Menu

Resultado de busqueda

¡Mechita, guarda la compostura!

Si Aráoz hubiera podido prever el gran pasivo que cargaría durante cinco años, se habría quedado tranquilita en México.

LEER MÁS
Si Aráoz hubiera podido prever el gran pasivo que cargaría durante cinco años, se habría quedado tranquilita en México.
LEER MÁS

¡Mechita, guarda la compostura!

Si Aráoz hubiera podido prever el gran pasivo que cargaría durante cinco años, se habría quedado tranquilita en México.

LEER MÁS

Si Mercedes Aráoz hubiera podido prever el gran pasivo que cargaría durante estos cinco años por haber sido la "operadora del mal" o mejor dicho la "tonta útil" de la campaña de PPK—, se hubiera quedado tranquilita en México. El publicista español Jordy Zegarra, quien acompañó a los pepekausas en el último tramo de la campaña, la convenció de  que la carrera electoral ameritaba una heroína y la hizo inmolarse por la “Kausa” sin que ella fuera muy consciente de las nefastas consecuencias políticas y emocionales. 

Astuto, Zegarra le tocó en la vanidad, el punto más débil de todos aquellos que creen ostentar poder.

Su situación era complicada de origen. ¿Y si no fuera congresista estaría mejor posicionada para ser ministra? No. Con la excusa de ser una bancada pequeña y necesitar a cada uno de sus congresistas dedicados íntegramente a la labor parlamentaria, dieron la directiva interna que aquellos no podrían aspirar a un cargo ministerial. Las malas lenguas dicen que fue con nombre propio.

En efecto, después de sus declaraciones de guerra contra el fujimorismo como "Las fuerzas democráticas no vamos a permitir que el Perú se convierta en un narcoestado" y "Ella puede tener licencia por maternidad, pero miles de mujeres que fueron esterilizadas salvajemente no tendrán esa oportunidad" (en este último caso haciendo gala de mucha ignorancia porque la AQV se practicó en mujeres que habían sido madres hasta en cuatro ocasiones), estaba cantado que era la enemiga más emblemática de FP y que, indistintamente de si fuera vicepresidenta o congresista, jamás podría alcanzar participación en el Ejecutivo. No iban a permitir que se la premiase con una cartera ministerial que conlleva protagonismo y ejecución... ¡eso que tanto extraña!

Para su infortunio, Meche tiene fama de complicada y emocional, habiéndolo demostrado con creces este reciente domingo. Panorama dio a entender que gracias a ella su primo Mario Arbulú había conseguido trabajar para el Estado, a pesar de no contar con un título universitario. Llamó airada a Roxana Cueva y su principal defensa fue que se trataba e un primo lejano, cuando el punto no necesariamente era el grado de parentesco sino la sospecha de que hubiera recomendado a una persona que engaña respecto de sus aptitudes profesionales.

En todo caso, pudo decir lo mismo con tranquilidad y haber salido airosa, pero su falta de continencia y serenidad son razones que la descalifican y el reflejo de la frustración que la embarga. Está envuelta en un laberinto de emociones y condenada al ostracismo por cinco años. Su protagonismo se desvaneció como un suspiro: se le ha cerrado una puerta tras otra.

Sin embargo, Aráoz es una buena persona y para reconducir su carrera política podría intentar ser más estratégica. Le recomiendo leer a Max Weber, quien destaca que todo buen político debe tener “mesura, sentido de la proporción [...], guiarse por el sentido común y saber en cada momento qué es mejor”.

¡Una recomendación que hago extensiva a otros personajes de nuestra política local!