toggle menu

Opinión


25 Marzo, 2015.

Sueldo mínimo: la injusticia de la igualdad

En vez de simplemente incrementarlo, ¡diferenciémoslo por sectores productivos o regiones!

Delia Muñoz

| Columnista

Desde el año 2012, el ingreso o salario mínimo legal ha sido de s/. 750 mensuales. A partir del 9 de abril, el Consejo Nacional de Trabajo pondrá el tema en debate, según el mandato constitucional que determina —en su Artículo 24— que el sueldo mínimo debe regularse con la participación de empleadores y trabajadores.

¿Pero este es el mejor momento para incrementarlo a nivel nacional? Adivino las respuestas técnicas, reivindicativas y políticas. Serán las mismas de siempre y como solución se buscará un punto medio que satisfaga en algo a todos; sin embargo, la informalidad seguirá allí, campante en un 60% y viendo divertida como no hacemos mayores cosas por revertirla.

Debemos dejar atrás la posición perfectamente técnica de un solo salario mínimo a nivel nacional. Planteemos su desarrollo de forma sectorial-productiva o por regiones geográficas. Cuando se determine quiénes lo utilizan como referente para establecer remuneraciones, podremos plantear dónde y quiénes la utilizan.

En mi opinión, contar con un ingreso mínimo diferenciado permitirá combatir la informalidad pues, al solo conformarnos con incrementarlo, lo que se logra es alejarnos todavía más del ingreso a planilla y, por ende, seguir fomentando el “cachueleo”. 


Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,