Menu

Resultado de busqueda

Un viaje por la entraña histórica

Si se cansa, sea usted más comprensivo con los grandes hombres que bregaron con los desafíos que, en el siglo XIX, imponía el desarrollo de la peruanidad.

LEER MÁS
Si se cansa, sea usted más comprensivo con los grandes hombres que bregaron con los desafíos que, en el siglo XIX, imponía el desarrollo de la peruanidad.
LEER MÁS

Un viaje por la entraña histórica

Si se cansa, sea usted más comprensivo con los grandes hombres que bregaron con los desafíos que, en el siglo XIX, imponía el desarrollo de la peruanidad.

LEER MÁS

Los invito a viajar conmigo por la entraña peruana de mediados del siglo XIX. Estamos en 1846; gobierna Castilla hay algo de estabilidad y una misión francesa, interesada en la Chinchona —la quinina— pide permiso para recorrer del Urubamba al Ucayali. Castilla se los concede y los hace acompañar por otra expedición peruana, al mando del capitán Francisco Carrasco, encargada de la demarcación de los ríos y el potencial de la zona.

Los hombres al mando de Carrasco habían salido del Lima el viernes 22 de mayo de 1846 con rumbo a la ciudad de Tarma, donde llegaron luego de seis días de cumbres bravías y valles interminables, probablemente trazados sobre la huella sólida de algún camino inca.

Luego de tres días en la bien abastecida Tarma, los expedicionarios habían tomado el primero de junio la dura ruta hasta Huancavelica a donde llegaron tres días después. En Huancavelica, el capitán Carrasco enfermó mientras los franceses continuaban con rumbo al Cusco. Ya se darían ambos contingente el alcance en la capital imperial. El cuerpo de Carrasco tomó su tiempo para restablecerse.

El calendario marcaba el 20 de junio de 1846 cuando Carrasco dejó atrás Huancavelica con rumbo a Ayacucho, donde llegó el 23 de junio. Descansó dos días en Huamanga y el 25 salió con rumbo al Cusco. Vaya recorrido este último. Era tan extenso que obligaba a pasar por Andahuaylas y Abancay para finalmente alcanzar la milenaria capital Inca, a la que lograron por fin ingresar el 3 de julio, cuarenta días después de haber salido de Lima.

En Cusco reposaron y salieron días después rumbo a Urubamba, donde hicieron noche. Luego pasaron hasta Ollantaitambo y tras un descanso tomaron rumbo al caserío de Habaspampa donde hicieron noche.

Al día siguiente, la jornada resultó más demandante pues les tocó atravesar la cordillera y dormir en una falda situada al noreste llamada Yanamanchi. El 26 habían caminado todo el día y no habían parado hasta llegar a la hacienda Huiro. Luego de reparador descanso, cubrieron otras siete leguas hasta llegar a Pintobamba. Lugo continuaron la marcha hasta un caserío denominado Empalizada distante seis leguas.

Al día siguiente 30 de julio llegaron por fin al pueblo de Echarate, desde donde empezaba para ellos el verdadero viaje.

¿Qué tal? ¿Se cansó? Ahora respire profundo y sea más comprensivo con los grandes hombres que bregaron con los desafíos que el siglo XIX imponía al desarrollo de la peruanidad.


Enemigos "made in USA"

La "Guía para Promotores/Activistas Comunitarios", financiada por capitales estadounidenses, busca petardear la industria que nos da de comer.

LEER MÁS
La "Guía para Promotores/Activistas Comunitarios", financiada por capitales estadounidenses, busca petardear la industria que nos da de comer.
LEER MÁS

Enemigos "made in USA"

La "Guía para Promotores/Activistas Comunitarios", financiada por capitales estadounidenses, busca petardear la industria que nos da de comer.

LEER MÁS

Cayó a mis manos una “Guía para Promotores/Activistas Comunitarios” publicada por Global Response (entidad con domicilio en Boulder, Colorado)  y financiada por el Proyecto de Justicia Global de Minnesota, todos capitales estadounidenses gestando enemigos en  países como el Perú, el cual para su infortunio tiene la mayoría de sus huevos en una sola canasta.

Nos guste o no, el Perú es un país minerodependiente. Ejemplo clarísimo es Apurímac, otrora el departamento más pobre del Perú, hoy el de mayor crecimiento a nivel nacional (23%) gracias al proyecto Las Bambas, que ha generado empleos y optimizado la calidad de vida de muchas comunidades. Esto, muy a pesar de los incitadores antimineros que la habían declarado su zona de conflicto favorita.

Arequipa es otro departamento cuyo crecimiento en este último periodo es un reflejo de las inversiones que demandaron la ampliación de la planta de Cerro Verde y cuya mayoría de pobladores prende velitas para que Tía María sea una realidad. Los pobladores de Chumbivilcas (Cusco) acaban de cerrar un plan de inversiones para su región de poco más de 2712 millones, que se reflejarán en 145 proyectos de agricultura, educación, salud y transporte, así como de agua potable y saneamiento. Evidentemente, los recursos para realizar estas obras salen del canon pagado por las industrias extractivas que los enemigos del Perú (financiados por entidades estadounidenses como las mencionadas arriba) irresponsablemente satanizan sin conocer nuestra realidad. 

Cajamarca ha tenido importantísimos picos de crecimiento en el 2002, 2005, y 2008, pero básicamente en el área urbana y en razón de las actividades de Yanacocha. Hoy no es ni el pálido reflejo de esos años de bonanza; se hunde en la más profunda recesión mientras un procesado y corrupto Gregorio Santos se pasea por el país, buscando más incautos a favor de su “causa política”, aquella de la desolación y la pobreza en la que ha sumido a su región.

Existen ciudades como Quiruvilca, La Oroya, Morococha e Ilo que se han gestado en torno a operaciones mineras y con el transcurso de los años han ido creciendo y formando unidades administrativas. Las ciudades suelen ser posteriores a la operación minera y no al revés, aunque hoy la minería moderna se está cuidando de no fomentar la formación de nuevas urbes.

La ciudad de Cerro de Pasco, también llamada por los españoles “La Ciudad Real de las Minas” tiene más de cuatro siglos de explotación por la riqueza mineral de la zona alto andina y es el ejemplo emblemático por excelencia de comunidades casi 100% minero-dependientes. 

¡Perú no es el único caso! En Chile se formó la ciudad de Chuquicamata que luego de 92 años fue trasladada por el operador Codelco a la ciudad de Calama, al norte de Chile. Países tan desarrollados como Suecia tienen a la ciudad de Kiruna, nacida alrededor de la mina del mismo nombre, una de las más grandes productoras de hierro del mundo. Hace diez años decidieron mover a la localidad, pero jamás consideraron cerrar la mina, ¡gran fuente de riqueza para la población!

¡Es que Dios aprieta pero no ahorca! Hay países como Argentina cuyo suelo ha sido la base principal de su desarrollo económico. Sus granos y carne son ampliamente conocidos, y en alguna época el país fue llamado “El granero del mundo” (hoy vive otra realidad, desafortunadamente). O por ejemplo Japón, con 127 millones de habitantes, 340 personas por Km2, a diferencia de Perú que tiene solo 31 millones y 24 habitantes por Km2. Los japoneses no tienen muchos recursos minerales ni fuentes de energía como nosotros, pero el trabajo duro, la disciplina y el desarrollo de sectores estratégicos de su economía como los productos manufacturados y la tecnología han determinado un crecimiento exponencial del país.

Perú ha sido bendecido con sus minerales, importantísima fuente de riqueza. Pero la minería es una industria calumniada por sus detractores, manipulada políticamente por los corruptos, aunque hoy vigente y en crecimiento. ¿Como hubiéramos hecho con este territorio de geografía tan accidentada y costa desértica, difícil para la agricultura, sin la minería? Perdón, pero tiene una altísima incidencia en nuestro PBI: ¡nos da de comer!

Esta “Guía para Promotores/Activistas Comunitarios” financiada por dineros estadounidenses, siendo Estados Unidos el país más capitalista del planeta, uno de los mayores contaminantes y cuyo presidente le da la espalda a las acciones contra el cambio climático, señala: “La presencia de las empresas es nefasta para la comunidad. La minería [...] está entre las actividades más destructivas del planeta,  especialmente para las comunidades indígenas [...] Los minerales [...] son muy rentables, de manera que hacerles resistencia requiere trabajo arduo [...] Pese a que las empresas extractivas son poderosas, también son vulnerables. Existen maneras de detenerlas. Puede llevar años, pero los resultados valen la pena”.

Me pregunto: ¿Idearán esta guía a conciencia o simplemente es un cómodo medio de vida desde un escritorio con aire acondicionado y sin ensuciarse los zapatos?


Mi conversación con Larry Summers

Estuve con uno de los más destacados y provocadores economistas de su generación.  A continuación un resumen de lo que me dijo.

LEER MÁS
Estuve con uno de los más destacados y provocadores economistas de su generación.  A continuación un resumen de lo que me dijo.
LEER MÁS

Mi conversación con Larry Summers

Estuve con uno de los más destacados y provocadores economistas de su generación.  A continuación un resumen de lo que me dijo.

LEER MÁS

Larry Summers es uno de los más destacados y provocadores economistas de su generación. Como verán a continuación, no toma prisioneros ni dice las cosas con diplomacia.

1. Crisis de 2008

En momentos de crisis todos somos keynesianos pues nadie quiere asumir el costo político de la ortodoxia, esto es, dejar morir empresas no competitivas y botar gente de manera masiva. El gobierno tenía que dar señales de estar detrás de su sistema financiero y de que, en caso de necesidad, lo apoyaría en temas de solvencia/liquidez. Eso para contrarrestar las expectativas deprimentes en el mercado, la visión apocalíptica de que todo se iba al diablo y que servía para retroalimentar una espiral negativa.

El gobierno debía ser lo más transparente posible pues la situación no era tan mala como la pintaban. Fue un error dejar quebrar a Lehman Brothers mientras se rescataron compañías de seguros, de crédito hipotecario, la industria automotriz, etc. Una vez que se estabilizaron y fueron rentables, el Estado las vendió pues nunca fue su rol administrarlas.

2. Rol de las multilaterales

Tal como están, deben cerrarlas o redefinirlas. Préstamo para el desarrollo no tiene sentido cuando se tiene el mercado financiero que puede reemplazarlos a tasas más competitivas, o cuando ya se han creado bancos regionales de desarrollo de países como el de China o Brasil, que son más grandes que las propias multilaterales.

La asesoría para el desarrollo carece de sentido en un mundo que ya ha formado suficiente capital humano propio: existen numerosos PhD en Economía en cada país. Y ellos darán más o menos las mismas recetas que las multilaterales. ¿Entonces? Las multilaterales no sirven para hacer "planes Marshall" cada vez que acaba un conflicto. Todas las experiencias de este tipo post II Guerra Mundial han sido un fracaso.

¿Qué deben hacer para justificar su existencia? Volverse los expertos en temas concretos: agua/desagüe (conexiones y reutilización del recurso), educación de calidad (que no es lo mismo que construir colegios), cuidado del medio ambiente, etc. De lo contrario mejor las cerramos y no perdemos tiempo.

3. Qué hacer con Grecia.

Un país que no tiene la productividad de un alemán no le puede pagar a su gente lo que gana un alemán. Es un error de la Unión Europea asumir que todos los países miembros son lo mismo y que todos se pueden beneficiar de la misma manera. Los alemanes se van a cansar del esfuerzo de soportar todo el sistema y otros, como Francia, verán en los inmigrantes la culpa de todos sus males.

Un país que no puede imprimir su moneda y cuyo Banco Central no funciona (existe el Banco Central Europeo que funciona para todos los países miembros de la Unión Europea) poco o nada puede hacer en cuanto a política monetaria que acompañe a su política fiscal. Ese desencuentro agranda la crisis. Y esa crisis puede hacer que Grecia tenga que salir de la Unión, con las consecuencias que eso tendría.

4. La trampa de los ingresos medios

Hace 30 años la mayoría de países eran pobres. Hoy un grupo importante ha pasado a tener ingresos medios, no necesariamente por seguir las recetas de las multilaterales. ¿Existe una trampa que no les permite pasar a un nivel más avanzado de desarrollo? La verdad que no. Mientras que una economía sea más abierta al mundo (con mayores niveles de educación de acuerdo con las necesidades del mercado), los mercados laborales sean flexibles, exista un ambiente seguro para la inversión con reguladores solventes, las instituciones cumplan su rol, haya políticas migratorias abiertas, etc. no hay posibilidad de una trampa de ingresos medios.

5. El desarrollo y crecimiento para el futuro

El comercio internacional no destruye empleos. Los crea porque obliga al desplazamiento de mano de obra de calidad que beneficia a la población nativa. La diversidad hace que las naciones prosperen. No tiene sentido cerrar fronteras al talento. 

6. El mundo del 2030-2050

Debemos entender que la tecnología alterará el mercado laboral. La automatización y la robótica son una realidad que hay que enfrentar. ¿Los países están preparados para ello? ¿Los trabajadores están capacitados? Debemos asumir la transición inevitable a la complejidad: de hacer telas y ropa debemos pasar a diseñar/construir máquinas para hacer ropa, a diseñar/hacer máquinas, a diseñar/construir sistemas de automatización de máquinas, a diseñar/construir sistemas de automatización, etc. Quien no entiende esto está perdido.