toggle menu

Opinión


23 Diciembre, 2017.

¡Salvado por el fujimorismo!

Sigue siendo presidente pero todo ha cambiado. Un Fujimori que sale después de llamar a los diez congresistas que salvaron a PPK no sale a disfrutar el retiro.

Efraín Trelles

| Columnista

Vaya jornada la que nos ha tocado vivir en el contexto de la frustrada vacancia presidencial. Pasados los efluvios del voto nocturno, aquietadas las celebraciones y sofocados los lamentos, queda claro que desafiamos toda lógica. La historia dirá que una noche de diciembre el fujimorismo salvó al país del fujimorismo y consolidó la libertad de Alberto Fujimori. 

Creo que, salvo Kenji Gerardo y quienes deseamos ver cuanto antes en libertad a Alberto Fujimori (cerca de siete de cada diez peruanos), no hay ganadores netos en esta coyuntura y sí encontramos varios perdedores. Propongo una revisión a vuelapluma.

El presidente Pedro Pablo terminó bailando en un pie. Pero la verdad es que salvó la noche. Otra cosa es salvar la presidencia: tremendo problemita que empezaremos a vivir dese el lunes. Cada quien puede citar a la prensa extranjera como le parezca. A mí del duro editorial del Washington Post me impacta el segmento en el que afirma que  el presidente peruano “no ha demostrado ser culpable de ningún mal, aparte de engañar al público”.

“Aparte de engañar al público”. Ese es el diagnóstico internacional. Con eso das tu bailecito, pasas la Navidad pero no sé cómo harás para mandar a partir del lunes.

Keiko Sofía mantuvo un silencio elocuente, y vio cómo el hermano y un puñado de partidarios le arrebataban el triunfo. El que de por medio haya estado la libertad del padre explica su silencio, que ella sabrá administrar. Pero perdió. Perdió ante el padre, ante el hermano. Eso sí: sigue controlando el partido y, una vez liberado su padre, deberá afrontar las consecuencias de un liderazgo erosionado. Le ha llegado a ella la hora de hacer cuentas y considerar la posibilidad de apartarse de su entorno más íntimo, el que la ha llevado a una confrontación para la cual le faltó músculo en la hora final.

Ella siempre tendrá al hermano; siempre tendrá al padre. Pero desde hoy la lucha por la candidatura presidencial fujimorista el 2021 es un libro abierto, pues Kenji Gerardo —el hombre araña de la política nacional— ha quedado plenamente empoderado.

¿El resto? Chamuscados con o sin vacancia han quedado congresistas como Becerril, Salaverry, Bartra o Letona, que empuñaron la daga de la confrontación sin éxito. Pero no menos maltrecha queda la figura de tanto congresista oficialista defendiendo las trapacerías presidenciales sin rubor y con el mismo perfil que lucían cuando defendían a Toledo o a Humala.

Dicen que se ha salvado la democracia. A lo mejor. Pero se ha consagrado la cutra y se ha condonado el engaño. A punta de razón de Estado, imagino. Mas un Fujimori que sale después de llamar a los diez congresistas que salvaron a PPK no sale a disfrutar el retiro. En ese sentido… tendremos un nuevo garante. Somos del mamey.


Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,