toggle menu

Opinión


11 Diciembre, 2017.

Suplicar desde el ADN histórico

Vírgenes, Niños, Cruces y osamentas de mártires polacos masacrados por Sendero acudirán a misa papal de Huanchaco. ¿Mereceremos perdón con tanta corrupción?

Efraín Trelles

| Columnista

Las dos últimas tardes de Acho un lector me recriminó haber dejado de lado las reflexiones históricas; de manera que vuelvo raudo al carril. Vivimos tiempos de tembladera política y, al mismo tiempo, nos encontramos en la víspera de un acto de masas (la visita papal) en el que surgen elementos culturales muy metidos en nuestro ADN histórico.

Hoy conocemos la capacidad de la élite cusqueña para dotar a sus líderes de vida y mando después de la muerte. El bulto de un Inca (así llamaban los cronistas al cuerpo momificado) era reverenciado por la panaca y dos personas ?hombre y mujer? ubicadas arropando al Mallqui despachaban, cobraban tributos, hacían alianzas, recibían honores.

Y festejaban. Cuando había fiesta se “visitaban” acompañados de una ruidosa portátil. Así, Manco Cápac saludaba a Túpac Yupanqui o Pachacútec se regocijaba con Sinchi Roca. Cargar los bultos en procesión festiva representa una registro fuerte en la cosmovisión andina.

Ya se imaginarán el impacto que en nuestros antepasados indígenas tuvieron las procesiones cristianas o la emoción sincrética emanada  a la luz de la imagen de Cristo encontrándose con María o viendo al propio Taytacha Temblores recorrer a hombros las calles cusqueñas. Como un Mallqui.

Han pasado todos los siglos. Estamos en otro milenio pero la visita de Francisco I nos vuelve a ese escenario tan peculiar. El papa celebrará una misa en Huanchaco y hacia allá acuden las imágenes de la Inmaculada Virgen de la Puerta de Otuzco, la Virgen de la Candelaria del Socorro de Huanchaco, la Virgen de las Mercedes de Paita (Piura), asimismo de la Santísima Cruz de Chalpón de Motupe, el Divino Niño del Milagro de Eten (Lambayeque), la Virgen Dolorosa de Cajamarca y la Virgen de la Asunción de Cutervo.

Semejante despliegue se realizará recién acabado el año de Santa Rosa, cuando sus reliquias han estado recorriendo el Perú, que dicho sea de paso clasificó de milagro. Pero si la cosa va de reliquias es bueno saber que las osamentas de los mártires de Chimbote (y nuevos beatos para el Perú) Miguel Tomaszek, Zbigniew Strzakowski y Alessandro Dordi, serán trasladadas a la ciudad de Trujillo, en enero del próximo año, para participar de la solemne Eucaristía que presidirá el papa Francisco en la explanada de Huanchaco.

¿Cómo estaremos a mediados de enero? ¿Podremos todavía invocar la clemencia divina o se nos vendrá la tormenta política perfecta? Si es usted de los que piensa que semejante despliegue de imágenes y osamentas linda con la herejía… santo y bueno. De lo contrario, prepárese a pedir porque se viene un gran huaico político.


Etiquetas: , , , , , ,