectos (PAI en inglés), que desarrolla S&P Global intelligence a lo largo del 2016 y que no ha parado el primer trimestre del 2017. Lo anterior se traduce en la capitalización bursátil de las empresas listadas, que llega a US$1,198 billones el 2016 frente a los US80 billones del 2015.

Ante este panorama internacional ¿cuál es la estrategia del Ministerio de Energía y Minas para atraer más inversión en exploración al país?


¿Quién es el dueño de la pelota?

El Estado es quien manda; por eso cuando pierde perdemos todos los peruanos.

LEER MÁS
El Estado es quien manda; por eso cuando pierde perdemos todos los peruanos.
LEER MÁS

¿Quién es el dueño de la pelota?

El Estado es quien manda; por eso cuando pierde perdemos todos los peruanos.

LEER MÁS

El Estado es quien manda sin duda alguna, indistintamente del color político del gobierno de turno. Hace las reglas y luego las excepciones que solo se aplican en su beneficio, pero cuando pierde perdemos también casi todos los peruanos.

Algunos ejemplos:

1. El Tribunal Fiscal ha expedido la resolución RTF No. 01695-Q-2017, de observancia obligatoria, mediante la que dispone que aun cuando no exista un pronunciamiento definitivo que ordene a la Sunat la devolución del impuesto, el fisco puede oponer la excepción de prescripción y negarse a pagar al contribuyente. Interpretación demasiado lata y caprichosa de una figura excepcional como la “prescripción”.

El Estado siempre gana. “Papá MEF” no les permite fallar en contra porque se impacta la Caja Fiscal y con ello, sus bolsillitos. Estos abusos son los costos (no tan ocultos) de la formalidad. La promesa de una Sunat amigable y justa se quedó en el tintero, literalmente. Ahora las cartas inductivas tienen otro nombre y un lenguaje más amable, pero los procesos de fiscalización siguen siendo igualmente agresivos y complicados para el contribuyente. ¡El fantasma no ha desaparecido; el Estado siempre gana!

2. La presidenta de OEFA ha declarado recientemente que la entidad podría “desaparecer” si el TC le ordena devolver los cuestionados Aportes por Regulación a las empresas mineras que se encuentran impugnando la legalidad de su cobro desde hace varios años. En primer lugar, son declaraciones con tufillo a “chantaje”, resultan inaceptables si tratan de poner presión al órgano jurisdiccional. Luego, si le ordenan devolver podría hacerlo gradualmente y le tocará hacer un recorte de gastos y sustentar la necesidad de ampliaciones presupuestales. En todo caso, debieron aprovisionarla como corresponde.

Recordemos que este tributo es discriminatorio por cuanto no aplica a las empresas mineras en exploración, a pesar de que están igualmente sujetas a supervisión, y porque su monto es desproporcionado respecto de los servicios que se recibe. Como era de esperarse, Diario UNO en su edición del miércoles pasado sesgadamente denuncia las acciones legítimas de las empresas mineras para hacer valer sus derechos, bajo el titular “Maniobra empresarial a punto de eliminar a OEFA”.

La verdad de la milanesa es que el ministro Pulgar Vidal necesitaba fondos para financiar la COP20 realizada en Lima a fines del 2014 (que fue su trampolín a la fama internacional), y que no tuvo mejor idea que hacerlo a través de OEFA (elevadas multas y confiscatorios aportes por regulación) para luego coordinar transferencias presupuestales al MINAM. ¡Así cualquiera!

Aparte de que OEFA ya recobró su facultad sancionadora, por lo que nuevamente empezará la danza de las multas. Por donde lo mire, el Estado siempre gana.

3. ¿Por qué los contribuyentes tenemos que pagar por la mala gestión en el gasto corriente? El edificio de Petroperú, ubicado en el corazón financiero de la ciudad, fácilmente alcanza el valor de US$160 millones. Actualmente funcionan ahí el Ministerio de Vivienda y Construcción, Proinversión y Ceplan, los mismos que deben pagar una renta altísima, así como arbitrios y mantenimiento, a sabiendas de que todo es más caro en San Isidro.

Hay otros muchos inmuebles del Estado con ubicación privilegiada, que podrían generarle una alta rentabilidad. No se necesita ser muy sabio para caer en la cuenta: es un típico caso del Estado contra el Estado. ¡Todos perdemos!

4. ¿Por qué el presupuesto de viajes de las entidades públicas es elástico y complaciente? ¿Por qué siempre hay lenguaje florido en las resoluciones publicadas en El Peruano para justificar los periplos más irracionales? Se supone que todos los organismos estatales tienen medidas de austeridad y disciplina en el gasto; sin embargo, en la exclusión está la trampa.

Lo que más llama la atención, es la diferencia en el precio de los pasajes para un mismo destino. Sabemos que ello depende de la oportunidad de compra y días de estadía, pero, ¿dónde quedo la capacidad de adquisición del Estado? ¿Por qué una empresa cualquiera, cuyos volúmenes no se comparan con el Estado, es capaz de establecer tarifas corporativas y aquel sí paga precios capricho? Aquí me queda clarísimo que siempre perdemos la mayoría de peruanos (y, bueno, son nuestros impuestos malgastados), y que hay muchos felices ganadores (¡viajeros incluidos, por supuesto!).