Menu

Resultado de busqueda

Interpelación e indulto

Escalan las tensiones entre el oficialismo y la mayoría parlamentaria fujimorista. ¿Alguien ganará?

LEER MÁS
Escalan las tensiones entre el oficialismo y la mayoría parlamentaria fujimorista. ¿Alguien ganará?
LEER MÁS

Interpelación e indulto

Escalan las tensiones entre el oficialismo y la mayoría parlamentaria fujimorista. ¿Alguien ganará?

LEER MÁS

El congresista oficialista Juan Sheput ha puesto más cerezas encima de la ya agria torta política nacional manifestando que la interpelación al ministro Carlos Basombrío es una “salida” del fujimorismo parlamentario al debate sobre el indulto al expresidente Alberto Fujimori y la considera una determinación “profundamente meditada”.

Es una lectura interesante pero no necesariamente válida. El caso del ministro del Interior como el de cualquier titular de esa cartera que no frena la ola de asaltos sufridas por los peruanos en todo el país tuvo un detonante en la marcha vocinglera de simpatizantes de Sendero Luminoso por las calles de Lima el 1 de mayo, sin que se produjera una sola detención, y en las contradicciones entre el mismo Basombrío y el director de la PNP, Vicente Romero,  sobre el concepto de “apología del terrorismo”. Ni en una república bananera es aceptable eso.

El punto de fondo son los hilos que titiritean los escenarios de mayor confrontación entre el oficialismo y el fujimorismo. Por supuesto, esos hilos están activos en ambos bandos con cálculos variados. En Palacio de Gobierno (y no necesariamente los encabeza un más bien desconcertado Pedro Pablo Kuczynski), prevalecen quienes auguran una conducta obstruccionista permanente de Fuerza Popular y acarician la idea de forzar la disolución del Legislativo por la vía constitucional. Mientras que los dialogantes no tienen dominio del balance político y hasta sufren cabes del otro sector a través de sus contactos mediáticos.

En el grupo liderado por Keiko Fujimori (aunque tiene el escollo de un mayor activismo de su hermano Kenji por el indulto a su padre) se imponen quienes quieren hacer sentir el peso mayoritario en el Congreso y no solo mediante la promoción de leyes, tal como lo ofreció la excandidata presidencial el 28 de julio en un video divulgado por las redes, sino también por la vía del control político, arma peligrosa con la que ya se bajaron al ministro de Educación Jaime Saavedra.

Con la salida de Saavedra, ¿ganó el fujimorismo y perdieron los pepekausas? No fue así. Perdieron ambos y así lo revelaron las encuestas del momento. En el caso del oficialismo, porque el tema se manejó dubitativamente, oscilando entre admitir el mecanismo parlamentario y plantear una cuestión de confianza para poner en juego a todo el Gabinete. Y perdieron los fujimoristas porque afirmaron su imagen arbitraria y avasallante de años anteriores.

Censurando a Basombrío o a Martín Vizcarra, en esta etapa de rehabilitación y reconstrucción de las zonas afectadas por los embates de la naturaleza, ¿alguien está seguro de ganar espacio político y mayor afecto popular?


Choque de poderes

Interpelación: estamos ante una trama de pronóstico reservado, de rumbo y desenlace desconocidos.

LEER MÁS
Interpelación: estamos ante una trama de pronóstico reservado, de rumbo y desenlace desconocidos.
LEER MÁS

Choque de poderes

Interpelación: estamos ante una trama de pronóstico reservado, de rumbo y desenlace desconocidos.

LEER MÁS

El conflicto de poderes forma parte del paisaje político. Hay un tira y afloja con fuertes tensiones, que muchos no ven pero que algunos quisieran exagerar para propiciar extremos indeseables.

En el Ejecutivo: poca política, exceso de ambiciones y pugnas internas rodean a un presidente que tiene un Consejo de Ministros tecnócratas que no lo ayudan mucho, y una bancada en el Parlamento que lo ayuda aún menos.

En el Congreso: los naranjas no evidencian lo que quieren respecto del fundador del fujimorismo hoy en prisión. ¿Querrá Keiko Fujimori que salga libre? Y si no es así, ¿de qué manera continuará con la confrontación con el Ejecutivo sin que Fuerza Popular salga electoralmente lesionada?

Ya se anuncia la interpelación y posterior censura de dos ministros que, con razón o sin ella, han sido escogidos como cabezas de turco. Son el motivo de la venganza naranja porque el gobierno supuestamente habría jugado con la suerte de Alberto Fujimori. Pero pocos perciben la injuria cuando han sido los mismos fujimoristas los que se han opuesto con su dominio numérico aplastante a la ley que le hubiera permitido la prisión domiciliaria para salir de la DIROES.

Lo peor es que la salud del expresidente se ha agravado después del episodio que Kenji salió a censurar enérgicamente. Hay sangre en el ojo en la tienda naranja y, al mismo tiempo,  desdibujamiento ante su electorado. Están ante una crisis interna que ellos desconocen o no quieren ver. Y que tendrá consecuencias más temprano que tarde, lo que no les impide que ahora se propongan el choque abierto con el Ejecutivo al cual quieren avasallar como fuerza congresal.

Estamos ante una trama de pronóstico reservado, de rumbo y desenlace desconocidos, que no deja de ser peligrosa para la estabilidad y la gobernabilidad democráticas. Lo importante es no tirar de la cuerda en sentidos contrarios, pues alguien caerá. Una advertencia para los que tienen ojos para ver y oídos para escuchar.

Nuevamente surgen los termocéfalos que frecuentan el oído de PPK para exigirle mayor energía ante un fujimorismo que presuntamente quiere aplastarlo. Y desde el otro lado advierten a Keiko Fujimori de un supuesto complot del gobierno para dividir al fujimorismo ante lo cual debe salir a responder con todo y ese todo no excluiría la vacancia presidencial.

Entramos nuevamente a la indeseable ruleta entre disolver el Parlamento o vacar al presidente. El que pega primero pega dos veces. Pero nada de esto conviene al país. Indispensable poner paños fríos para que el conflicto de poderes se siga llevando como hasta ahora, negociando, conversando, haciendo política del mejor nivel.

Nadie dijo que sería fácil llevar las relaciones entre los dos palacios separados fácticamente por los votos. La polarización está planteada desde el inicio del régimen. Pero los reyes inteligentes no van a la guerra si no tienen huestes o teniendo pocas no las quieren perder.

Las especulaciones y los rumores son lo cotidiano en nuestra Ciudad de los Reyes y de los virreyes. Que queden en eso para no tener nada que lamentar. Y que más bien se dediquen a terminar con la impunidad ante tanta corrupción. Es lo que la ciudadanía espera.


La amenaza

¿A quiénes se les va la vida con el aeropuerto de Chinchero como para pretenderle arrebatar al contralor la suya?

LEER MÁS
¿A quiénes se les va la vida con el aeropuerto de Chinchero como para pretenderle arrebatar al contralor la suya?
LEER MÁS

La amenaza

¿A quiénes se les va la vida con el aeropuerto de Chinchero como para pretenderle arrebatar al contralor la suya?

LEER MÁS

La gran mayoría de compatriotas no lo percibe y cree que el debate sobre la construcción del aeropuerto de Chinchero es apenas un jaloneo de puntos o comas en torno al convenio jurídico mediante el cual se sustenta. Sin embargo, estamos ante a un cuadro medular y espinoso con tremendas implicancias políticas (se juega nada menos que la cabeza ministerial del primer vicepresidente de la República), económicas (como megaproyecto, apuntalaría el crecimiento del PBI) y morales (posibles aprovechamientos indebidos de la concesionaria Kuntur Wasi) para el país.

Todo esto produce una ansiedad desmedida en algún sector del tablero de intereses directos o indirectos, que lo ha llevado a lanzar una amenaza directa a la vida del Contralor General de la República, Edgar Alarcón, en cuyo informe sobre la adenda y el contrato del aeropuerto —a publicarse este lunes 22 de mayo— reposan todas las expectativas de continuidad o freno del mismo.

El ingrediente gangsteril de esta trama no debe quedar en las sombras. ¿A quién o a quiénes se les va la vida en el asunto Chinchero como para buscar arrebatársela al señor Alarcón? ¿Cuáles son los beneficios premeditados que ya se afectan y se afectarían más sin el informe resulta demoledor? ¿Cómo establecer una hoja de ruta concreta para descubrir a los sicarios autores de la amenaza?

Ha hecho bien el ministro de Transportes y Comunicaciones, Martín Vizcarra, en trazar de inmediato una línea fronteriza con este proceder turbio rechazándolo y revelando que se ha comunicado con su colega del Interior con el fin de impulsar las investigaciones. Y también la misma Contraloría manifestando que nada los amedrentará para cumplir el objetivo de velar por los intereses del Estado.

No creo que el acto de intimidación venga de una esfera pública. Aquí hace falta hurgar más en los intereses privados, en los negocios ya montados bajo la suposición de que el aeropuerto pasaba como por un tubo todas las instancias de supervisión y en el tráfico de terrenos aledaños que ya algunas fuentes acusan como leit motiv de tanta desesperación.

Sí es posible dar con los cerebros de esta canallada. Esperemos un resultado inmediato, para ayer.