Menu

Lo último

Opinión de última hora

Amancae-Ttita, 24 de junio de 1930

Amancae-Ttita, 24 de junio de 1930

¿Cómo se celebró el Día del Indio hace 87 años?                       

LEER MÁS
¿Cómo se celebró el Día del Indio hace 87 años?                       
LEER MÁS

Amancae-Ttita, 24 de junio de 1930

¿Cómo se celebró el Día del Indio hace 87 años?                       

LEER MÁS

Hace 87 años se presentó en la pampa de Amancaes, con ocasión del Día del Indio, la leyenda coreográfica "Amancae-Ttica". La fiesta de San Juan organizada por la municipalidad del Rímac acogió esta representación escrita por el teniente primero Teodosio Cabada Porras, edecán de Augusto B. Leguía, quien había instaurado el 24 de junio como Día del Indio.

Un ejemplar del texto se encuentra en la Biblioteca Nacional del Perú: se trata de una obra brevísima cargada de mensajes propios de la naturaleza humana, algunos por aprender al día de hoy. Consta de tres actos, siendo el primero donde se presentan Kuis-Mancu, soberano del valle del Rímac, el curaca rival y ambicioso Paramanku, el guerrero Carampuna y la princesa Amancae-Ttica, “cuya belleza y dones en este y otros valles prendó los corazones”.

Paramanku ofreció la paz al rimense con la condición que le permitiera desposar a su hija. La negativa de este se fundamentó en que Amancae-Ttica se casaría con un bravo guerrero del valle. Y los temibles tambores de guerra comenzaron a sonar. Entre los bravos guerreros se encontraban los soberbios y frívolos hermanos Yunacc y Yana Soncco, quienes no carecían de riquezas y aspiraban al amor de la princesa pensando que sus tesoros la conquistarían. Sin embargo, la bella Amancae había decidido por el valiente pero pobre guerrero Carampuma, quien le había declarado: “Nada valgo, pobre es mi suelo, ningún tesoro puedo ofrendar, pero, princesa, grande es mi anhelo de hacerme digno de tu mirar […]”. Ella atinó a responderle: “[…] si esa es la causa de tu quebranto, canta triunfales himnos de amor […] lo cierto que te amo tanto como princesa jamás amó”.

En el segundo acto se preparaban para la batalla. Los hermanos Soncco pelearon entre ellos por demostrar quién de los dos merecía el amor de la princesa. Llevaron a las fuerzas del Rímac a una lucha fratricida que permitió a Paramanku sentarse en el trono de piedra de su rival. Conocida lección sobre la prevalencia de los intereses propios por sobre los de la comunidad. Algo muy peruano.

Los apresados Kuis-Mancu y Carampuma esperaron el amanecer para arder en la hoguera que prolongaría con su luz el día victorioso de sus enemigos. Sin embargo, ya en el acto III las danzas y cantos orgiásticos productos de la euforia y la embriaguez de los de Paramanku fueron interrumpidos ante la aparición de los hombres del Rímac, quienes sobre “una lona de amancaes, cubiertos de estas flores surgen de pronto […] Son los pescadores ribereños que Amancae-Ttica ha ido a buscar” para liberar a su padre y a su amado. Nótese la conexión con lo marítimo.

Estos hombres estaban dirigidos por un guerrero enmascarado. El triunfo se concretó. El “valeroso y magnífico” salvador se enfrentó cuerpo a cuerpo con el usurpador. Ambos se atravesaron con sus azagayas iniciando su viaje al infinito. Es en ese momento es que “el guerrero del Rímac se despoja de su máscara y de sus arreos floridos” apareciendo la dolida y preciosa figura de Amancae-Ttica, quien se dirigió tambaleando donde su ahora libre padre para caer a sus pies.

Sobreponiéndose al dolor e imbuido dentro de su investidura de curaca, Kuis-Mancu “ahoga su dolor de padre para celebrar el triunfo de su pueblo”.

Indulto: razón de Estado

Indulto: razón de Estado

Todo parece indicar que es inminente el indulto presidencial a Alberto Fujimori, quien lleva recluido once de los veinticinco años a los que fue condenado por los crímenes de Barrios Altos y La Cantuta, entre otros.

LEER MÁS
Todo parece indicar que es inminente el indulto presidencial a Alberto Fujimori, quien lleva recluido once de los veinticinco años a los que fue condenado por los crímenes de Barrios Altos y La Cantuta, entre otros.
LEER MÁS

Indulto: razón de Estado

Todo parece indicar que es inminente el indulto presidencial a Alberto Fujimori, quien lleva recluido once de los veinticinco años a los que fue condenado por los crímenes de Barrios Altos y La Cantuta, entre otros.

LEER MÁS

Todo parece indicar que es inminente el indulto presidencial a Alberto Fujimori, quien lleva recluido once de los veinticinco años a los que fue condenado por los crímenes de Barrios Altos y La Cantuta, entre otros. La decisión es de exclusiva responsabilidad del presidente de la república, pues se trata de una prerrogativa constitucional absoluta del jefe del Estado más allá de los procedimientos normativos reglamentarios con los que se ha tratado en los últimos años de delimitar su poder de gracia.

Así las cosas y dado lo controvertido de la medida tal como lo demuestran las encuestas, el presidente deberá responder solo ante su conciencia al momento de estampar su firma en el indulto. De hacerlo habrá que reconocerle al presidente Kuczynski el valor de su decisión política, pues estar en sus zapatos es difícil para cualquiera. Es evidente que la medida será celebrada y denostada, y habrá que poner en la balanza el peso de cada reacción.

Para el presidente es importante considerar que sus críticos más rabiosos estarán, como es obvio, entre los activistas y ONG de derechos humanos cuya telaraña mundial de presión es terrible. Sin embargo, después de que los principales capitostes de estas ONG en el Perú reconocieron que avalaron la candidatura presidencial del "capitán Carlos" en el 2011 a sabiendas de quién se trataba, su credibilidad y legitimidad están por el suelo. Esto significa que sus críticas y manifiestos contra la medida estarán signadas por el descrédito, el fariseísmo y la hipocresía. Y, en efecto, no deja de ser el mejor momento para el presidente tomar esa medida teniendo a sus principales opositores y críticos en su peor momento.

Resulta evidente que en el otro platillo de la balanza está más de la mayoría del país, que apoyará la medida por distintas razones, ya sea porque percibe que Alberto Fujimori ya pagó por sus delitos o simplemente por razones humanitarias. Más importante aún es que la mayoría absoluta que tiene Fuerza Popular en el Congreso tendrá necesariamente que bajar los decibeles del control político para no pasar por malagradecidos, lo que siempre es un muy mal negocio en la política. Y en eso parece que hay bastante consenso en los Pasos Perdidos.

En cuanto a los hermanos Fujimori, saldrán ganando a su padre. Políticamente, habrá que ver cómo se recompone el fujimorismo con la libertad del "líder histórico", pero me aventuro a asegurar que el liderazgo de Keiko Fujimori sobre su bancada quedará incólume, pues esta es hechura de ella, no de su papá. Con relación a la imagen de ambos hermanos frente a la opinión pública, Kenji quedará como el hijo que siempre estuvo batallando por la libertad de su padre (una suerte de papá de Ciro, cuyos afanes políticos posteriores a la tragedia tuvieron un estrepitoso fracaso), mientras que Keiko aparecerá como la estadista que cumplió su palabra de campaña electoral, a saber, no usar su inmenso poder político para liberarlo.

Cabe destacar que, desde que el presidente Kuczynski asumió su mandato el 28 de julio de 2016, el tema de la libertad de Alberto Fujimori nunca fue puesto en agenda por Fuerza Popular y que incluso la bancada mayoritaria votó contra una ley que pretendía favorecerlo con una prisión domiciliaria por ancianidad. Es decir, nadie podrá achacarle a Fuerza Popular ni a Keiko Fujimori arte ni parte en el indulto de Alberto Fujimori.

Finalmente solo cabe esperar, por el bien del país, que cuando se produzca la medida el presidente Kuczynski aproveche al máximo el respiro político que tendrá en el Congreso y en la calle, y que tome la iniciativa gubernamental para proporcionar a su mandato de la estabilidad necesaria para los próximos cuatro años.

Lima sigue en llamas

Lima sigue en llamas

Falta de fiscalización y esclavitud ante la incredulidad de muchos

LEER MÁS
Falta de fiscalización y esclavitud ante la incredulidad de muchos
LEER MÁS

Lima sigue en llamas

Falta de fiscalización y esclavitud ante la incredulidad de muchos

LEER MÁS

Esta vez no me refiero a la coyuntura actual, en la que PPK está perdiendo todas sus fichas en este juego de ajedrez llamado política, sino al devastador incendio que se viene produciendo en la galería Nicolini del emporio comercial Las Malvinas ubicada en el centro de Lima. Son varios los contenedores envueltos en llamas en un siniestro que se inició la noche del jueves.

La referida galería había sido clausurada en los pisos superiores; sin embargo, se siguió utilizando como almacén de diversos materiales sintéticos, los cuales por ser altamente inflamables constituían una bomba de tiempo. Aquí no se trata de una simple irresponsabilidad o desidia de parte de los propietarios de los contenedores, hay también un acto de deshumanización y salvajismo de parte de estos “señores”: no hay manera de entender cómo es posible que a los trabajadores que estaban dentro de los contenedores se les encerrara bajo llave —menores de edad incluidos para que efectuarán sus labores. Un acto de esclavitud que sale a la luz ante la incredulidad de muchos y que nos muestra la cruda realidad de nuestra sociedad.  

Una vez más se ha desnudado las falencias en materia de fiscalización que tiene la Municipalidad de Lima. ¿Acaso no existen mecanismos eficaces para impedir que una vez clausurado un local este no sea abierto hasta cumplir con los requerimientos mínimos para su funcionamiento? Y en el ámbito laboral, ¿qué pasa con los inspectores del Ministerio de Trabajo? Estamos hablando de personas y menores de edad laborando en condiciones infrahumanas y cuyas vidas corren peligro constante: no existe justificación alguna para permitir que se vulneren las normas básicas de humanidad en un país que se dice próspero y desarrollado.

Los dueños de estos locales que por su negligencia y falta de escrúpulos han originado este incendio deben tener la máxima sanción, no solo administrativa sino penal. Esto va más allá del incumplimiento de normas laborales; es la la exposición al peligro de menores de edad. No vaya a ser que esta sea solo la punta del iceberg que aglutina a estos centros de comercio ubicados en tierra de nadie, donde el cumplimiento de las leyes no llega y la explotación del hombre por el hombre es pan de todos los días.

Y mientras escribo esta columna esperando a que las autoridades reaccionen, Lima sigue en llamas…     

Reconstrucción política

Reconstrucción política

Urge que las fuerzas negocien para evitar que se consolide la desconfianza en la democracia misma.

LEER MÁS
Urge que las fuerzas negocien para evitar que se consolide la desconfianza en la democracia misma.
LEER MÁS

Reconstrucción política

Urge que las fuerzas negocien para evitar que se consolide la desconfianza en la democracia misma.

LEER MÁS

¿Dónde están los cientos de miles de peruanos que fueron afectados por los desastres naturales en el norte? Lo preguntamos hace algunas semanas porque lamentablemente se han tornado invisibles para la ciudadanía, que no sabe qué pasó con ellos y cómo pasamos en la solidaridad del primer momento de una sola fuerza al olvido: los hemos dejado a su suerte dos meses después sin que nadie reclame por los reflectores mediáticos ausentes.

Se ha hablado mucho de la reconstrucción con cambios, pero esta no puede ser solo de fierro y cemento sino de casas, hogares, escuelas, trabajos, cosechas, créditos, etc. etc. Una reconstrucción social humana junto a una reconstrucción moral de autoridades e instituciones que han perdido la confianza porque son ineficientes, corruptas o simplemente irresponsables o insensibles.

Todo esto forma parte de una agenda importante y esencial para los peruanos que también debería serlo para el fujimorismo y para el gobierno de PPK, en pugna incontrolable y permanente. En lugar de que el Congreso se dedique a jugar el bowling con los ministros de PPK y de que este permanezca a la defensiva maquinando como recuperar la iniciativa política para responder a los agravios, ambas fuerzas deberían unirse para hacer frente a las secuelas de la emergencia tan dolorosas para cientos de miles de peruanos que no por no estar en la atención mediática han dejado de existir.

Y no solo eso. El momento es más que delicado porque los conspiradores extremistas de un lado y del otro lo hacen propicio para las soluciones radicales, colocando a un gobierno que recién cumplirá un año en difícil situación. El fujimorismo puede estar usando mal su avasalladora mayoría parlamentaria pero también es cierto que el gobierno le sigue el juego avanzando de amenazas simples a amenazas dobles. Al activar el péndulo de la presunta vacancia y el presunto cierre del Congreso ingresamos a un juego de suma cero que de hecho podría llevarnos a una debacle nacional.

Imperativamente la reconstrucción también debe ser política. Lo deseable es que PPK empiece el diálogo y la negociación secundado por un gabinete de ancha base, desde el cual sus operadores implementen respuestas y negociaciones a partir de un acuerdo programático que el país exige a gritos para salir del hoyo, para atender a los damnificados que hoy son refugiados en su propio país y para lograr el avance en los objetivos que compartimos, especialmente bienestar y seguridad.

Competir desde el poder significa negociación y acuerdo, sin descuidar la lucha, el conflicto y el antagonismo. La política nos trae ambas dimensiones y la población vigila, observa y premia a quienes tienen la habilidad de lograr la suma positiva del consenso y no la permanente exacerbación del conflicto antagónico.

Está visto y oído que hacer política no es solo aplicar técnicas de manejo económico o de gobierno; es trabajar muy fino y negociar, ojalá desde sólidos y consistentes equipos de ambas fuerzas, para hacer realidad tantas promesas electorales que podrían quedarse en el camino llevando a la frustración a toda una nación y, lo que es peor, a la desconfianza en la democracia misma.

Pecadores

Pecadores

Si fuera por Lombardis, Becerriles, Morales y Reáteguis, a estas alturas ya estaríamos en guerra civil.

LEER MÁS
Si fuera por Lombardis, Becerriles, Morales y Reáteguis, a estas alturas ya estaríamos en guerra civil.
LEER MÁS

Pecadores

Si fuera por Lombardis, Becerriles, Morales y Reáteguis, a estas alturas ya estaríamos en guerra civil.

LEER MÁS

Justo gente como Guido Lombardi era lo que necesitaba el país en estos momentos... ¡francamente! En medio de una severa crisis con el fujimorismo, al congresista oficialista —a quien por lo demás casi ni se le escucha en el hemiciclo— no se le ocurrió mejor idea que echar gasolina a la hoguera y en actitud abiertamente confrontacional afirmó al más puro estilo talibán: “Habrá que confrontar a los abusadores, que son mayoría en el Congreso. Puede caer el gabinete entero y nombraremos un nuevo gabinete en el que esté incluido Alfredo Thorne, en algún ministerio o tal vez en el premierato, para que lo censuren de nuevo, a ver si se atreven estos ganapanes a perder su quincena”.

No me queda duda de que si fuera por los Lombardis, Becerriles y Morales (que insultó a las mujeres llamándolas “chismosas” y “mentirosas”) ya estaríamos en guerra civil o a punto de declararle la guerra a Paraguay… por límites marinos.

Y, para remate, Rolando Reátegui (FP) se presenta en el Congreso con evidentes signos de ebriedad.

Nos encontramos, pues, frente a parlamentarios que merecen todo nuestro rechazo por sus reprobables conductas y desafortunadas declaraciones. Sin embargo, también hay que destacar a los congresistas de diferentes bancadas que vienen cumpliendo sus funciones de manera correcta y apropiada como Alberto de Belaunde y Gilbert Violeta (PPK), Marisa Glave e Indira Huilca (FA), Rosa Bartra y Miki Torres (FP), Jorge del Castillo (APRA) y Richard Acuña (APP), entre otros, quienes (más allá de cualquier diferencia política y sin tantos reflectores, cámaras o altisonantes intervenciones) cumplen sus roles legislativos y fiscalizadores como corresponde.

No todo es malo en el Congreso. Debemos criticar lo malo y reconocer lo bueno. La objetividad ante todo.

 
 

Contenidos relacionados

Amancae-Ttita, 24 de junio de 1930

¿Cómo se celebró el Día del Indio hace 87 años?                       

POR: Michel Laguerre Kleimann

Indulto: razón de Estado

Todo parece indicar que es inminente el indulto presidencial a Alberto Fujimori, quien lleva recluido once de los veinticinco años a los que fue condenado por los crímenes de Barrios Altos y La Cantuta, entre otros.

POR: Ricardo Vásquez Kunze

Lima sigue en llamas

Falta de fiscalización y esclavitud ante la incredulidad de muchos

POR: Germán Jiménez Borra

Reconstrucción política

Urge que las fuerzas negocien para evitar que se consolide la desconfianza en la democracia misma.

POR: María del Pilar Tello

Pecadores

Si fuera por Lombardis, Becerriles, Morales y Reáteguis, a estas alturas ya estaríamos en guerra civil.

POR: Ricardo León Dueñas

 

Las más compartidas

Indulto: razón de Estado

Todo parece indicar que es inminente el indulto presidencial a Alberto Fujimori, quien lleva recluido once de los veinticinco años a los que fue condenado por los crímenes de Barrios Altos y La Cantuta, entre otros.

POR: Ricardo Vásquez Kunze

PPK, divide y vencerás

Es el camino intermedio para sortear el asedio fujimorista.

POR: Paolo Benza

Saber matar

El Congreso debería devolverle la pelota al Ejecutivo, presionándolo para que asuma toda su responsabilidad. ¿Cuánto puede durar un ministro en esas condiciones?

POR: Ricardo Vásquez Kunze

Gobierno hasta las patas

Ni un mínimo manejo político del jefe del Estado ni del ministro de Economía es lo que dejan patente sus actuaciones de hoy.

POR: Ricardo Vásquez Kunze

"El obstruccionismo"

¿Es este un Parlamento que no deja trabajar a los ministros? Revisemos las cifras.

POR: Ricardo León Dueñas