Menu

Resultado de busqueda

Lobby gay contraataca

Existe, por parte de un sector determinado, un intento forzado de introducir a como dé lugar toda mención que legitime los conceptos "identidad de género" y "orientación sexual".

LEER MÁS
Existe, por parte de un sector determinado, un intento forzado de introducir a como dé lugar toda mención que legitime los conceptos "identidad de género" y "orientación sexual".
LEER MÁS

Lobby gay contraataca

Existe, por parte de un sector determinado, un intento forzado de introducir a como dé lugar toda mención que legitime los conceptos "identidad de género" y "orientación sexual".

LEER MÁS

"El empeño con el que FP busca eliminar toda mención legal a la población LGTBI parece traslucir sus propios resquemores", dice El Comercio en su editorial de hoy. El argumento va en el sentido de que toda iniciativa legal que contenga conceptos como "identidad de género" u "orientación sexual" en el marco de garantizar derechos a la no discriminación para un determinado sector de la población es vetada por la mayoría en el Congreso.

El diario menciona una serie de casos para probar su punto. Mi punto es el inverso. Existe, creo yo, un intento forzado de un sector determinado en introducir a como dé lugar toda mención que legitime los conceptos "identidad de género" y "orientación sexual", los cuales de más está decirlo— carecen de un consenso básico en la ciudadanía dado el intenso rechazo que generan.

El editorial de El Comercio, por ejemplo, grafica en la prensa uno de esos casos. El intento de pasar gato por liebre en los decretos legislativos dados por el Ejecutivo al amparo de las facultades delegadas por el Congreso es otro ejemplo de ello. También, en el plano administrativo, el hecho de haber querido perfilar la currícula escolar en ese sentido abona en los casos de procurar la legitimación de la "identidad de género" y la "orientación sexual" como categorías sociojurídicas.

Siendo los dos puntos de vista perfectamente válidos (el de El Comercio y el mío) como inicio de un análisis político del tema, habría que determinar si el hecho de eliminar toda mención legal a los conceptos de "identidad de género" y "orientación sexual" deja efectivamente desprotegida a la población LGTBI en cuanto a su derecho inalienable a no ser discriminada. Y la respuesta es que no: cualquier discriminación (negativa) para cualquier ciudadano peruano está proscrita por la Constitución y, por tanto, por el ordenamiento legal vigente.

El Comercio y el sector que representa quieren que se nombre específicamente a una comunidad y determinados conceptos para validar legalmente la no discriminación. La verdad es que no tiene por qué nombrárselos. Simplemente hay que hacer cumplir la Constitución y la ley contra la discriminación de toda índole. En eso creo que todos estamos de acuerdo.


El perdón es la mejor venganza

¿Y si mostramos como sociedad nuestra superioridad moral?

LEER MÁS
¿Y si mostramos como sociedad nuestra superioridad moral?
LEER MÁS

El perdón es la mejor venganza

¿Y si mostramos como sociedad nuestra superioridad moral?

LEER MÁS

Es innegable que pronunciarse sobre la posibilidad del indulto al expresidente Alberto Fujimori es polarizante: por un lado están quienes sostienen que tiene bien merecida su sentencia, por lo que debe permanecer en prisión; y hay quienes señalan que su salud está seriamente resquebrajada  y que PPK debería otorgarle el indulto por "razones humanitarias".

Analicemos de manera técnica y sin apasionamientos: el indulto es una causa de extinción de la responsabilidad penal, que supone de facto el perdón de la pena, y según nuestra Constitución es una prerrogativa del presidente de la república otorgarla. Sin embargo, existen excepciones, la Ley 28760 prohíbe concederlo a personas condenadas por los delitos de secuestro y extorsión, precisamente por uno de ellos es que está purgando sentencia Fujimori. Sin perjuicio de ello, existe la opción del Indulto Humanitario, señalada por el Reglamento de la Comisión de Gracias Presidenciales del Ministerio de Justicia, para lo cual se requiere que el solicitante esté a punto de morir o en caso de que la prisión esté poniendo en grave riesgo su vida.

¿Está en riesgo la vida de Alberto Fujimori? Sí, es un hecho innegable que durante los once años internado en la DIROES ha estado hospitalizado innumerables veces por un tratamiento oncológico en la lengua y que a sus casi 79 años de edad su salud continúa deteriorándose, por lo que habría el sustento suficiente para hacer factible el otorgamiento del Indulto Humanitario. 

Como mencioné al inicio de esta columna, pronunciarse sobre el indulto a Fujimori es polarizante, como muchas veces puede serlo cualquier decisión que debe tomar un jefe de Estado durante su mandato. Precisamente, es esta clase de acciones la que diferencia al estadista del político. Por ello, para quienes exigen que Fujimori siga en prisión hasta el fin de sus días solo decirles que el odio no es la mejor respuesta; demostremos como sociedad nuestra superioridad moral ante aquellos que en un momento de sus vidas nos fallaron con sus actos.

El perdón es la mejor venganza.


Mi padre y el valor de la palabra empeñada

Felipe Osterling tuvo la grandeza de no quedarse enganchado en el pasado.

LEER MÁS
Felipe Osterling tuvo la grandeza de no quedarse enganchado en el pasado.
LEER MÁS

Mi padre y el valor de la palabra empeñada

Felipe Osterling tuvo la grandeza de no quedarse enganchado en el pasado.

LEER MÁS

El tema del indulto humanitario a Alberto Fujimori  es recurrente desde hace muchos años: claro ejemplo de la falta de decisión y valentía de nuestros gobernantes, atemorizados por asesores aprendices de Rasputín, capaces de imaginar todo tipo de escenarios fatalistas o conspiratorios o de vender la idea que es una útil herramienta política para generar más división y encono y debilitar a sus enemigos. ¡Pero por esa vía no lo van a conseguir!

Algunos en las redes y en la calle —a mis ojos, por absoluta ignorancia— califican mi aprecio a Keiko Fujimori como una suerte de traición al legado  de mi padre. Me tomo, entonces, estas líneas para hacer un poco de memoria y recordar la sabiduría de un hombre que, con una inmensa grandeza de corazón, supo perdonar y cerrar un capítulo complicado de su vida. Capítulo que, por cierto, lo apartó de la política.

1. En una entrevista para el diario Correo del 18 de diciembre del 2011, Felipe Osterling expresó que a pesar de haber sido una de las víctimas directas de la disolución del Congreso el 5 de abril de 1992 (como presidente del Senado y objeto de arresto domiciliario) había que olvidarse de aquello ante la situación de expresidente. Se pronunció enfáticamente a favor del  indulto humanitario, pues pensaba que lo importante era preservar la vida del reo: “Soy partidario del indulto humanitario, [...] pasar la página es un síntoma humanitario que muestra la grandeza del ser humano; no quiero tomar venganza contra nadie”.

2. En “No culpes a la Noche” del 27 de setiembre del 2012, con Milagros Leiva mi padre habló en extenso y prístinamente sobre la posibilidad del indulto humanitario. En su opinión, Alberto Fujimori estaría incurso en el supuesto previsto del artículo 31 del Reglamento de la Comisión de Gracias Presidenciales, cuando el reo padece enfermedades no terminales graves “que se encuentran en etapa avanzada, progresiva, degenerativa e incurable; y además que las condiciones carcelarias pueden colocar en grave riesgo su vida, salud e integridad”. Agregó que el presidente de la República es soberano y que podría indultarlo —aun cuando la Comisión recomiende lo contrario— en la medida de que se trata de una atribución constitucional.

En esa misma línea se expresó el constitucionalista Enrique Bernales, en entrevista concedida a Mariella Balbi para Perú 21 del domingo 14 de mayo, en el sentido de que: “[...] No puede decir que no aplica el indulto porque sigue la ley. No es cierto. La Constitución le confiere esta atribución solo al presidente. La ley le faculta a indultar; su declaración cuestiona el rol constitucional. Está equivocado. Decir que no va a conceder el indulto es correcto. Es su atribución [...] El presidente hace una evaluación de conciencia. La ley ya está dada. Él es la ley en este caso”.

3. Diario El Comercio del 19 de enero de 2013: en un emotivo artículo escrito por mi amiga Martha Meier Miró Quesada dedicado a mi padre, ella resalta su posición con respecto al indulto del expresidente Alberto Fujimori, citando lo expresado a Beto Ortiz en Abre Los Ojos pocos días antes. 'No soy hombre de rencores', dijo y reiteró su apoyo al indulto”.

4. Perú 21 del 31 de agosto del 2014: en la que quizás fue su última entrevista —publicada exactamente al día siguiente de su fallecimiento— y con la lucidez, claridad y valentía que siempre lo caracterizó, Felipe Osterling respondió en absoluta coherencia con lo expresado desde el 2011. “¿Lo ha perdonado por el 5 de abril? Te confieso que sí. Es un hombre que fue muy mal influenciado por fuerzas tenebrosas y delincuentes que lo rodearon. Pero este hombre me causa ahora mucho pesar”.

“¿Deberían indultarlo? Deberían mandarlo a su casa por todos los problemas de salud que pasa. No olvide que, nos guste o no, fue presidente de la República. Esa es mi reflexión, no para generar debate”.

Mi padre tuvo la grandeza de perdonar, de no quedarse enganchado en el pasado, de no envenenarse como lo hacen muchos peruanos. En especial, dejó un legado de coherencia, grandeza de espíritu, respeto por la persona humana y honra por la palabra empeñada.