Menu

Resultado de busqueda

Vacío de poder

Muy pronto, el déficit de credibilidad tendrá consecuencias graves en la legitimidad constitucional del presidente.

LEER MÁS
Muy pronto, el déficit de credibilidad tendrá consecuencias graves en la legitimidad constitucional del presidente.
LEER MÁS

Vacío de poder

Muy pronto, el déficit de credibilidad tendrá consecuencias graves en la legitimidad constitucional del presidente.

LEER MÁS

El gobierno parece estar desintegrándose. La falta evidente del ejercicio de un liderazgo fuerte ha producido una implosión política que está afectando la cohesión institucional del país. Ayer, el enfrentamiento público entre Marisol Espinoza, vicepresidente de la República, con el premier Pedro Cateriano por el hábeas corpus a favor de Nadine Heredia, parientes y allegados fue un síntoma inequívoco de la descomposición del poder.

Hoy ha seguido la escalada entre Espinoza y el Ejecutivo. Esta vez la vicepresidenta se enfrentó a la ministra de Energía y Minas por el Lote 192 y pidió la intervención de la Contraloría en el contrato petrolero. Así las cosas, resulta obvio que el presidente ya no puede poner orden ni en su propio “partido”,  lo que nos lleva a reflexionar si durante los diez meses que le quedan a la cabeza del Ejecutivo podrá poner un orden mínimo en el país.

Es muy dudoso que así sea pues a diferencia de lo que perciben los poderosos encuestados por IPSOS la gente de a pie ya no siente al jefe del Estado al mando. Basta con preguntar a cualquiera en la calle para tomar conciencia de que al presidente se le percibe aislado y sin margen de acción sobre los acontecimientos. Es, creo yo, una cuestión de credibilidad que no tiene punto de retorno. Y muy pronto ese déficit de credibilidad tendrá consecuencias graves en su legitimidad constitucional.

El presidente debe entender que la única forma de sobrevivir formalmente hasta el 28 de julio del 2016 es con la ayuda de la oposición. Esta le puede ofrecer bajar los decibeles a cambio de que el factor perturbador que lo ha llevado hasta la orfandad política desaparezca. En realidad, quien lo debería entender es su esposa, pues ella se encuentra perfectamente consciente de que el factor perturbador no responde a otro nombre que al de Nadine Heredia. A ella no le invocamos ya su "amor por el Perú" para que libere a su esposo del fatídico trance de gobernar para defenderla. Le invocamos su amor por él. Y la oposición —si tiene cierta lucidez de lo que le conviene— sabrá valorar su retiro de la escena pública.

No voy a referirme a la prensa pues esta tiene todo el derecho a ejercer su libertad de expresión en función de sus fines. Supongo que debe estar claro que uno de ellos no es “derribar gobiernos” a través del chisme, las conjeturas y los trascendidos. Y sí, la verdad tiene un valor supremo pero en el contexto de la oportunidad. La verdad será la misma hoy y el 29 de julio de 2016. Simplemente hay que tener la responsabilidad para saber qué se juega en estos próximos 10 meses.


Gobierno en la calle

La gestión de Humala ha terminado cediendo ante la algarada de radicales de todo pelaje.

LEER MÁS
La gestión de Humala ha terminado cediendo ante la algarada de radicales de todo pelaje.
LEER MÁS

Gobierno en la calle

La gestión de Humala ha terminado cediendo ante la algarada de radicales de todo pelaje.

LEER MÁS

Mientras el jefe del gabinete Pedro Cateriano intentaba proyectar alguna autoridad y liderazgo políticos frente al violento desborde contra el proyecto minero Las Bambas, la Comisión de Energía y Minas aprobaba por insistencia la ley que faculta a Petroperú a operar el lote petrolero 192, haciendo caso omiso a las observaciones planteadas por el presidente Humala.

Lo que sigue está cantado: el pleno parlamentario aprobará, con inocultable cálculo electorero, el ingreso de la empresa estatal a la explotación petrolera, luego de que días atrás en el Congreso el premier y su colega ministerial Rosa María Ortiz explicaran la inviabilidad técnica, legal y financiera de esta opción.

Una derrota política que llega empujada por la erizada protesta que puso en pie de guerra a Loreto. 

Más atrás en el tiempo, Islay fue escenario de la violencia antiminera —con un inaceptable saldo de muertos, heridos y daños materiales— que ha sometido al proyecto Tía María a una dilatada pausa durante la cual poco o nada se ha movido. Presidente y ministros exclamaron entonces que esta importante inversión saldría adelante de todas maneras, pero la interrupción ya tiene sabor indefinido.

Las tempranas y radicales movilizaciones contra Conga han sido las precursoras de esta serie de imposiciones surgidas de la violencia —Pichanaki y La Oroya son también ejemplos en este sentido— que hoy tiene, acaso, su más dramática expresión en las víctimas de Las Bambas.

Por lo visto hasta ahora, que Cateriano y otros ministros exclamen que este megaproyecto continuará, nos dice en realidad muy poco, por no decir nada.

Prisionero de una extrema fragilidad y soledad políticas labradas a pulso con mano propia, y con precariedades enormes para administrar el Estado, el régimen de Humala ha terminado cediendo ante la protesta incendiaria, a la calle exaltada, a la algarada de radicales de todo pelaje, su mandato constitucional de gobernar.

El gobierno está en la calle: una frase con el preciso y justo doble sentido que usted (y cualquiera) entiende.    


Los autogoles del gobierno y el oportunismo de Vero

La candidata de izquierda continúa capitalizando políticamente los errores de su otrora amigo electoral.

LEER MÁS
La candidata de izquierda continúa capitalizando políticamente los errores de su otrora amigo electoral.
LEER MÁS

Los autogoles del gobierno y el oportunismo de Vero

La candidata de izquierda continúa capitalizando políticamente los errores de su otrora amigo electoral.

LEER MÁS

A pesar de haberse sumado a la feroz campaña de desprestigio contra FP y de haber metido las manos al fuego por PPK olvidando sus abiertas discrepancias durante la primera vuelta, ahora las palabras de Verónika Mendoza son ácidamente críticas sobre el gobierno de su otrora amigo electoral. "[...] El gobierno de PPK es precario y esto se evidencia en los escándalos de corrupción que se han generado en tan solo tres meses…", ha declarado.

Y su declaración nos sirve para reflexionar. Los asesores corruptos son producto de la ligereza, compadrazgo o falta de prolijidad de los PPKausas mal asesorados y proclives a la lisonja, con la inevitable soberbia del poder. Sin embargo, más allá de la corrupción que es un flagelo inmenso para nuestro país, están los autogoles oficialistas, tan oportunos para el capital político de la excandidata de izquierda:

Se ofreció crear tres millones de empleos, pero siento que el Alfonso Grados, ministro de Trabajo, va con pasos de plomo. Se opone, por ejemplo, a iniciativas como el régimen laboral juvenil (Ley Pulpín) que efectivamente tuvo errores conceptuales, perfectibles con inteligencia y razonabilidad—. Entonces van a tener que ser muy creativos para llegar a esa ambiciosa meta de tres millones. Sugiero que el 2017 sea “El año de las propuestas para llegar a los tres millones de empleos adicionales en el 2021".

Nuestro ministro de Energía y Minas ha dicho: "No queremos [...] requisitos ambientales tan altos para la exploración minera". En realidad, lo apropiado hubiera sido: "No queremos requisitos que no agregan valor a la protección del medio ambiente y cuyo innecesario proceso es una traba para la inversión". Los estándares ambientales y los permisos son indispensables; hay que escoger la paja del trigo pero sobre todo capacitar a los funcionarios públicos todopoderosos, que no se la están jugando por el país.

Además, me permito recordarle al ministro Tamayo que la OCDE impone altos estándares ambientales a sus países miembros. ¿O ya nos arrepentimos?

Por otro lado, el país se merece una explicación más transparente acerca de los retrasos de Chincheros, señor ministro Vizcarra. Cusco es nuestro gancho turístico; sin este aeropuerto resulta muy complicado llegar a la meta de 7 millones de visitantes en 2021.

Mientras tanto, Vero seguirá aplaudiendo los autogoles desde su cómoda tribuna, y Goyo —su real competencia— estratégicamente continuará recorriendo el Perú, ganando votos a nuestra vista y paciencia. Hay protestas en el sur, en varias operaciones mineras.

Ya no podemos darnos el lujo de ser indiferentes o ciegos. Es pecado mortal de difícil perdón... ni un walk of shame nos salvaría. Rien ni personne!