Menu

Resultado de busqueda

¡Calma, termocéfalos!

Según la Constitución, si cierran el Congreso manda la Comisión Permanente (con mayoría de FP) y hay elecciones inmediatas. ¿Ustedes creen que en ellas Keiko pierda su actual 40%?

LEER MÁS
Según la Constitución, si cierran el Congreso manda la Comisión Permanente (con mayoría de FP) y hay elecciones inmediatas. ¿Ustedes creen que en ellas Keiko pierda su actual 40%?
LEER MÁS

¡Calma, termocéfalos!

Según la Constitución, si cierran el Congreso manda la Comisión Permanente (con mayoría de FP) y hay elecciones inmediatas. ¿Ustedes creen que en ellas Keiko pierda su actual 40%?

LEER MÁS

Medio mundo ha escarbado la menudencia vejatoria del violento encaramiento verbal de la congresista Donayre a su colega Miki Torres y nadie ha intentado explorar la razón de fondo, esto es, qué aspecto de la hoy minimizada propuesta del subgrupo presidido por Donayre puede haber sido visto por la cúpula fujimorista con el desagrado suficiente como para convertir en insumo lo que se suponía propuesta integral.

Por lo que veo, son dos temas de absoluta importancia y muy vinculados al momento. Uno es la reelección de alcaldes rechazada en el subgrupo y avalada por la cúpula congresal fujimorista. El otro tema es igual de importante y tiene que ver con el establecimiento del número de firmas necesario para inscribir un partido.

En el subgrupo, la cantidad de firmas se había reducido de 4% a apenas 1% y aún circulaba la posición (pronto el FA la enarbolará) de no pedir firmas. Es evidente que Fuerza Popular se opone a semejante lenidad con las nuevas agrupaciones. Pero ante todo sorprende el afán de ciertos sectores desesperados por bajar la valla de firmas.

¿Acaso no hay cuatro años de por medio para alcanzar la meta? Pero no. Cualquiera diría que hay apuro por bajar la valla de firmas porque en el fondo no se preparan para elecciones en cuatro años sino para elecciones adelantadas, una vez reviente el chupo de la actual confrontación entre un Ejecutivo débil y una mayoría congresal que —salvando tropicalismos— se mueve con hegemonía de soviet.

Ya se sabe cuál es el plan del fujimorismo según sus opositores: forzar las cosas hasta vacar al presidente. Cierto o no, lo interesante es examinar ahora la contramovida del oficialismo, aquella que le aconsejan al presidente los opinólogos mas encarnizadamente hostiles al fujimorismo. No es otra que hacer cuestión de confianza y luego cerrar el Congreso.

Muy bien. Espero que hayan leído bien la Constitución, pues en ese caso el Congreso cierra y todo queda a cargo de la Comisión Permanente, con amplia mayoría fujimorista, y de inmediato se convoca a elecciones para renovar el Congreso.

Pregunta inocente: si eso ocurre, ¿ustedes creen que en esas elecciones el fujimorismo va a obtener menos de su actual 40%? Difícil. Y qué pasaría dentro de un año. El nuevo Congreso podría vacar al presidente por haber paralizado el país para tener el mismo resultado. Mejor despierten ya, oficialistas termocéfalos, y entiéndanse con la mayoría.