toggle menu

Opinión


29 Junio, 2018.

Rivalidades más allá del fútbol (segunda parte)

Este es un Mundial en el que los equipos chicos ya no juegan como chicos; se agrandan ante los grandes y de allí algunos resultados.

Finalizamos el artículo anterior reseñando el spot chileno que aparentemente evidencia cierta rivalidad deportiva entre el vecino país y Perú. Si no, no se entendería esa publicidad. Seguramente hubiese sido de lo más interesante un encuentro entre ambos países en el Mundial, pero hablar de eso no sería real: sería una fantasía, casi un absurdo, en realidad un imposible. ¿La razón? Chile no clasificó.

Los jugadores del sur no lo lograron. De su equipo inicial el único que llegó a Rusia fue Sampaoli, y lo hizo con otra selección. Y es que el fútbol es así: puede generar grandes alegrías y pasiones, pero también enormes desilusiones o frustraciones. Felizmente, como lo sugiere el mencionado spot, aunque Chile no participe pueden mirar el Mundial por Internet. Seguramente la alta definición también hará lo suyo.

Más allá de estas anécdotas (propias del fútbol y de la emoción del Mundial), el certamen está de lo más interesante por sus resultados. Está terminando la primera etapa y con varias sorpresas. Y es que es un Mundial en el que los equipos chicos ya no juegan como chicos; se agrandan ante los grandes, y de allí algunos resultados. Muchos de los partidos se han definido en los últimos minutos. Fue el caso de España que clasificó a las justas y en el tiempo suplementario.

México fue toda una sorpresa. Jugó además rápido y con buen toque. Pasó perdiendo ante un Suecia que se plantó muy bien en la cancha. Fue impresionante ver cómo las tribunas mexicanas desde otro estadio festejaban los goles de Corea del Sur mientras se jugaba el México-Suecia. Seguían el otro partido de estadio a estadio mientras veían en vivo a su selección. El fútbol global. ¿Equipos consistentes? Alemania increíblemente perdió dos partidos y quedó fuera. Uruguay muy probablemente se irá asentando.

Perú jugó bien en la ronda en la que jugó y está claro que está viviendo una transformación. El equipo sigue de menos a más y se encuentra en plena evolución. Hacía décadas que no se apreciaba esa recuperación. Es casi otro Perú, más moderno, con mejor toque, mejor estrategia, también más aguerrido, con más ritmo y con más seguridad. Mueven la bola más rápido, por momentos casi de memoria.

Han asistido aproximadamente unos 60 000 peruanos a Rusia con un movimiento aproximado de 500 millones de dólares. Pero todavía le falta a la delantera peruana y, sobre todo, a las definiciones. Todo indica que el equipo peruano seguirá mejorando. Ha habido un muy buen trabajo de renovación en la defensa; habrá que hacer eso ahora con la parte ofensiva.

Así como va el Mundial no se puede saber del todo quiénes llegarán a la final. Todavía falta un mes de fútbol en el que el mundo girará en torno a una pelota. Veremos cómo transcurre esta fiesta en la próxima entrega de este artículo.


Etiquetas: , , , , , , ,