Menu

Resultado de busqueda

En el gobierno la tenemos clara

Las encuestas recientes sobre la aprobación presidencial nos muestran la razonable impaciencia de la población.

LEER MÁS
Las encuestas recientes sobre la aprobación presidencial nos muestran la razonable impaciencia de la población.
LEER MÁS

En el gobierno la tenemos clara

Las encuestas recientes sobre la aprobación presidencial nos muestran la razonable impaciencia de la población.

LEER MÁS

Lo que nos muestran las encuestas recientes sobre la aprobación del presidente y del gobierno es la razonable impaciencia de la población por ver resueltos los graves problemas que aquejan al país. Eso, sumado a las sobrecargadas expectativas frente al cambio de gobierno y lo logrado en el primer trimestre de gobierno.

Tanto así es, que lo positivo que ha logrado el gobierno a la fecha no es, ni mucho menos, suficiente ante la agenda nacional que está pendiente por desarrollar. Más aún, cuando en estos días se ve la dimensión de los acuciantes problemas que tenemos que combatir, como son la corrupción y la inseguridad, flagelos que actúan hermanados.

Además, cien días es poco tiempo para someter a una evaluación exhaustiva al gobierno, considerando que aún no terminan de promulgarse los decretos legislativos dirigidos precisamente a atender los temas centrales del plan de gobierno.

Eso sí, en la medición que se realiza sobre la gestión del presidente, lo que queda claro es que en este gobierno, a diferencia del anterior, existe un plan y un rumbo definidos por los que el país ha de avanzar para retomar la senda del crecimiento hacia la modernidad.


¿Se acabaron los años maravillosos?

Necesitamos ser más agresivos en impulsar la inversión privada y la productividad económica.

LEER MÁS
Necesitamos ser más agresivos en impulsar la inversión privada y la productividad económica.
LEER MÁS

¿Se acabaron los años maravillosos?

Necesitamos ser más agresivos en impulsar la inversión privada y la productividad económica.

LEER MÁS

Hace unas semanas me invitaron a dar una charla sobre las perspectivas y retos para la economía peruana al 2021. Acepté hacerlo, aunque mencioné que considero que lo peor que hacemos los economistas son proyecciones macroeconómicas. Incluso todavía no hay consenso sobre si lograremos crecer 4% este año o reducir el déficit a 3%. Para saber hacia dónde vamos, necesitamos conocer de dónde venimos y dónde estamos.

La economía peruana tuvo dos décadas perdidas con bajo crecimiento como resultado de las malas políticas que empezaron durante el gobierno militar y se mantuvieron en los años 80. El análisis de las cifras del PBI per cápita en términos reales para el Perú muestra que recién en el 2003 volvimos al nivel que teníamos en 1979.

Nos costó mucho esfuerzo esa recuperación, que debemos principalmente a las reformas estructurales de la primera mitad de los 90 y a la apertura de la economía que se impulsó exitosamente a lo largo de los últimos veinticinco años.

Luego vivimos el período entre el 2004 al 2013, que llamo "el de los años maravillosos", con un crecimiento promedio de 6.4%, muy por encima al promedio de la región. Esto se debió a una combinación de factores: buenos precios para nuestras exportaciones, crecimiento de la inversión privada y buen manejo macroeconómico. Como resultado, se disminuyó la pobreza del 60% en el 2004 a 22% en el 2015, se redujo la desigualdad de ingresos, aumentó la clase media y se logró un crecimiento más descentralizado e inclusivo.

A partir del 2011 empezó a cambiar el entorno de negocios que enfrentamos, lo que incluyó una desaceleración del crecimiento mundial, caída en los precios de nuestras principales exportaciones, aumento en conflictos sociales y desbalances en las cuentas fiscales y balanza de pagos. Estos limitaron nuestro ritmo de inversión, la demanda interna y el consumo privado, y afectaron nuestro crecimiento.

Este contexto menos favorable desnudó nuestros principales problemas, que incluyen instituciones ineficientes, mano de obra poco calificada, un marco laboral rígido, infaestructura inadecuada, Poder Judicial no confiable, inseguridad ciudadana y corrupción generalizada. Si pensamos que esos problemas los podrá resolver el Ejecutivo por si solo, somos bien ilusos.

¿Es realista esperar un entorno internacional más favorable en los próximos cuatro años? Poco probable. Los años maravillosos ya se terminaron. Esto nos obliga a ser más agresivos en nuestras políticas para impulsar la inversión privada y la productividad económica. Eso es lo que trata de hacer el gobierno con las distintas normas que ha aprobado en los últimos meses.

Son pasos en la dirección correcta, pero difícilmente nos llevarán a crecer más de 4.5% en este quinquenio sin hacer reformas estructurales que corrijan nuestros problemas de fondo, reformas que requieren el apoyo del Congreso. Por ello la importancia de buscar consensos políticos, por más difíciles que sean, dejando de lado mezquindades partidarias y desoyendo las voces de aquellos que dicen que pactar es claudicar.


¡Pepekausas, la economía!

Necesitamos un shock; no hay tiempo de perder.

LEER MÁS
Necesitamos un shock; no hay tiempo de perder.
LEER MÁS

¡Pepekausas, la economía!

Necesitamos un shock; no hay tiempo de perder.

LEER MÁS

A la economía peruana le falta con urgencia un tratamiento shock si queremos medianamente mantener el crecimiento y la tasa a la que hemos venido eliminando la pobreza. De los cuatro motores de la economía a finales del 2016 solo quedaban dos: exportaciones y consumo. El inesperado crecimiento del 2016 se dio básicamente por la minería y su aporte a ese 10% de crecimiento  que vemos en exportaciones.

Las ampliaciones de Cerro Verde, Las Bambas y Toromocho se encargaron de eso; una prueba más de la importancia que para el Perú tiene el sector y algo que el actual gobierno parece no querer (o no poder) ver. Para el 2017 no hay proyectos mineros; tampoco Línea 2 del Metro, ni Chinchero, ni Gasoducto, ni Pista 2 del aeropuerto, todas paradas. Es decir, la estrategia de aumentar la inversión privada ahí queda.

Además está el escándalo Odebrecht, que no ayuda mucho y con el cual la pregunta que se cae de madura es: ¿qué va a hacer el gobierno?

Lo único que queda es subir urgentemente la inversión pública y en ese sentido esperamos que se cumpla la promesa de un incremento del 15% o más. Si por el contrario este no es el caso, y el gobierno y la oposición siguen en su juego político no viendo el bosque de tantos árboles, entonces se pasará el tren y lamentaremos otra vez nuestro regreso al club de países perdedores.

La hora de retomar cifras de crecimiento de 6% o más ha llegado: no hay tiempo que perder.