Menu

Resultado de busqueda

Pantalones al aire

Patricia Donayre confronta públicamente la arrogancia de la élite keikista al interior de Fuerza Popular

LEER MÁS
Patricia Donayre confronta públicamente la arrogancia de la élite keikista al interior de Fuerza Popular
LEER MÁS

Pantalones al aire

Patricia Donayre confronta públicamente la arrogancia de la élite keikista al interior de Fuerza Popular

LEER MÁS

Pasa que es un secreto a voces: la aparente solidez, unidad y consistencia de Fuerza Popular como mayoría parlamentaria carece de sustento. No es cierta. Es una imagen pero no una realidad.

Lo demuestran las diferentes tensiones internas que se hicieron públicas apenas se inauguró el nuevo Congreso 2016-2021. El primer campanazo lo dio Yeni Vilcatoma reclamando a Úrsula Letona una displicencia para con los proyectos de ley de su autoría. Luego “Hildebrandt en sus Trece” reveló el malestar de algunos legisladores de provincias, quienes recibieron la orden de Keiko Fujimori de no acompañar a los miembros del Ejecutivo en la inauguración de obras. Y, últimamente, las discrepancias en torno a si debían o no censurar al exministro Martín Vizcarra.

Pero lo más público y notorio ha sido la sistemática actitud de Kenji Fujimori por mostrar su distancia absoluta de algunas iniciativas y decisiones de sus compañeros de bancada, sobre todo en lo que respecta a reconocer los derechos de algunas minorías. Toda esta procesión de cabes y zancadillas se ha querido disfrazar con amplias sonrisas y fotos de abrazo para las tribunas.

El incidente protagonizado ayer por la congresista fujimorista Patricia Donayre contra su colega Miguel Ángel Torres da mayores luces sobre los puntos de quiebre. Este ya había sorprendido a tirios y troyanos calificando el documento elaborado por la subcomisión de Reforma Electoral (presidida por Donayre) de la Comisión de Constitución (presidida por Torres) como “insumo”. Toda una expresión de arrogancia y ninguneo al intenso trabajo de un grupo que así lo pensaban muchos sería tomado como base de discusión para arribar, por fin, a cambios sustantivos en la legislación sobre elecciones.

La alusión de Donayre a las “órdenes de su jefa” para no debatir el proyecto de la subcomisión apunta directamente a Keiko Fujimori, dueña, señora y última voz en el esquema vertical con que se manejan las decisiones de Fuerza Popular. De esto no cabe duda aunque después se haya dicho que no se refirió a la excandidata presidencial.

Y la más airada imputación respecto a que a Torres “le falta pantalones” para poner en debate el "insumo", prefiriendo otros temas o propuestas, no califica realmente lo que viene pasando. Torres no solo tiene los pantalones sino hasta la camiseta keikista bien puesta. Pese a los aires de catedrático y el tono reflexivo de sus opiniones, forma parte de esa élite radicalizada, algunas veces voncinglera pero siempre envanecida de quienes siguen los designios de la lideresa.

Tarde o temprano habrá más pruebas del deterioro de la armonía fujimorista. Un armonía que desde la cabeza, no se sabe administrar.