Menu

Resultado de busqueda

¿Arde París?

El portazo de Donald Trump a esta agenda ideológica global es crucial para romper su hegemonía y obliga a cuestionar y a debatir: no a seguir "dogmas de fe" como manada de becerros.

LEER MÁS
El portazo de Donald Trump a esta agenda ideológica global es crucial para romper su hegemonía y obliga a cuestionar y a debatir: no a seguir "dogmas de fe" como manada de becerros.
LEER MÁS

¿Arde París?

El portazo de Donald Trump a esta agenda ideológica global es crucial para romper su hegemonía y obliga a cuestionar y a debatir: no a seguir "dogmas de fe" como manada de becerros.

LEER MÁS

El Acuerdo de París contra el cambio climático es el típico ejemplo de una agenda ideológica que por fuerza de la propaganda se ha convertido en "verdad". Parte del supuesto de que existe un calentamiento global producto de la emisión de gases invernadero, de los cuales el hombre y su actividad industrial son los principales responsables con la emisión de dióxido de carbono CO2.

Pero el hecho es que el CO2 producido en la Tierra, ya sea natural o industrialmente, es apenas el 0.054% de la atmósfera. Y de ese 0.054% el hombre es el responsable de 1%. Es decir, la actividad económica global en todas sus facetas representa apenas el 0.00054% de la atmósfera terrestre, mientras que el 95% de los gases invernadero lo produce el vapor de agua de océanos, lagos y ríos.

Así las cosas, si existe en efecto un calentamiento global no es por acción del hombre y su actividad económica, sino por otros factores propios de la naturaleza, como lo demuestran los calentamientos globales que existieron en la época romana y la Edad Media, de suyo va superiores, según la data, a los que refrendan los termómetros en la actualidad.

¿Cómo entonces entender el paroxismo producido por el retiro de Estados Unidos del Acuerdo de París? O mejor, ¿cómo entender el Acuerdo de París? Pues como lo que es: una agenda ideológica y cultural. El mundo no ha sido ajeno a estos esperpentos. Por ejemplo, en nombre de la "revolución mundial" y el "desarrollismo", la extinta URSS se llevó a la tumba el Mar de Aral, un inmenso lago que hoy es un hueco en la Tierra. Hoy la "agenda del progreso" va en sentido contrario, a saber, a estigmatizar la actividad industrial y extractiva para regresar a la "naturaleza", un remake del "rousseaunismo" dieciochesco  por el que María Antonieta se disfrazaba de pastorcita convirtiendo sus palacios en establos para vacas a las que ordeñaba con guantes de seda. Tal es el poder de la ideología en la cultura que hace ridículos a sus contemporáneos a los ojos del tiempo.

El portazo de Donald Trump a esta agenda ideológica global es crucial para romper su hegemonía y obligar a los que todavía les queda materia gris en el cerebro a cuestionar y debatir, no a seguir "dogmas de fe" como manada de becerros. 


Siempre tendremos París

Trump se dispara a ambos pies al retirar a Estados Unidos del Acuerdo Climático

LEER MÁS
Trump se dispara a ambos pies al retirar a Estados Unidos del Acuerdo Climático
LEER MÁS

Siempre tendremos París

Trump se dispara a ambos pies al retirar a Estados Unidos del Acuerdo Climático

LEER MÁS

El presidente estadounidense Donald Trump ha señalado que su país se retirará del Acuerdo de París del 2016 y esta decisión pertenece a una visión retrógrada que despoja a los estadounidenses del liderazgo tradicional que han tenido en temas internacionales de peso. Al rechazar un acuerdo firmado por todos los países del mundo, excepto Siria y Nicaragua (y este último no lo firmó porque no le parecía lo suficientemente ambicioso), este presidente ha mandado al caño cualquier ganancia de una economía limpia que está en auge en otras partes del mundo, en pro de amarrarse a un modelo económico gastado y dependiente los últimos depósitos del oro negro.

Es importante señalar que Estados Unidos nunca estuvo obligado en sus metas de reducción de emisiones voluntarias bajo el Acuerdo de París. Trump siempre fue libre de ignorar la meta estadounidense autoimpuesta de reducir las emisiones de carbono en un 32% para el 2030. Retirarse totalmente envía un mensaje diferente: principalmente que el gobierno de Trump no valora los esfuerzos colaborativos internacionales ni el poder de la diplomacia, y tampoco la futura habitabilidad de nuestra biosfera.

Trump y su jefe de la Agencia de Protección Ambiental, Scott Pruitt, han vinculado constantemente la ruptura del Acuerdo de París con la restauración de la economía americana, argumentando que los intereses de EE. UU. predominan en cualquier negociación internacional. Irónicamente, los economistas y los ambientalistas sostienen que la presión para descarbonizar ayudaría a acelerar el auge de los empleos en el campo de la energía limpia, incluidos los empleos en energía solar y eólica, que han registrado aumentos históricos en los últimos años. Actualmente el número de gente que trabaja en los sectores de energía solar y eólica (como técnicos, instaladores, fabricantes, etc.) en EEUU es tres veces más que el de extracción de gas, petróleo y carbón combinados.

Con la renuncia de Estados Unidos como líder mundial en el cambio climático, las principales economías en desarrollo están a punto de asumir papeles de liderazgo. Sobre todo en los casos de China y la India, los emisores de carbono más grandes (y terceros del mundo) y hasta ahora las mayores historias de éxito del pacto climático. El gobierno chino recientemente canceló la construcción de más de cien nuevas centrales eléctricas de carbón y planea invertir por lo menos $360 mil millones en proyectos de energía verde para el año 2020. Es un auge de construcción que se espera genere un estimado de trece millones de puestos de trabajo.

Entonces, ¿qué gana Trump? No mucho. Según el Acuerdo, cualquier país que decida retirarse tiene que esperar tres años para recién poder iniciar el mecanismo de retiro, que dura un año y culminaría —curiosamente— el día después de las elecciones presidenciales del 2020. Así que en una sola conferencia de prensa, Trump se ha puesto en contra de todos los líderes del G7, del papa (quienes le pidieron que no saliera del acuerdo) y de los gerentes de Apple, Amazon, Google, General Electric, Shell, Exxon, Disney, BP, JP Morgan y de muchos otros motores de la economía mundial.

Todos han salido a criticar la decisión y, de pasada, ha asegurado que el tema del cambio climático sea un tema clave en la siguiente elección. Dos balazos a los pies.


Ocho bocados de antipasto caviar 

¿Por qué nunca serán felices?

LEER MÁS
¿Por qué nunca serán felices?
LEER MÁS

Ocho bocados de antipasto caviar 

¿Por qué nunca serán felices?

LEER MÁS

UNO

Caviar cosmopolita:    Trump es un impresentable; no defiende a las minorías y degrada a la mujer.

Realista:                           Pero Hillary apoyó completamente a su esposo Bill cuando se descubrió su amorío con la becaria Lewinsky.

Caviar cosmopolita:    Ah, es que eso fue sexo consentido…

Realista:                           No, porque él era el presidente de los Estados Unidos; es decir, abusó de su posición de poder.

Caviar cosmopolita:    ¡Ya cállate!

...........................................................................................................................

DOS

Caviar millenial:         Chicos, ¿qué les parece si organizamos un foro DEMOCRÁTICO de jóvenes para debatir los grandes problemas del país?

Realista:                         Bacán. Va a ser paja que debatan miembros de TODAS las agrupaciones polític…

Caviar millenial:         ¡Ah, no! Ni cagando invitamos a los fujimoristas. ¡Qué asco!

Realista:                         ...

............................................................................................................................

TRES

Caviar periodista:        Tengo una foto del periodista Fulanito tomando un café con Menganito en la Tiendecita Blanca. ¿Qué estarán tramando? Lo más probable es que se hayan reunido para conspirar, no hay otra razón...

Realista:                         Pero yo te vi a ti el otro día tomando lonche con la ex primera dama en La Baguette…

Caviar periodista:       ¡Ay, ella y yo solo hablamos de nuestros hijos, de cosas de mujeres!

............................................................................................................................

CUATRO

Caviar actor:                Siempre diré no al indulto porque yo sufrí el gobierno de Fujimori.

Realista:                         ¿Sufriste? ¡Pero si tuviste trabajo bien pagado en todas las novelas de Crousillat, que recibió plata de Montesinos!

Caviar actor:                 ¡Ay, pero cuando nos enteramos todos los artistas sacamos un comunicado!

Realista:                          Eso fue en el 2000, luego de que todo explotó. Pero ya se sabía desde antes; por ejemplo nosotros los universitarios salimos desde el 97, cuando cayó el Tribunal Constitucional. ¿Dónde estabas tú marchando en la época de ese escándalo?

Caviar actor:                 ...

............................................................................................................................

CINCO

Caviar fan:                       El guapo ministro es de primera: fíjate cómo condenó a ese periodista racista de porquería; lo puso en su lugar.

Realista:                            Pero otro periodista le dijo "porcina ojo jalado" a Keiko y ahí sí el ministro sacó un comunicado bien misio.

Caviar fan:                       ¡Esa chancha…!

............................................................................................................................

SEIS

Caviar villaranista:     ¿Ya ves? Ya dijo Marcelo Odebrecht que seguramente financiaron también a García, Keiko, etc. Ya van a caer, ya van a caer...

Realista:                            Ellos lo han negado.

Caviar villaranista:      ¿Y tú les crees? ¡A la reja!

Realista:                            Espera. Un colaborador eficaz dijo que Susana Villarán recibió más de un millón de dólares de Odebrecht.                           

Caviar villaranista:      Pero ella ya dijo que no, ¿ya?

............................................................................................................................

SIETE

Caviar de sociedad:      Qué escándalo que el contralor grabe a los ministros.

Realista:                           Qué escándalo que Thorne haya usado el nombre del presidente para presionar.

Caviar de sociedad:      Ay, pero yo conozco a Alfredo de muchos años; es una buena persona…

Realista:                            Pero cometió un error político…

Caviar de sociedad:       Thorne estudió con mi hermano, ¿ya?

............................................................................................................................

OCHO

Caviar vidente:               Ay, seguramente no sacan al contralor porque también les tiene audios a los fujis; los está chantajeando.

Realista:                            ¡Mira, el Congreso destituyó al contralor!

Caviar vidente:                ¿Y por qué no lo sacaron antes?

Realista:                             #NuncaEresFeliz