toggle menu

Opinión


30 Enero, 2018.

Salud pública al garete

Diecinueve niños muertos por varicela en lo que va del año y ausencia total de vacunas en hospitales del Estado demuestran abandono de la salud para los más pobres.

El recién estrenado ministro de Salud, Abel Salinas, tuvo que salir hoy al frente de las críticas de la prensa y especialistas que le reclaman una solución a las muertes de niños por varicela. En lo que va de año —es decir solo durante el mes de enero— ya son diecinueve los infantes fallecidos.  El año 2017 fueron dieciséis los infantes que murieron por esa enfermedad, por lo que la muerte de diecinueve en solo un mes definitivamente llama a alarma.

El ministro ha anunciado que en abril la vacuna contra la varicela será obligatoria y los infantes serán vacunados a través del Sistema Nacional de Inmunización, es decir, el Estado vacunará gratuitamente en todos sus hospitales a los niños a partir de un año de edad. El hecho es que en la actualidad no hay vacunas disponibles en el sector público y los más pobres tienen que comprar la vacuna en el privado (con lo que eso significa para su economía), pero sobre todo para la salud y la vida de sus hijos. No se entiende el cómo y el porqué la varicela no se encuentra contemplada en el esquema nacional de inmunizaciones si, según  la estadística, ¡el año pasado los casos llegaron a 7799!

El ministro es nuevo, es cierto, por lo que no se le puede responsabilizar por la negligencia del Estado de que la vacuna contra ese letal virus para los niños no esté disponible en los hospitales públicos. Pero la opinión pública —y sobre todo los padres de los niños fallecidos— se merece una explicación de la razón por la cual el Estado los abandonó a su suerte dejando fuera del Sistema Nacional de Inmunización la vacuna contra la varicela. Mientras, habrá que esperar a que llegue el primer lote con las cien mil que salvarán a muchos.


Etiquetas: , , , , , , , , ,