toggle menu

Opinión


11 Octubre, 2017.

Repechaje: cuatro reflexiones

La selección peruana nos ha demostrado que el trabajo duro, la disciplina, el esfuerzo y la unidad pueden dar frutos, y todo eso trasciende al fútbol.

Alonso Mujica

| Columnista invitado

UNO. No siento vergüenza ni me rasgo las vestiduras, a diferencia de muchos analistas de Twitter y Facebook, por los últimos minutos del partido de ayer. Es muy fácil ser director técnico desde la comodidad de tu casa mientras este equipo de fútbol carga la presión de treinta y seis años sin mundiales: el de ayer fue un partido excesivamente tenso pues un solo error podía dejarnos fuera del Mundial. Los últimos minutos fueron para calmar las aguas después de la montaña rusa vivida durante todo el partido y, bueno, se logró el repechaje.Hay que ser prácticos.

DOS. Este equipo no da una pelota por perdida y lo demostró Aldo Corzo en la jugada que generó la falta del tiro libre. Hubo bastante viveza y coraje en buscar la jugada dividida qué pudiese generar algún chance de tiro libre, y eso fue lo que sucedió. De la movida avezada de Corzo surgió la oportunidad que Guerrero convirtió en gol de empate.

TRES. Independiente de las bromas futboleras que ayer hubo por millones contra el vecino país del sur, hay que reconocer que se trata de la mejor generación de futbolistas chilenos de la historia. Súper talentosos todos en un gran equipo. Quizás algunas de sus actitudes dejaron mucho que desear (como las pintas en el camerino del Estadio Nacional de Lima) pero sería una mezquindad no reconocer la calidad futbolística. La nota curiosa es que se quedaron fuera por diferencia de goles contra Perú, situación inversa a la de 1997.

CUATRO. Esta selección nos ha reavivado la fe, la convicción de que el trabajo duro da frutos y de que los peruanos pueden dejar lado las diferencias para unirse por una sola causa. Que no quede en el fútbol; ese espíritu debe regirnos para todo. Dejémonos de divisionismos y polarizaciones fanáticas, ya estuvo bueno de dar pelota a actitudes que utilizan políticamente desde la camiseta de la selección hasta la muerte de un talentoso artista.

Hace unos meses solo algunos tenían fe en el equipo peruano. Sin embargo, este supo batallar la adversidad y dejar atrás una serie de fantasmas: ganó de visitante, en altura, le dio vuelta a situaciones adversas, sacó valiosos puntos en escenarios complicados, eliminó la necesidad de “fantásticos” y se concentró en el equipo. Nos han demostrado que el trabajo duro, la disciplina, el esfuerzo y la unidad pueden dar frutos, y todo eso trasciende al fútbol. Se trata de un legado que nos dejan como sociedad, independientemente de si vamos o no a Rusia.

Como peruano, espero y tengo convicción de que este equipo nos llevará al Mundial. El Perú necesita esa alegría y francamente se la merece. ¡Arriba!


Etiquetas: , , , , , , , ,