Menu

Resultado de busqueda

Dos apuntes sobre Graña y Montero

¿Acaso a Barata debemos creerle unas cosas sí y otras, no?

LEER MÁS
¿Acaso a Barata debemos creerle unas cosas sí y otras, no?
LEER MÁS

Dos apuntes sobre Graña y Montero

¿Acaso a Barata debemos creerle unas cosas sí y otras, no?

LEER MÁS

La asociación entre Odebrecht y la gigante Graña y Montero a modo de consorcio para ejecutar diversos megaproyectos públicos es información pública desde hace mucho. Sin embargo, en las últimas semanas y con mayor razón desde el viernes a raíz de las declaraciones de Jorge Barata, el tema viene siendo escrutado con mayor frecuencia por la opinión pública.

En tal, sentido, conviene hacer dos sencillos apuntes:

1. ¿Regresó el doble criterio? La constructora emitió un comunicado el día viernes desmintiendo las declaraciones de Barata, por lo que acá vale la preguntarse lo siguiente: ¿Al señor Barata le deberíamos creer algunas cosas sí y otras no? ¿Cómo es posible que hayan tiendas políticas y sectores de la prensa que digan que un  ministro sí o sí tiene que estar enterado de compras truchas de computadoras pero un presidente o empresarios no tienen nada que ver con maniobras sucias de sus socios? ¿A Barata le otorgaremos credibilidad selectiva?

2. Pésimos gestos empresariales. La empresa ha sido cuestionada en más de una ocasión y se ha dedicado a desmentir en repetidas ocasiones cualquier vínculo con las coimas.  Determinarlo solo le corresponde al Poder Judicial, pero la verdad es que gestos de control de daños claros no han tenido. ¿Por qué no anunciar una investigación interna en la que cualquier ejecutivo relacionado a la corrupción será expulsado?

La negativa a asistir a la nueva citación de parte de José Graña Miró Quesada no le suma en NADA a la imagen de la empresa. Este hecho podría generar dos percepciones negativas a la opinión pública: i) negarse a ir es porque se oculta algo; ii) ¿se siente por encima del Congreso de la República que finalmente, nos guste o no, representa al pueblo?

En un país como el nuestro es importante la sensibilidad social a la hora de tomar decisiones que implican actores políticos y opinión pública. En mi humilde opinión, el señor Graña debería haber priorizado por sobre otros compromisos la citación a la comisión que preside el Congresista Albrecht por el simple hecho de ponerse a disposición de colaborar e incentivar la transparencia.

El tema es excesivamente delicado por los activos, contratos, cantidad de empleados y demás factores que tiene GyM en el país. Sería muy lamentable que una empresa que durante años fue símbolo del sector construcción nacional se vea tristemente implicada en escándalos de corrupción.

Nos toca esperar a que conclusión llega la justicia peruana.

P.S.: Artículo publicado antes de la renuncia de la plana mayor al directorio de Graña y Montero.


¿Se nos viene un facturón?

Hay medios para reparar este trastorno, ¡pero no debemos caer en la danza de los millones!

LEER MÁS
Hay medios para reparar este trastorno, ¡pero no debemos caer en la danza de los millones!
LEER MÁS

¿Se nos viene un facturón?

Hay medios para reparar este trastorno, ¡pero no debemos caer en la danza de los millones!

LEER MÁS

El país está trastornado física y moralmente. Felizmente, existen medios para reparar esa fractura en su tejido óseo, para tratar sus cortes y laceraciones y, aunque deba guardar algún reposo, para esperar que se levante con más energía que nunca al 2021.

Tiene que invertirse por lo menos US$ 10 mil millones usando el dinero de los Panamericanos y del Fondo de Estabilización Fiscal —según recomienda Juan Mendoza—, tratando de no caer en la tentación de emitir bonos y papeles comerciales a pesar de que, en efecto, el mercado internacional es optimista y la tasa favorable. ¡¡¡No a la danza de los millones que luego nos pasan un facturón!!!

Pero, ¿cómo sanamos de esa enfermedad moral degenerativa incurable, que se hace evidente hasta en momentos de inmensa tragedia y que no para de carcomernos? ¿Cómo explicamos la actitud del Ministerio Público, que ha rechazado el pedido de las procuradoras ad hoc para ampliar investigación del caso Lava Jato en el caso de Jorge Barata y José Graña? ¿Cómo justificamos la lentitud y el secretismo de las investigaciones? ¿Cómo exculpamos la impotencia ciudadana y la desconfianza en nuestras autoridades judiciales? ¡Reto al más pintado para que me dé alguna solución!

Este tema me recuerda lo distraídos que nos toma la elección para presidentes de los reguladores de los servicios públicos. Deberíamos prestar especial atención a Ositran, que últimamente ha estado en el candelero y que cumple un rol fundamental como regulador, supervisor y fiscalizador de los servicios que involucran la explotación de la infraestructura de transporte de uso público, y que evidentemente también incluyen puertos, aeropuertos y ferrocarriles.

Como recordaremos, Chinchero fue el principal motivo de la frustrada interpelación de Martín Vizcarra, quien firmó la cuestionada adenda que motivó la renuncia de Patricia Benavente. Ella, a su turno, develó el escandalillo de los inconsultos audios en los que dicen fueron sorprendidos los directores Alfredo Dammert (actual candidato a la presidencia de Osiptel) y César Balbuena Vela (quien ha debido resignarse a asumir la presidencia interina ante la renuncia de Benavente). Pobrecito, no pasó la prueba escrita y ha quedado fuera de carrera. Dicen en su defensa que el examen fue muy capciosa... ¿o acaso no está debidamente entrenada su capacidad lectora?

Hay trece candidatos postulando para el cargo en Ositran. Hace unos días, Herbert Mujica Rojas denunció que tres de ellos eran "altamente cuestionados en diversos sectores de la sociedad, con denuncias penales que constituyen en la práctica 'espadas de Damocles', si asumieran la presidencia del regulador, pero siguen en carrera".

Juan Carlos Zevallos, expresidente durante el gobierno de Alan García, ha sido recluido en el penal Ancón 1 por casos de corrupción durante su gestión. Muchos caen por evidentes desbalances patrimoniales y signos exteriores de riqueza —como ese caballero y como el hijo ilustre de Stanford—; otros porque cruzaron la línea —en un torpe manejo de sus mafias— como Gerald Oropeza y César Álvarez; otros son más astutos y siguen caminando ("keep walking": como dice la campaña de una conocida marca de whisky, hay que "disfrutar el camino te llevará más lejos"... aunque no siempre).

En el mes de febrero, se diseñó un nuevo mecanismo para la elección que no ha tenido mucho tiempo de asentarse. Por ello, pienso que se debería anular los procesos en curso (la rotación de candidatos es impresionante y hay algunos bastante mayores) y convocarse nuevamente, con un máximo de cinco candidatos por regulador. Esto para atraer sangre nueva, con experiencia, ofreciendo mejores remuneraciones. ¡Son cargos demasiado importantes para distraerse o designar al primer simpático! 


¿Duberlí, defensor de oficio?

Si esas son las autoridades judiciales encargadas de la lucha anticorrupción, el tema no pinta nada bien.

LEER MÁS
Si esas son las autoridades judiciales encargadas de la lucha anticorrupción, el tema no pinta nada bien.
LEER MÁS

¿Duberlí, defensor de oficio?

Si esas son las autoridades judiciales encargadas de la lucha anticorrupción, el tema no pinta nada bien.

LEER MÁS

El mismísimo presidente del Poder Judicial Duberlí Rodríguez Tineo, ex diputado por Izquierda Unida-Patria Roja (1985-1990) —y uno de los autores (en diciembre de 1985) de un proyecto de ley para conceder amnistía a sentenciados, detenidos o comprendidos en procesos judiciales por delitos de terrorismo, para más señas— nos ha dicho que la sola declaración de un colaborador eficaz no amerita que la fiscalía solicite prisión preventiva contra un investigado. Y lo ha dicho refiriéndose al expresidente Ollanta Humala, acusado por dos importantes ejecutivos de Odebrecht (Jorge Barata y Marcelo Odebrecht) de haber recibido tres millones de dólares para su campaña en el 2011, agregando que habría que tomar en cuenta que Humala recibió el soborno (porque de eso estamos hablando) CUANDO NO ERA FUNCIONARIO PÚBLICO sino candidato. Si todo eso ha dicho, la cosa resulta muy preocupante.

Y si luego nos enteramos de que la Segunda Sala Penal de Apelaciones revocó las medidas restrictivas para abandonar el país que el juez Richard Concepción le impuso a la exprimera dama Nadine Heredia (también investigada por la recepción de dicho dinero ilícito en su condición de presidenta del Partido Nacionalista) y a varios parientes de esta, pues no cabe duda de que nos hallamos ante una situación muy pero muy delicada: nos encontramos con un inesperado defensor de oficio (Duberlí) de un expresidente (Ollanta) seriamente involucrado en actos de corrupción y con unos jueces que están propiciando una situación de impunidad absoluta para una persona (Nadine), que no ha sabido explicar convincentemente su errático y nefasto paso por el poder.

Así, con esas autoridades judiciales encargadas de la lucha contra la corrupción, el tema no pinta nada bien. No lloremos luego sobre la leche derramada… advertidos estamos.