toggle menu

Opinión


24 Diciembre, 2017.

Señor presidente, ¡las nuevas oportunidades implican mayor responsabilidad!

El fujimorismo podrá haberle hecho algún daño al país, pero todo el engaño y montaje escudado tras un sórdido antifujimorismo lo está haciendo picadillo.

¡Las nuevas oportunidades implican mayor responsabilidad. ¡Recuérdelo, señor presidente! ¡Ni un solo error más!

¡Un momento! ¿Error? ¿Solo se trató de un error? Permítame que me sonría.

Algunas reflexiones:

1.- El presidente envió un tuit apenas conocidos los resultados el jueves por la noche: “Mañana empieza un nuevo capítulo de nuestra historia: reconciliación y reconstrucción de nuestro país. Una sola fuerza, un solo Perú”.

¿Habrá PPK tomado conciencia  que esta victoria es frágil, que ha sido producto de una combinación  de jugadas en el complejo tablero político y que un paso en falso podría regresarlo a fojas cero? ¡No lo creo! Algunos piensan que ya termino esta crisis política, cuando es una simple tregua, un respiro hasta que empiece a salir nueva información de Brasil, que dicen será explosiva. ¡Esperemos que no la editen en su beneficio!

2.- Kenji y Nuevo Perú jugaron un rol estelar y lo saben, pero también conocen el costo y no salen fortalecidos. PPK por su lado quemó la última bala que tenía para dividir internamente al fujimorismo: la fórmula mágica non sancta para doblegar la fuerza arrolladora de la mayoría en el Congreso. Una vez producido el indulto —posiblemente con Alberto Fujimori de actor principal de la oposición— habrá una evidente recomposición de fuerzas políticas.

3.- El tema más desgastado y manoseado de estos últimos años, es sin duda, el indulto de Alberto Fujimori. El estrecho abrazo de Juan Sheput con Kenji,  luego de concluida la votación, en una demostración evidente de la alianza (traición para muchos) con el Gobierno, que agudiza su posición desafiante hacia Fuerza Popular. El mismo jueves circuló un acta de la Junta de Médicos a cargo de la evaluación del expresidente, en la que consta la recomendación del indulto humanitario. Ya se hablaba de su salida con ocasión de Navidad o la venida del Papa; sin embargo, ha habido tanto ruido durante demasiado tiempo que Kenji quiso asegurarse y estas oportunidades tan críticas en las que te conviertes en salvador son muy inusuales.

Su padre llamó personalmente a cada uno de los congresistas de FP para comprometer la abstención. ¿Toda una maquinaria en marcha sin nada a cambio? ¡Imposible! ¿Será el reciente traslado de Fujimori a la clínica la antesala del indulto? ¿Por mantenerse en el poder traicionará a sus aliados de la izquierda?

4.- ¡Una vergüenza Nuevo Perú! Abandonar el hemiciclo fue una actitud cobarde e irresponsable: una vez más le dieron la espalda al país y luego se llenan la boca de frases cliché de solidaridad popular. Son tan mercantilistas y vendidos como sus “supuestos enemigos”. Les va a costar trabajo inscribirse; debe haber muchos decepcionados de que sus contubernios con el Gobierno continúen.

5.- A PPK le está gustando el micro, el placer de sentirse escuchado por la nación. Parecía que a través de su último mensaje hubiera estado allanando el camino del indulto. Habló erga omnes de reflexión y reconsideración, de perdón y nuevas oportunidades.

También se refirió a la necesidad de introducir cambios,  para replantear la gobernabilidad del país: “El 2018 será un año políticamente distinto, recogiendo lecciones de la experiencia acumulada”. Habrá caído en cuenta de que el juego político, al que antes ninguneaba, es esencial para mantener al país expectante y esperanzado. Jamás tendrá la maestría y el verbo de Alan García pero estoy segura de que, en adelante, se apoyará más en operadores políticos, indistintamente de su trayectoria o credibilidad. Nefastos aliados como Cateriano, Rosa María Palacios o La República, para los que todo vale cuando se requiere un salvataje de  emergencia. Ese es el Gobierno que tenemos, presidido por un “banquero codicioso”, que ha logrado que muchos peruanos sigan cegados por el bailecito y la falsa esperanza: es el defensor de la “democracia exprés”.

6.-  PPK no solo generó pánico en nuestra desconcertada población respecto a un posible quiebre democrático —evocando turbias imágenes del 5 de abril— sino predijo una suerte de hecatombe en nuestra economía, orquestando una campañita en el exterior a través de sus amigos en Moodys y Washington Post para darle más credibilidad a sus aseveraciones.

Presidente, más me preocuparía de la convulsión interna, de las provocaciones de Gregorio Santos:  “Dirigentes quechuas y aymaras acuerdan marchar hacia Lima exigiendo ‘que se vayan todos y por un Pacto Popular Constituyente que permita fundar nuevo Estado Plurinacional. La marcha inicia el 17 de enero desde Puno, Cuzco y otras. El norte se pronunciará el 29 de diciembre”.

Más me preocuparía de una próxima salida de Antauro Humala. La pésima gestión de PPK les va a entregar el país en fuente de plata.

7.- Está confiado en que la industria extractiva le dará mayor dinamismo al país: Río Tinto solicita nuevas exploraciones para La Granja por US$32 millones; Frontera Energy reinicia exploración del Lote 92 en Loreto; la privatización de Michiquillay se realizará el 20 de febrero con 10 empresas precalificadas; Southern Períu está trabajando a todo vapor en la región para sacar el proyecto Tía María, etc. Que no se confíe tanto. Son pequeños dinamizadores, si se cristalizan, pero absolutamente insuficientes.

Una dramática foto en la portada del Comercio del sábado nos recuerda las dramáticas consecuencias del Niño Costero, hoy aún sin solución. Aunque, la verdad, ni siquiera tenemos que salir de Lima para ver el reflejo de la miseria.

El fujimorismo podrá haberle hecho algún daño al país, pero todo el engaño y montaje escudado tras un sórdido antifujimorismo lo está haciendo picadillo.


Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,