Menu

Resultado de busqueda

La reivindicación de Javier Diez Canseco

Si el poder que elabora las leyes de la república honra la verdad, debe reparar al fallecido congresista y a su familia.

LEER MÁS
Si el poder que elabora las leyes de la república honra la verdad, debe reparar al fallecido congresista y a su familia.
LEER MÁS

La reivindicación de Javier Diez Canseco

Si el poder que elabora las leyes de la república honra la verdad, debe reparar al fallecido congresista y a su familia.

LEER MÁS

Pasaron tres años de la muerte física de Javier Diez Canseco, respetado político de la izquierda peruana, pero todavía no se ha producido la reivindicación de su nombre vía el acatamiento de la resolución judicial que declaró nulo el Informe Final de la Comisión de Ética que lo suspendió bajo el falso cargo de haber propuesto un proyecto de ley para favorecerse.

La Comisión de Constitución del Congreso, en respuesta a un pedido del Consejo Directivo, ha recomendado la reparación de la injusticia que a todas luces afectó su vida y que, a pesar de reiterados esfuerzos y pedidos, solo llegará post mortem.

El episodio de su malhadada suspensión dejó en claro los escasos escrúpulos de la bancada oficialista, que tomó venganza de la crítica ética que levantó Javier Diez Canseco junto a otros valientes legisladores por el abandono de Ollanta Humala de sus promesas electorales. También vieron la oportunidad de venganza aquellos que se sintieron afectados por la energía y la consecuencia con que el legislador denunció la corrupción y la violación de los dd. hh. durante el fujimorismo y activó junto a los dirigentes de los partidos democráticos la oposición contra la autocracia fujimontesinista que depredó el país.

Dada la gran mayoría naranja en el Congreso que viene, es evidente que ese desagravio ya postergado nunca llegará a pesar de su justicia y de su urgencia ética. Por eso corresponde al Congreso que está por terminar culminar esa tarea que no es ideológica ni política. Si el poder que elabora las leyes de la república debe honrar la verdad, debe entonces reparar el daño infligido a Javier Diez Canseco y a su familia. Le toca publicar las sentencias judiciales que anularon una mal tomada decisión y difundir el informe de la Comisión de Constitución que obliga a proceder formal y oficialmente a su desagravio.

Esperamos que Luis Iberico con su proverbial corrección impulse este acto de justicia que daría una instrucción moral de rectificación y el mensaje de que el Congreso sabe cumplir, más allá de intereses subalternos, el mandato del Poder Judicial y lo que la verdad exige. No todo puede estar mal en el Congreso y la ejecutoria de la Comisión de Constitución lo testimonia.

Los valores son los valores y la consecuencia, sin ideologías de por medio, enaltece personal o institucionalmente a quien se reviste de ella. 


Informe Kroll: tapadera y cuchipanda

Por algo, Javier Diez Canseco y la Comisión de Investigación de Delitos Financieros escudriñaron los contratos suscritos en la época de Fujimori sin haber podido formular cargos consistentes.

LEER MÁS
Por algo, Javier Diez Canseco y la Comisión de Investigación de Delitos Financieros escudriñaron los contratos suscritos en la época de Fujimori sin haber podido formular cargos consistentes.
LEER MÁS

Informe Kroll: tapadera y cuchipanda

Por algo, Javier Diez Canseco y la Comisión de Investigación de Delitos Financieros escudriñaron los contratos suscritos en la época de Fujimori sin haber podido formular cargos consistentes.

LEER MÁS

Está bien que el informe Kroll, el resultado de una costosa pesquisa internacional pagada hace más de una década por el Estado peruano para terminar de hundir a Alberto Fujimori, haya sido luego guardado bajo siete llaves por el entonces presidente Toledo y sus ministros. Pero los tiempos cambian y va siendo hora de saber la verdad.

Se dice que dicha pesquisa no encontró rastro alguno de dinero mal habido por Alberto Fujimori en el sistema financiero internacional. Eso se entiende pues el menor vestigio de lo contrario hubiera sido noticia de portada un día tras otro. Pero también se ha comentado que la razón principal del secretismo es que en las indagaciones sobre dinero mal habido se encontró imputaciones que involucraban a personas supuestamente insospechadas de haber tenido vínculo alguno con el régimen de los noventa y más bien se habían convertido en adalides del antifujimorismo. Ahora que ese meteorito llamado Odebrecht pone en peligro hasta a los dinosaurios de la moralidad, sería conveniente hacer un esfuerzo por ventilar el contenido de una pesquisa que nos costó a todos los peruanos.

Así como un virus se vuelve resistente a los antibióticos, el pueblo peruano ya no se deja manipular así nomás por alguna campaña orquestada desde los medios. El intento por quitar el foco de la corrupción del 2005 en adelante y poner la atención en los supuestos actos de corrupción cometidos por Odebrecht en los noventas les ha estallado en las manos a sus promotores: percibidos ahora como elementos dispuestos a jugar cualquier carta con tal de no hurgar en la confesa corrupción que involucra a los gobiernos de Toledo, García y Humala.

Pero hay más. Quienes se rasgan el vestido pretendiendo meter al fujimorismo en la misma olla ningunean feo la concienzuda labor de Javier Diez Canseco, recordado congresista que al frente de la Comisión de Investigación de Delitos Financieros investigó, uno a uno y por largo tiempo, los contratos suscritos en la época de Alberto Fujimori sin haber podido formular cargos consistentes.

“Que no nos vean la cara de cojudos, por favor”, ha dicho Ricardo Vásquez Kunze aludiendo a la fallida campaña por meter al fujimorismo en el mismo saco. Yo sí pongo la cara de ídem, porque apenas escarbemos comprenderemos cómo así Fujimori dejó a Odebrecht en litigio y prohibido de contratar con el Estado y por qué Toledo y sus ministros tuvieron que festinar la cuchipanda para favorecerlo.


El escape de los hipócritas

¡Que pasen por caja aquellos que dicen "defender" los derechos humanos!

LEER MÁS
¡Que pasen por caja aquellos que dicen "defender" los derechos humanos!
LEER MÁS

El escape de los hipócritas

¡Que pasen por caja aquellos que dicen "defender" los derechos humanos!

LEER MÁS

La "lucha contra el poder" y el "caiga quien caiga" siempre ha marcado el sesgo de quienes dicen defender los derechos humanos, pues se hace un uso político ideológico de un tema que es universal. Es por eso que hoy están embarrados: no pueden zafarse de sus aliados y preferencias políticas.

Los organismos de dd. hh. en el Perú fueron una creación interesada de Javier Diez Canseco (JDC), quien le ordena a Francisco Soberón fundar APRODEH. Si uno lee el ideario político del PUM, JDC era marxista-leninista y no hacia escarmiento de tomar las armas para llegar al poder, con o sin derechos humanos.

Las ONG de derechos humanos y la CNDDHH se convirtieron en un gran negocio. Se denuncia a las FF. AA. y a las FF. PP., por lo que el Estado debe pagar compensaciones. ¿Quién paga por las víctimas de SL y el MRTA? También el Estado peruano, pues "no los protegieron". De paso las ONG de derechos humanos han participado en menos denuncias contra SL que contra las fuerzas armadas y policiales, a pesar de que la mayoría de víctimas las causó la subversión, de acuerdo con el propio informe de la Comisión de Verdad y Reconciliación. De paso, ¿cuándo podemos ver las cuentas de gastos y quiénes se beneficiaron? Diez millones de euros por un museo que nadie visita es un desperdicio.

Francisco Soberón de APRODEH ha sido el menos hipócrita de todo el grupo: “Apoyamos a Humala a sabiendas, contra lo que representa el fujimorismo”. ¡O sea, no se hagan los santos ni los de calzón angosto! Sabían que apoyaban a una persona ligada a Montesinos (Locumba) y que desde 2006 impulsaban la candidatura de un asesino. Todo cambió por las instrucciones de Lula Da Silva a la izquierda peruana. Lo comprobamos comparando los editoriales en el Diario La República del propio JDC y de Nicolás Lynch (años 2005-06 vs 2010-11). El cambio es clarísimo: ¡todo el aparato de la izquierda respaldando al Capitán Carlos!

Y durante el fujimorato se cometieron crímenes civiles y penales. Muchos no han pagados sus penas y quieren hacernos olvidar su pasado. Sin embargo, ¿lo peor del régimen fue el secuestro agravado de Dyer y Gorriti o el golpe de Estado? Pongamos las cosas en su real dimensión.

Por otro lado, si las ONG de derechos humanos han traído conceptos nuevos a la legislación penal peruana como la "autoría mediata", por el que se quiso a acusar sin éxito a Alberto Fujimori, ¿por qué no se la practican a Susana Villarán en el caso de La Parada?

Veamos la coherencia del accionar de las ONG de DDHH. Así como dicen apoyar a las víctimas, ¿a cuántos de los secuestrados por el MRTA han defendido? ¿A cuántos familiares de policías y militares masacrados por SL o MRTA?¿A cuántas familias de civiles que no tenían nada que ver con lo que ustedes llaman "el conflicto armado interno"?

Pido cifras por transparencia. De paso, los familiares de los policías víctimas del Baguazo los siguen esperando. El IDL fue el primero en llegar a ofrecer ayuda pero sacó cuerpo al toque. ¿Comparó rentabilidades según cliente?

Y de paso, también por transparencia ¿cuánto es el porcentaje que se quedan los abogados de los casos que ganan en las cortes peruanas o en la Corte Interamericana de DD. HH.? Pasen por caja.