Menu

Resultado de busqueda

¡Golpe bajo del pishtaco!

Octavio Salazar deja sin piso a Keiko Fujimori... ¡su propia candidata!

LEER MÁS
Octavio Salazar deja sin piso a Keiko Fujimori... ¡su propia candidata!
LEER MÁS

¡Golpe bajo del pishtaco!

Octavio Salazar deja sin piso a Keiko Fujimori... ¡su propia candidata!

LEER MÁS

No se trató de un lapsus ni de una mera casualidad: que hoy el congresista Octavio Salazar, uno de los voceros originales en el tema de seguridad ciudadana de Keiko Fujimori, dejara sin piso A SU PROPIA CANDIDATA en su apoyo a una eventual declaratoria de estado de emergencia en Lima (debido al auge criminal que atemoriza e indigna a la población) solo puede deberse al malestar que siente el propio Salazar por haber sido desplazado progresivamente del protagonismo en esta materia.

"(La declaratoria de emergencia) es un engañamuchachos. Lo que se hizo en el Callao, sencillamente, es un tema absurdo por la siguiente razón: usted declara en emergencia y automáticamente comienza a jugar el efecto globo; (la delincuencia) se desplaza a otros lugares. Ahí tiene el ejemplo claro de San Martín de Porres y las universidades", expresó a la prensa el también exministro del Interior.

Así, Salazar se palomeó una propuesta lanzada por Keiko Fujimori en plena campaña y, de paso, le dio toda la razón a su adversario, Pedro Pablo Kuczynski, quien había criticado esta iniciativa. De nada sirvió que al ser confrontado por los medios debido a su rol de pinchaglobos fujimorista, el recordado "cazador de pishtacos" enfatizara que él respetaba el punto de vista de su lideresa —ja, ja— y que lo suyo solo era una posición personal, por lo que sí fuera planteada por el partido disciplinadamente "la apoyaría" (¡!).

Simple y llanamente, Salazar ha desautorizado a su candidata presidencial en un tema en el que, por experiencia, se supone que él sabe más que ella. ¡Y vaya tema!

Y si a esto le sumamos los sinsabores que el affaire Joaquín Ramírez le ha producido en las últimas horas, vemos que se trata de una semana particularmente crítica para Keiko. Nada que aún podamos calificar como definitivo (las próximas encuestas lo dirán), pero sí mucho más compleja de lo que el comando de campaña fujimorista esperaba a menos de tres semanas para el balotaje.

Con dirigentes y parlamentarios así, quién necesita enemigos...


Festival del terror

Desde el sótano del laboratorio del profesor Frankenstein, Igor anuncia que tiene "estudios" que "demuestran" que "hijo de ratero es ratero también (refiriéndose a Keiko y a Alberto Fujimori)".

LEER MÁS
Desde el sótano del laboratorio del profesor Frankenstein, Igor anuncia que tiene "estudios" que "demuestran" que "hijo de ratero es ratero también (refiriéndose a Keiko y a Alberto Fujimori)".
LEER MÁS

Festival del terror

Desde el sótano del laboratorio del profesor Frankenstein, Igor anuncia que tiene "estudios" que "demuestran" que "hijo de ratero es ratero también (refiriéndose a Keiko y a Alberto Fujimori)".

LEER MÁS

Peruana, peruano, ¡cuidado!, el Wendigo anda suelto entre los arbustos que mueve el viento, presto a devorarte si este próximo 5 de junio no votas por PPK. A esto, básicamente, se ha reducido lo que queda de la presente campaña electoral en la que los electores parecemos estar viviendo un cuento de terror, aunque de muy baja estofa literaria.

Capítulo uno. Empezó en Facebook y ya lo vienen recogiendo algunos columnistas con imaginación desbocada. Resulta que la reciente ola de crímenes contra escolares, universitarios y hasta bebés es "muy sospechosa". ¿Sospechosa de qué? Pues de favorecer a Keiko, claro. Como a la señora se le ha ocurrido proponer el engañamuchachos de declarar Lima en emergencia y poner mano dura y dos más dos son cuatro, entonces resulta altamente oportuno para sus intereses electorales que hayan más muertos y asaltos en el país, justito ahora. Así pues, Keiko Fujimori es la principal sospechosa de los últimos asesinatos al paso. ¡Qué miedo!

Capítulo dos. Ahora resulta que PPK perdió el debate porque el traductor de señas del canal del Estado es un sicario de Keiko Fujimori. Así, de terror, como lo leen. Entraba a nuestras casas como un leprechaun, en la esquinita derecha de nuestro televisor y no nos dábamos cuenta de que el diablo estaba...¡en los detalles! Al parecer, la génesis de este cuento es que a la denunciante Susana Stiglich y a sus intérpretes el JNE no los eligió para traducir el magno evento (¡la plata, siempre la plata!), y, entonces, el intérprete que viene trabajando con el canal 7 durante toda la gestión de Humala resultó pertenecer a la mafia yakuza de sordomudos. ¿No se oye, padre? ¡Con razón que Ollanta y Nadine están por los suelos!

Capítulo tres. Desde el sótano-laboratorio del profesor Frankenstein, Igor anuncia que tiene estudios que demuestran que "hijo de ratero es ratero también (refiriéndose a Keiko y a Alberto Fujimori)". Tal vez eso explicaría por qué en el cuento de Mary Shelley la creación del profesor terminó siendo un monstruo.

¿Y qué sigue entonces? ¿La eugenesis? ¿Mandamos a Keiko al polo norte? Total, ¡como los monstruos no tienen derechos humanos!

Madre santa, mejor nos metemos debajo de la cama.


Basombrío habla más de la cuenta

Ministro del Interior se ha abierto solito una serie de problemas de credibilidad, debido a su gran "elocuencia".

LEER MÁS
Ministro del Interior se ha abierto solito una serie de problemas de credibilidad, debido a su gran "elocuencia".
LEER MÁS

Basombrío habla más de la cuenta

Ministro del Interior se ha abierto solito una serie de problemas de credibilidad, debido a su gran "elocuencia".

LEER MÁS

El ministro del Interior corre el riesgo de que se le llene la boca de moscas. Carlos Basombrío habla demasiado sobre una variedad de temas que terminan pasándole una pronta factura. Esto significa que las palabras del ministro, potenciadas por el torrente de su elocuencia, pueden devaluarse muy rápidamente.

Veamos. El ministro a hecho suyo un tema delicado, adelantando opinión sobre el mismo, e involucrando torpemente a otro exministro que le ha respondido, creándole un problema de credibilidad.

El ministro no puede decir alegremente que Daniel Urresti estuvo en uno de los operativos de un presunto escuadrón de la muerte dando a entender que podría estar relacionado con una banda de asesinos uniformados. ¿Qué prueba ha exhibido Basombrío para una insinuación semejante? ¿Y cómo se atreve a dar por sentado una serie de hechos que están en investigación por una comisión que él mismo ha nombrado sin esperar las conclusiones de la misma? ¿Entonces para qué existe la susodicha comisión?

Este desatino ha hecho que Urresti se convierta en el principal crítico de la gestión de Basombrío poniéndolo como un farsante. Urresti ha dicho que mientras Basombrío anuncia como gran novedad que él incrementará en 100 días 500 efectivos para inteligencia policial, el exministro afirma que él dejó 4000 nuevos agentes en el corto lapso de su gestión.

Urresti también pone de relieve que cuando Basombrío lanza un plan de unidades de inteligencia descentralizadas le sigue los pasos a él, que implementó varias en territorios álgidos como Trujillo, por ejemplo. Así que las novedades que va desarrollando el ministro Basombrío terminan siendo quemadas por Urresti.

Pero no solo por él. El ministro en su locuacidad anunció también que el estado de emergencia en el Callao tenía los días contados para fines de agosto. Pero de inmediato se desató una controversia que lo dejó mal parado.

Juan Sotomayor, el alcalde del Callao, si bien habría solicitado la suspensión de la medida, exigía que la Marina saliese a patrullar las calles. Esto obligó al ministro a pronunciarse en contra de que las Fuerzas Armadas formen parte de la política de seguridad ciudadana, un tema que no estaba en agenda y que es espinoso porque la intervención de las Fuerzas Armadas en la lucha contra el crimen es muy popular.

Y justo cuando el ministro justificaba su anuncio sobre la suspensión del estado de emergencia en el primer puerto "a pedido de las autoridades", sale la alcaldesa de La Perla, Patricia Chirinos, para clamar que no se retire el estado de emergencia porque la seguridad pública así lo exige; y ese mismo día un asesinato más, a plena luz del día, se produjo en una concurrida avenida de la Provincia Constitucional.

¿Cómo queda el ministro? ¿Cómo queda su palabra? ¿Cómo su experiencia sobre el Interior? ¿Cómo la oportunidad de sus medidas?

¿El "escuadrón de la muerte" y la suspensión del estado de emergencia en el Callao son los temas más relevantes en la agenda de seguridad ciudadana del ministro? ¿Esa es su prioridad para abrirse tantos frentes a un par de semanas de iniciada su gestión? ¿O simplemente se fue de boca y entraron las moscas?