toggle menu

Opinión


2 Noviembre, 2015.

Soy alcalde y hago lo que quiero

¡Pero ni siquiera era alcalde!

Patricia Arévalo

| Columnista

El bypass de 28 de Julio otra vez está en el tapete a raíz de nuevas denuncias de IDL Reporteros, ICOMOS Perú —ente consultor de la UNESCO— y el Ministerio de Energía, así como del diario El Comercio.

El informe de IDL revela sobrecostos por cerca de 2,5 millones de soles y que las negociaciones con OAS para hacer el bypass —utilizando los fondos que estaban destinados al proyecto Río Verde— se hicieron meses antes de que Castañeda fuera alcalde. Esto es especialmente grave, pues además de que esas negociaciones beneficiaron a la cuestionada empresa constructora se tomaron decisiones importantísimas basadas solamente en la voluntad de quien ni siquiera era alcalde. Es más: es tan cuestionable la utilidad de la obra que a pesar de que el cruce lleva varios meses cerrado, el impacto de ese cierre no ha sido dramático para la ciudad.

A ello se suman las denuncias sobre la irregular demolición de patrimonio cultural y el riesgo en que se encuentran 32 predios de la zona declarados monumentales; así como del retiro de dos grifos sin autorización del MEM, que declaró la obra improcedente debido al riesgo de explosiones, pero el hecho ya estaba consumado.

Mientras tanto, el alcalde y sus voceros, fieles a su tradición, mudos. No hay que olvidar, sin embargo, que el que calla, otorga. 


Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,