Menu

Lo último

Opinión de última hora

Grave error del gobierno

Grave error del gobierno

Pensar que podrían darse el lujo de seguir sin tomar acción y simular que acá no pasa nada. 

LEER MÁS
Pensar que podrían darse el lujo de seguir sin tomar acción y simular que acá no pasa nada. 
LEER MÁS

Grave error del gobierno

Pensar que podrían darse el lujo de seguir sin tomar acción y simular que acá no pasa nada. 

LEER MÁS

¿Se acuerdan de las escenas finales del naufragio del Titanic? ¿Cuando de verdad ya no hay duda y todo se está hundiendo mientras la orquesta sigue tocando impecable? A veces pienso que cuando el iceberg Odebrecht haya quebrado la línea de navegación de la nave y la institucionalidad colapse… nuestro Ejecutivo de luxe nos dará una impresión semejante: la de banda musical ajena a la dimensión del drama que vivíamos.

En este mundo de la bendita posverdad, donde una percepción es más importante que la realidad misma, seis de cada diez peruanos no confía en el rol que pueda desempeñar el gobierno en la lucha contra la corrupción desatada a raíz de los casos Odebrecht y Lava Jato. Peor todavía: al momento de escudriñar las motivaciones de las iniciativas gubernamentales vinculadas a Lava Jato, la misma encuesta de Ipsos revela que un mayoritario 48% piensa que la motivación del gobierno pasa por encubrir a ciertos personajes.

Estamos ante una de esas situaciones estelares que uno sabe bien dónde empiezan pero no adónde conducen; una situación singular en la que es urgente revisar el libreto. Ha cometido un error grave quien en el gobierno haya pensado que podían darse el lujo de seguir haciéndose los suecos ante la corrupción, si persisten en no tomar acción y pretenden seguir simulando que acá no pasa nada.

La comparación con otros países —donde ya hay detenidos— contrasta con la quietud de las entidades tutelares y nada hace tanto daño como la incapacidad del Ejecutivo para manejar la crisis de desobediencia civil que se abrió con ese símbolo de la corrupción llamado peaje.

Y si alguien piensa que quitando el peaje se acabó el problema... se equivoca también. Qué bueno sería poder decir que muerto el perro se acabó la rabia. No. Volverán a marchar y esta vez por la libertad de sus detenidos.

Normalmente, cuando un gobierno satisface las concesiones que el pueblo clama en la calle (quitar el peaje, por ejemplo) suele fortalecer su liderazgo. Pero es tan negativo el perfil conjunto de nuestro Ejecutivo que tras realizar semejante concesión no hace sino verse más debilitado todavía.

Y es que de un momento a otro el principal problema del Perú dejó de ser la seguridad, campo en el que el gobierno sigue al debe. De pronto,  el principal problema del Perú es la corrupción y en ese rubro… el gobierno no ha logrado convencer a nadie.

Buscando al subcomandante Marcos

Buscando al subcomandante Marcos

México: han pasado veintitrés calendarios del levantamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

LEER MÁS
México: han pasado veintitrés calendarios del levantamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional.
LEER MÁS

Buscando al subcomandante Marcos

México: han pasado veintitrés calendarios del levantamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

LEER MÁS

Se han cumplido veintitrés calendarios del levantamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN, formado de lo que quedó del FNL de los setentas). Aunque ya venían operando en Chiapas desde los ochenta, el Gobierno Nacional no les dio importancia hasta que sorprendieron al México oficial.

Al comienzo se pensaba que era una nueva operación del foquismo cubano pero, en realidad, se trataba de algo completamente distinto. Su inspiración política es el zapatismo ("La tierra es de quien la trabaja", comunalismo de inspiración anarquista), el marxismo y el socialismo libertario: sociedad no-jerárquica, no-burocrática, sin Estado y sin propiedad privada en los medios de producción, que se opone a todas las formas coercitivas promoviendo la libre asociación democracia directa como el municipalismo libertario, asambleas ciudadanas, sindicatos y consejos obreros- en lugar de un Gobierno.

La primera acción revolucionaria se dio el 1 de enero de 1994, cuando un grupo de indígenas armados intentaron ocupar siete municipios el mismo día que entraba en vigor el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, durante el gobierno de Carlos Salinas de Gortari —a quien acusaban de fraude electoral—. Su objetivo inmediato era el derrocamiento del presidente elegido y el establecimiento de una democracia participativa.

Los objetivos de largo plazo se establecieron en sendas declaraciones de la Selva Lacandona. Ejemplo: "Lucha por trabajo, tierra, techo, alimentación, salud, educación, independencia, libertad, democracia, justicia y paz [...] Lograr el cumplimiento de estas demandas básicas de nuestro pueblo formando un gobierno de nuestro país libre y democrático."

El gobierno reaccionó con la típica acción antisubversiva aplicada en el mundo: bombardeos, represión, tortura y utilización de grupos paramilitares. Los del EZLN fueron más inteligentes en el manejo de su imagen, relaciones públicas y tácticas. Se embarcaron en una presencia masiva en los medios nacionales (diario La Jornada) e internacionales (apoyo y visita de estrellas de Hollywood como Sean Penn y Oliver Stone o la viuda de François Mitterrand con repercusión en los medios), utilización masiva de Internet, etc. Además, desde el inicio nunca se presentaron como la típica guerrilla comunista dura y desconectada con la gente (no causaría empatía).

La utilización del pasamontañas les otorgaba una imagen enigmática que impactaba en el imaginario popular mexicano, muy dado a recordar figuras históricas y hechos concretos por medio de simbología. Se crea un nuevo mito en el imaginario popular para el cual se escriben rancheras, corridos, se hacen artesanías y piñatas.

Tras la represión militar recibida, se emprendió la actividad política. Para ello se nombra al "Comité Clandestino Revolucionario Indígena"-Comandancia General (CCRI-CG) del EZLN, compuesto por veintitrés comandantes (prácticamente todos indígenas chiapanecos, con fuerte presencia de mujeres) y un subcomandante (Marcos, quien luego cambiará su alias por Galeano, y que actúa básicamente como un portavoz). 

Continuará...

Cultura lenta

Cultura lenta

Ministerio de Cultura: que no nos sorprenda que pronto haya quienes propongan regresarlo a la condición de instituto.

LEER MÁS
Ministerio de Cultura: que no nos sorprenda que pronto haya quienes propongan regresarlo a la condición de instituto.
LEER MÁS

Cultura lenta

Ministerio de Cultura: que no nos sorprenda que pronto haya quienes propongan regresarlo a la condición de instituto.

LEER MÁS

La verdad es que hay cosas que no se terminan de entender en el país. O están muy mal comunicadas o forman parte de una gobernabilidad mal entendida, tal vez de una dejadez institucional, de una indiferencia del gobierno...  o quizás se trate de simple ineptitud.

El hecho es que ya han pasado siete meses de gobierno y no se ha nombrado hasta ahora al director de la Biblioteca Nacional, algo tan elemental en cualquier país o para cualquier gestión cultural. Tampoco se sabe del nombramiento de un nuevo directorio necesario para activar de manera definitiva a TV Perú. Y aunque el canal es un organismo autónomo, no ha nombrado al nuevo director (gerente) de Radio Nacional. Lo mismo ocurre con las decisiones sobre el Museo Nacional, el mismo que a su vez ha sido anunciado para el Bicentenario. Hasta suena absurdo, pero es la realidad.

Ya son dos las gestiones que han pasado y el tema no parece preocupar mayormente al gobierno. Curiosamente esto se da en la gestión de un presidente sensible al desarrollo de la ciencia, la literatura, la música y las artes en general.

Y es que el Ministerio de Cultura parece ser un espacio de tiempo lento. La canalización concreta, por ejemplo, de esfuerzos para la democratización de la lectura de amplia envergadura, de iniciativas legislativas y/o tributarias para el desarrollo de la industria cultural en general, o para el desarrollo de una comunicación cultural tanto a nivel nacional como para el extranjero, parecen estar alejadas de la percepción pública, más allá del discurso público.

Tal vez la traba venga de más arriba, es decir de Zavala o del propio PPK; tal vez el problema esté en la lógica empleada para escoger a los ministros; tal vez haya otras razones, pero el hecho es que así están las cosas. Y que no nos sorprenda que pronto aparezcan quienes a partir de los resultados propongan regresar al sector a la condición de instituto, que digan que en realidad no es necesario un Ministerio de Cultura, al decir de los resultados. Eso sería un retroceso para todos. Ojalá se pongan las pilas.

Género ideológico

Género ideológico

Lo cierto es que la naturaleza, entendida como un conjunto de leyes físicas o biológicas, no hace a todos los hombres iguales ni, mucho menos, los dota de ningún derecho inalienable.

LEER MÁS
Lo cierto es que la naturaleza, entendida como un conjunto de leyes físicas o biológicas, no hace a todos los hombres iguales ni, mucho menos, los dota de ningún derecho inalienable.
LEER MÁS

Género ideológico

Lo cierto es que la naturaleza, entendida como un conjunto de leyes físicas o biológicas, no hace a todos los hombres iguales ni, mucho menos, los dota de ningún derecho inalienable.

LEER MÁS

A raíz del fallo judicial que ordena al RENIEC el reconocimiento y la inscripción de un matrimonio homosexual celebrado con todas las de la ley en los Estados Unidos Mexicanos, se ha desatado una interesante polémica a la que me sumo. Siempre es estimulante leer a personas inteligentes y con argumentos, como por ejemplo a mi dilecta amiga Patricia del Río quien, en su columna de El Comercio titulada Pero Se Mueve, afirma que “Verdades firmes como una roca se han ido desmoronando y acá seguimos”.

Patricia se refiere a los innumerables axiomas históricos que se daban por sentados pero que hoy ya no, pudiéndose inferir de ello que determinadas concepciones del mundo han dado paso a otras como la que ella defiende, a saber, que la igualdad es la piedra angular de la justificación del matrimonio entre las personas del mismo sexo.

En efecto, así es: la igualdad es la madre de la criatura.

Dicho esto, no es menos importante recalcar que la igualdad es, para todos los efectos y como es bien sabido, un axioma ideológico que data de la modernidad de la Revolución Francesa, por lo que todo aquello que se derive de ese axioma será también ideológico y, por lo tanto, opinable como cualquier ideología. De ahí que las proposiciones de lo que se ha dado en llamar "igualdad de género", por ejemplo, sean fundamentalmente ideológicas.

Cuando la Declaración Universal de los Derechos Humanos afirma que "todos los hombres nacen libre e iguales en derechos" no está haciendo más que una proposición ideológica que, para que se haga efectiva en la realidad el mundo, debe plantearse en normas jurídicas.

No es pues, como se suele decir, una "verdad evidente" aquella que, por ejemplo, afirman los Padres Fundadores de los Estados Unidos en la Declaración de Independencia (base para otras muchas constituciones e instrumentos de derecho internacional): "Que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre éstos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad".

Lo cierto es que la naturaleza, entendida como un conjunto de leyes físicas y biológicas, no hace a todos los hombres iguales ni, mucho menos, los dota de ningún derecho inalienable, pues es un imposible lógico (Hans Kelsen diría que es una superchería) que la naturaleza legisle como un cuerpo jurídico validado para ese efecto. Ello, simplemente, es un absurdo porque las leyes de la naturaleza se expresan bajo un enunciado distinto a las del derecho. En efecto, mientras que las primeras describen cómo son los hechos y sus relaciones, el derecho propone cómo debería ser la conducta humana y su relación con los hechos. De ahí que, de una ley natural jamás se podría deducir una ley jurídica.

No es, entonces, ideológica la proposición de la ley natural que describe que probablemente el pez gordo se come al chico; o que los más aptos sobreviven en la lucha por la existencia; o que los especímenes más fuertes de una especie avasallan a los más débiles. Lo ideológico es proponer lo contrario. Ese es el punto.

Así pues, lo que nunca hay que dar por sentado es que la igualdad es un principio de la naturaleza o que la podemos deducir de ella. Si partimos de esa premisa fundamental, podemos o no estar de acuerdo en sus consecuencias (como la del matrimonio homosexual, por ejemplo, o la "igualdad de género") pero no afirmarla como una "verdad evidente", tal cual suelen hacerlo muchos fanáticos y prejuiciosos.

Siguiendo a Patricia, la igualdad también podría ser en el futuro una de esas "verdades" firmes como una roca que se pueden ir desmoronando sin que ningún rayo de algún Dios maldito nos termine de pulverizar. Después de todo, la historia es ancha y ajena.

Ugarteche y Aroche: siete consideraciones

Ugarteche y Aroche: siete consideraciones

¡Un poco de coherencia, por favor!

LEER MÁS
¡Un poco de coherencia, por favor!
LEER MÁS

Ugarteche y Aroche: siete consideraciones

¡Un poco de coherencia, por favor!

LEER MÁS

Hace unos meses,  SUNARP autorizó la inscripción de un inmueble a favor de una pareja gay casada en Bélgica, considerando que los matrimonios entre personas del mismo sexo son permitidos en ese país. ¿El reconocimiento de esta  “sociedad conyugal” y sus derechos patrimoniales no sería acaso la comprobación de la validez de esa unión? Efectivamente, lo es.

No caben reconocimientos parciales y, en todo caso, ahora se ha generado una situación ambigua.

RENIEC se negó a inscribir el matrimonio de Ugarteche con  Aroche sobre la base de que el artículo 234 del Código Civil solo reconoce su validez si ha sido contraído entre un hombre y una mujer y no personas del mismo sexo. Y el Séptimo Juzgado Constitucional de Lima, contradiciendo esta disposición, ordenó a RENIEC la inscripción y pleno reconocimiento del matrimonio fundándose en el derecho constitucional a la no discriminación.

Algunas reflexiones:

1. Estoy absolutamente de acuerdo con el matrimonio entre parejas del mismo sexo y con que tengan la posibilidad de formar una familia. Vivimos en una sociedad plural; cada vez es más estrecho el espacio para timoratos y religiosos llenos de culpas. Sin embargo, debemos hacer las cosas correctamente.

2. El matrimonio es una institución jurídica regulada por ley, no un derecho fundamental. Simplemente, hay que modificar el Código Civil para que pueda efectuarse un matrimonio entre personas del mismo sexo en el Perú y para que aquellos realizados en el extranjero puedan inscribirse.

3. La bondad de la resolución judicial expedida por el Séptimo Juzgado Constitucional es el copioso sustento doctrinario de la supuesta inconstitucionalidad del artículo 234 del Código Civil. Sienta bases sólidas para un cambio legislativo inmediato, atendiendo el reclamo de los muchísimos peruanos que con justicia— merecen un escenario de apertura e igualdad.   

4. Una sentencia judicial no puede modificar la Ley. Hace unos días escuche a una líder de opinión expresar con contundencia: "Si la sentencia de un juez no es la Ley, ¿qué es la Ley?” La ignorancia es atrevida hasta en aquellos que se denominan expertos. Corresponde al Poder Legislativo esa potestad.

5. Frases como “triunfó el amor” y “finalmente pueden ser felices” son absolutamente cliché. Este no es un problema afectivo sino jurídico que es imperativo resolver.

6. En nuestro país la jurisprudencia es obligatoria solo por excepción. Debería existir coherencia entre los fallos de los organismos de la administración pública.

7. RENIEC tiene la facultad y hasta la obligación de apelar. En este caso, un registro constitutivo de derechos sería contrario a Ley... ¿o acaso tenemos una legislación tan elástica?

 
 

Contenidos relacionados

Grave error del gobierno

Pensar que podrían darse el lujo de seguir sin tomar acción y simular que acá no pasa nada. 

POR: Efraín Trelles

Buscando al subcomandante Marcos

México: han pasado veintitrés calendarios del levantamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

POR: Miguel Santillana

Cultura lenta

Ministerio de Cultura: que no nos sorprenda que pronto haya quienes propongan regresarlo a la condición de instituto.

POR: Manuel Escorza Hoyle

Género ideológico

Lo cierto es que la naturaleza, entendida como un conjunto de leyes físicas o biológicas, no hace a todos los hombres iguales ni, mucho menos, los dota de ningún derecho inalienable.

POR: Ricardo Vásquez Kunze

 

Las más compartidas

Lava Jato: "¡Que investiguen al fujimorismo!"

La agenda periodística local está claramente politizada, tal como lo demuestra la rápida evolución del caso Lava Jato/Odebrecht.

POR: Ricardo Vásquez Kunze

Informe Kroll: tapadera y cuchipanda

Por algo, Javier Diez Canseco y la Comisión de Investigación de Delitos Financieros escudriñaron los contratos suscritos en la época de Fujimori sin haber podido formular cargos consistentes.

POR: Efraín Trelles

Caviares contra provincianos

Comisión Lava Jato pone al fresco divisiones de la izquierda: ¿quién conecta mejor con las grandes mayorías populares?

POR: Ricardo Vásquez Kunze

Reaccione, señor presidente

Los peruanos queremos una actitud firme ante la corrupción en general, no ante Odebrecht en particular.

POR: Efraín Trelles

Género ideológico

Lo cierto es que la naturaleza, entendida como un conjunto de leyes físicas o biológicas, no hace a todos los hombres iguales ni, mucho menos, los dota de ningún derecho inalienable.

POR: Ricardo Vásquez Kunze