Connect with us

Opinión

Show business

Publicado

el

¿Cuál es la función del premierato de Salvador del Solar?: un control de relaciones públicas al más alto nivel, con agenda caviar bajo el brazo, y la polarización del país.



El fin de semana me preguntaba una amiga periodista quién sería el premier y yo le contestaba: “Una medianía de su entorno moqueguano (por Vizcarra) o un caviar bien relacionado para que los medios no zafen”. Pues bien, ha sido lo segundo.

Salvador del Solar es el nuevo presidente del Consejo de Ministros y el segundo en el gobierno de Martín Vizcarra. Fue ministro de Cultura durante el fallido gobierno de PPK, pero su paso por esa cartera fue tan breve al renunciar por el indulto concedido a Alberto Fujimori que no se puede medir ni evaluar la calidad de su gestión administrativa en el Estado. De tal modo, sus capacidades para ocupar un cargo aún mayor como el de primer ministro son una incógnita, aunque en el Perú –como ya dije en un anterior artículo– el premierato no tenga mayor relevancia dado nuestro sistema constitucional.

La apuesta por Del Solar implica, en primer término, la captura del gobierno por parte de los caviares y su agenda “progresista”, esto es, una dictadura cultural de la corrección política en todos los ámbitos de la vida pública. Para ello contará con el apoyo solícito de, precisamente, las argollas “culturales”, “académicas”, “artísticas” y las ONG de la “sociedad civil” que el flamante premier colocará en puestos clave del aparato estatal (a través de “asesorías” y “consultorías”), para que le revienten cohetes al gobierno y callen cuando tengan que hacerlo.

Del Solar también significa el placet de las relaciones sociales –de coctelito en coctelito y de embajada en embajada–, que en Lima son tan importantes para hacer de esos focos de poder informal un aliado de la élite al gobierno (que ya se estaba perdiendo). Su misión también consiste en tener a los medios de prensa del cartel mediático alineados con Vizcarra, a través de las buenas relaciones personales que el nuevo premier tiene con los periodistas y opinólogos que hoy son casi todos de su misma línea (¿usted se imagina a Mávila Huertas, a Sol Careño, a Patricia del Río o a Jaime Chincha haciéndole una entrevista con rigor a Salvador del Solar, o a Rosa María Palacios o Álvarez Rodrich siendo duros en alguna columna de opinión cuando haya que serlo?).

Finalmente, a Salvador del Solar le corresponde seguir polarizando entre antifujimorismo y fujimorismo a fin de galvanizar a favor del gobierno la corriente antifujimorista que, visto está, rinde en las encuestas.

Bueno, ya le habrá quedado claro al lector cuál es la función del premierato de Salvador del Solar: un control de relaciones públicas al más alto nivel con agenda caviar bajo el brazo y polarización del país.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Ignorancia

Seguir leyendo

Opinión

#EXCLUSIVO: Un nuevo “planeta” en la constelación del chuponeo

Seguir leyendo

Opinión

China vs. EE. UU.: ¿adónde iremos a parar?

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: info@politico.pe

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo