Menu

Resultado de busqueda

El Madurazo y nuestros políticos confundidos

Dictaduras son dictaduras y serán repudiables SIEMPRE.

LEER MÁS
Dictaduras son dictaduras y serán repudiables SIEMPRE.
LEER MÁS

El Madurazo y nuestros políticos confundidos

Dictaduras son dictaduras y serán repudiables SIEMPRE.

LEER MÁS

Lo que ha sucedido aquí luego de conocerse el "autogolpe"en Venezuela no es más una constante: el típico enfrentamiento de nuestros “políticos confundidos” sobre temas de coyuntura internacional (recordemos el Acuerdo de Paz de Colombia; la elección Trump vs. Clinton, entre otros). ¿Y qué estaba esperando la gente? Pues los pronunciamientos fujimoristas e izquierdistas.

Lo cierto es que nuestros confundidos políticos han dado una demostración de su eterna inconsistencia. El fujimorismo condena el 'Madurazo' pero le es imposible no defender el 'Fujimorazo' del 92: dice que los contextos son muy diferentes y blablabla. Quizás se deba a que la mayor parte de la herencia de Fujimori se inicia ahí, pero no por eso deja de ser una ruptura del orden democrático. 

Por otro lado, nuestra siempre desarticulada izquierda ha dado confusas y hasta ambiguas declaraciones mediante sus voceros(as). No sorprende si tenemos en cuenta que la mayor parte de nuestra “siempre indignada” izquierda tiene vínculos fortísimos con el chavismo, desde ideológicos hasta financieros, y que gran parte de ella trabajó para el nadinismo (aunque ahora llamen "traidor" a Humala).

En tiempos de Internet la gente ya no se deja agarrar de idiota tan fácil, señores: basta entrar a Google para recordar propuestas como la del "gas a doce soles”, la concertación de algunos “moralistas” de hoy para proteger a expresidentes investigados (Congreso 90-92), la campaña de 2006, el 5 de abril, la persecución política de los noventas y demás. Hay pasados con los que es mejor romper, y si en ese proceso se pierde capital político, bueno, también hay que atenerse a las consecuencias. 

¡Muy bien la ruptura de las relaciones diplomáticas con Venezuela! Dictaduras son dictaduras y van a ser repudiables SIEMPRE. Sin democracia, no hay fin que justifique los medios.


Keiko y las polillas

¿Por qué tendría la señora Fujimori que convencer a esos liberales y progresistas que ya están de salida de la escena mundial? ¿Acaso usted cree que un antifujimorista votaría algún día por Keiko?

LEER MÁS
¿Por qué tendría la señora Fujimori que convencer a esos liberales y progresistas que ya están de salida de la escena mundial? ¿Acaso usted cree que un antifujimorista votaría algún día por Keiko?
LEER MÁS

Keiko y las polillas

¿Por qué tendría la señora Fujimori que convencer a esos liberales y progresistas que ya están de salida de la escena mundial? ¿Acaso usted cree que un antifujimorista votaría algún día por Keiko?

LEER MÁS

Varios analistas señalan que Keiko Fujimori se ha posicionado después de su derrota en las últimas elecciones generales como la líder de un conservadurismo social que "huele a naftalina". Tampoco son pocos los que señalan que la señora Fujimori se habría "trumpizado", esto es, adoptado un estilo y una agenda parecidas a los del presidente americano.

Los análisis sobre el actual perfil político de la señora Fujimori concluyen con un tinte moralista sobre la poca valía de las causas con las que ella se identificaría, sentenciando los analistas que esto es un error político porque no está convocando sino excluyendo a liberales y progresistas a los que habría, eventualmente, que ganárselos para mejorar su situación política.

El hecho es que si estos análisis son ciertos, Keiko Fujimori va por buen camino (que en su caso es llevar a su partido al poder en 2021 luego de 21 años del hundimiento del fujimorato), contrariamente a lo que afirman sus críticos.

El Perú es un país marginal en el mundo por lo que es muy probable que sea arrastrado por la ola conservadora cuyo "acontecimiento histórico" ha sido, en efecto, la elección de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos. Estamos viviendo un típico ciclo de la historia de occidente en el que la gente común se siente amenazada por una serie de desafíos que las políticas liberales y progresistas de los últimos 25 años no han sabido ni podido conjurar. El jihadismo islámico y el terrorismo mundial, la crisis de la inmigración ilegal y de refugiados más la quiebra del estado de bienestar son los hechos que generan el ciclo conservador, entendido como un instinto (una reacción) de "conservación" frente a una amenaza real.

Así las cosas podemos afirmar que el ciclo histórico que está de salida en el mundo es el liberal- progresista que se entronizó con la caída del comunismo a principios de la década del 90 del siglo pasado. Todos los hechos indican que está siendo reemplazado a nivel mundial por un conservadurismo político y social en ascenso.

Mientras tanto, desde el análisis político tengo dos preguntas que hacer a mis pares:

1. ¿Por qué habría Keiko de convencer a liberales y progresistas que están de salida en la escena mundial?

2. ¿Acaso ustedes creen que un antifujimorista votaría algún día por algún Fujimori?


Terror y muerte en el Nilo

Ataque islámico a iglesia de El Cairo sacude el globo y nos hace retroceder siglos.

LEER MÁS
Ataque islámico a iglesia de El Cairo sacude el globo y nos hace retroceder siglos.
LEER MÁS

Terror y muerte en el Nilo

Ataque islámico a iglesia de El Cairo sacude el globo y nos hace retroceder siglos.

LEER MÁS

Hace apenas medio siglo uno miraba hacia adelante y estaba claro que la historia podía entenderse como una continuidad que terminaría expandiendo el progreso a lo largo y ancho del globo. El DDT había acabado con la malaria y para tal caso con las enfermedades transmitidas por mosquitos. Así aseguraban.

Las guerras mundiales se habían peleado para acabar con todas las guerras. Se predicaba por doquier el evangelio del progreso y cosas como el odio religioso se consideraban tan fuera de época, tan del pasado remoto como las cruzadas mismas, como los caballeros medievales o los crueles sultanes turcos.

Y de pronto pasan los años, estás en el nuevo siglo, es Domingo de Ramos y en una iglesia cristiana de El Cairo, más antigua que la iglesia de Roma, decenas de fieles son asesinados en una incursión terrorista de origen islámico.

Una escena del siglo XVI capturando la atención mundial en el nuevo milenio. De muy poco ha servido eso que llamaron progreso. Y encima tenemos el ataque a una base siria con misiles Tomahawk o el alegado uso sirio de armas químicas contra civiles.

De estupor todo. Los halcones dicen que no pasa nada, que ya Putin aceptó mantener una reunión agendada con Trump y que además los gringos avisaron muy poco tiempo antes con el fin de que los rusos pudieran abandonar la base.

¡Por el amor de Jesús y la sabiduría de Allah! Si las cosas son así, ¿quiere decir que en la base siria desde la cual supuestamente se lanzaron las armas químicas había… personal ruso? Disculpen mi francés pero si es así estamos jodidos.

El gran poeta Machado solía aludir en un poema de díptera inspiración a “esta segunda inocencia que da por creer en nada”. Es una gran verdad que los nacidos luego de la Segunda Guerra y educados en el evangelio del progreso vivimos de manera colectiva. Pensábamos que podíamos mejorar este mundo anteponiendo el amor a la guerra y ahora cada quien sobrelleva la incredulidad a su manera.

A lo mejor nos falta temple caribeño para decir que las cosas están muy bien de lo puro mal que están. Pero no me rindo. Y a veces me río del evangelio del progreso. Ese mismo evangelio aseguraba que con la migración a la costa el quechua iba a desaparecer y hoy los quechuahablantes respiramos tranquilos porque la ciudad con más quechuahablantes en el Perú no es otra que Lima.

No todo está perdido.