Menu

Resultado de busqueda

Las políticas de Trump: se devela el misterio

Quedó claro que el presidente de EE. UU. realmente implementará sus propuestas de campaña.

LEER MÁS
Quedó claro que el presidente de EE. UU. realmente implementará sus propuestas de campaña.
LEER MÁS

Las políticas de Trump: se devela el misterio

Quedó claro que el presidente de EE. UU. realmente implementará sus propuestas de campaña.

LEER MÁS

Hace unas semanas escribí un artículo sobre la gran incertidumbre que existía con respecto a las políticas de Trump. Me preguntaba si su equipo económico podría convencerlo de implementar un programa menos radical que sus propuestas, que sopese sus beneficios y costos. Especulaba si triunfaría el tranquilo Dr. Jekyll o el malévolo Mr. Hyde.   

Luego de solo unos días en el poder queda claro que realmente tiene en mente implementar sus distintas propuestas, que no se trataba únicamente de promesas electorales populistas, como muchos pensaron. Es evidente que no va a aceptar un NO como respuesta. Por lo tanto, hay que prepararnos para un gobierno de Mr. Hyde.  

Ya promulgó una serie de órdenes ejecutivas, legislando sobre varios temas controversiales tales como: endurecer las políticas migratorias (incluso cerrar temporalmente la frontera a ciudadanos de siete países de mayoría musulmana), limitar ciertos derechos civiles, confirmar la terminación del TTP y la renegociación del NAFTA (tratado comercial con Canadá y México que está vigente desde hace veinte años). También confirmó la construcción del muro fronterizo con México e insistió que en el peor de los casos los mexicanos lo pagarán mediante un arancel de 20% sobre sus exportaciones a EEUU. Asimismo, reiteró que va a implementar un masivo programa de infraestructura y una propuesta de reforma tributaria que reducirá impuestos a las empresas y a las familias, sin considerar su efecto fiscal.  

La incertidumbre ya no radica en si va a hacer lo que dijo o no, sino en el impacto de muchas de estas políticas y de sus posibles efectos sobre la economía americana y mundial. Varias de ellas pueden aumentar los déficits fiscales, la deuda pública y la inflación en EE. UU., resultando en la necesidad de aumentar las tasas de interés y por lo tanto fortalecer al dólar. Puede reducir el crecimiento o generar una recesión, lo opuesto a lo que desea, y afectar al resto del mundo. 

Por otro lado, el proteccionismo puede desencadenar represalias de otros países, lo que tendría un efecto muy nocivo en el comercio mundial. La apertura comercial ha beneficiado a todas las naciones, generando empleos y abaratando el costo de vida para los consumidores. Esto se revertiría. 

En el caso del Perú, debemos estar muy pendientes de los posibles efectos de sus políticas sobre el tipo de cambio, las tasas de interés y el acuerdo comercial que firmamos hace unos años. Por el momento su efecto sobre nuestra economía ha sido positivo, ya que fortaleció el sol y se incrementó el precio de los minerales, pero esto puede ser pasajero.  

No es simplemente una discusión entre ser de izquierda o de derecha —como algunos lo quieren presentar de manera simplista—, sino de la emergencia de un gobierno autoritario de corte populista, nacionalista y proteccionista que puede afectar seriamente el funcionamiento de la economía mundial y las relaciones internacionales, que no acepta el evidente calentamiento global y sus efectos sobre la vida en nuestro planeta, y que tiene la intención de limitar los derechos fundamentales de las personas.


Bitácora de enero

Se percibe mucha molestia y fastidio con la pasividad mostrada frente a la corrupción.

LEER MÁS
Se percibe mucha molestia y fastidio con la pasividad mostrada frente a la corrupción.
LEER MÁS

Bitácora de enero

Se percibe mucha molestia y fastidio con la pasividad mostrada frente a la corrupción.

LEER MÁS

La bitácora de enero tiene que ver con los decretos promulgados y con Odebrecht. También con la ruta trazada por el gobierno a partir de esos decretos y con la capacidad de reacción ante los huaycos. Y en el plano internacional, obviamente con Donald Trump.

Ha habido en enero mucha molestia y mucho fastidio con la pasividad frente a la corrupción. El gobierno no parece tener interés en el informe de integridad que le fue entregado a PPK. Lo ignora. La ministra no ha pronunciado ni una palabra al respecto.

Si se toma en cuenta que fue convocado mediante un solemne mensaje a la nación, resulta extraño el desinterés. ¿Qué no era que la comisión marcaría el rumbo a seguir? No hay nada.

No obstante y pese a que el presidente ha bajado en las encuestas, el ambiente político está más tranquilo. Las vacaciones de los congresistas han ayudado. También que la bancada de PPK finalmente haya entendido que en el Congreso manda la mayoría. Ya no se escuchan las declaraciones altaneras o despectivas contra el fujimorismo. El paulatino silencio del congresista que inauguró un restaurant con seguridad pagada por todos y el alejamiento temporal de otro de los acostumbrados voceros han contribuido a esa calma.

Mercedes Aráoz también anda callada. Ya no hay declaraciones improvisadas, ataques de cliché o por simple protagonismo. Y eso suma.

Además el escándalo de Odebrecht ha desviado la atención. Y esto es como una novela que se va soltando de a pocos y con la muy dudosa participación de la fiscalía. Resulta absurdo que no haya nada sobre los peces gordos, que no se embargue nada a nadie. La historia de los treinta millones de soles sonó a psicosocial (¿qué tanto se podía lograr en varias semanas de "ardua negociación"? ¿La plata?).

Esta vez, la mirada de la congresista Vilcatoma no es para descartarla. Ella anda diciendo que todo ha sido armado dolosamente para manipular la investigación. Y lo fundamenta técnicamente.

En lo económico, la paralización del Gasoducto del Sur y la reformulación de algunas licitaciones impactarán en un punto porcentual del PBI.

También la suspensión temporal del aeropuerto de Chincheros, que como proyecto genera muchas suspicacias. Pagar 20.4 dólares por metro cuadrado a las comunidades de la zona para que al día siguiente ese terreno cueste miles de dólares es un aprovechamiento del gobierno.

Además, el gremio de pilotos ha alertado una y otra vez que por su ubicación y altura el futuro aeropuerto resultaría inviable en caso de aterrizajes de emergencia. Hay fuertes críticas a la empresa Kuntur Wasi que beneficiaría grupo chileno Piñera y por cuarenta años, cuando la plata la pondría el Estado. La gente está cansada del amiguismo contractual. Si el tema no se resuelve con solvencia, el ministro Vizcarra muy posiblemente será interpelado... y censurado.

Hoy ya se puede afirmar que el gobierno no cumplirá con su promesa de hacer crecer al Perú un 5% al año. Fue un mito imaginar eso, como lo fue creer que llegaría un equipo técnico de muy alto nivel.

Al respecto un ejemplo: han pasado siete meses y no se ha nombrado a un director de la Biblioteca Nacional. Algo tan elemental como eso. La pasividad atraviesa varios sectores. Así empieza para el gobierno el  2017.


Aquí no hay lugar para conspiraciones

No caigamos en el juego de quienes pretender viciar el proceso de extradición de Toledo con teorías delirantes.

LEER MÁS
No caigamos en el juego de quienes pretender viciar el proceso de extradición de Toledo con teorías delirantes.
LEER MÁS

Aquí no hay lugar para conspiraciones

No caigamos en el juego de quienes pretender viciar el proceso de extradición de Toledo con teorías delirantes.

LEER MÁS

Resulta un tanto idiota (disculpen el francés) pensar que el viaje del presidente de la República a los Estados Unidos de América puede tener algo que ver con el caso Toledo. Este tipo de viajes se planifican con mucha antelación y en este particular caso, mucho antes que la pareja Toledo-Karp pisara suelo americano y por supuesto mucho antes también de la orden de prisión preventiva emitida por el juez contra Toledo.

Pedro Pablo Kuczynski viaja para conversar temas bilaterales con su homólogo Donald Trump y para recibir una distinción de la Universidad de Princeton. Viaja entonces a Washington y a New Jersey seguramente; y el expresidente —hoy prófugo de la justicia— hasta donde se sabe se encuentra en San Francisco y la policía norteamericana persigue su rastro. ¿En qué momento se van a encontrar para elucubrar alguna estrategia común?

¿O qué le puede pedir Kuczynski a Trump en una visita oficial sobre un escandaloso caso de megacorrupción a nivel mundial, judicializado por lo demás, respecto al exmandatario peruano, acusado de haber recibido sobornos de la multinacional Odebrecht?

Hoy el tema está en manos de la justicia peruana, la cual deberá preparar el correspondiente cuaderno de extradición para que Alejandro Toledo regrese al país y responda por los delitos imputados. No caigamos en el juego de los que quieren viciar ese proceso con estrambóticas teorías conspirativas.