toggle menu

Opinión


6 Diciembre, 2018.

Rascando la olla

A algún iluminado se le ocurrió que como la venta de vehículos nuevos iba en aumento se iba a recaudar más ISC para las arcas del erario nacional. Bueno, se equivocó y largamente.

César Candela

| Columnista invitado

Todavía recuerdo a mi abuela cuando en su casa acostumbraba rascar la olla” para obtener el conocido “concolón” (arroz tostado que queda pegado en el fondo de la olla) para poder repetir el plato.

En los últimos meses, el Poder Ejecutivo está aplicando la misma técnica que usaba mi abuela: rascar la olla”. El problema es que, en este caso, la olla son los empresarios. Basta ver algunos casos, como el de la imposición del Impuesto Selectivo al Consumo –ISC– a los vehículos nuevos.

En mi opinión, en esta oportunidad se les pasó la mano. A algún iluminado se le ocurrió que, como la venta de vehículos nuevos iba en aumento, se iba a recaudar más ISC para las arcas del erario nacional. Bueno, se equivocó y largamente. Dando clic aquí pueden revisar el cuadro.

Como se puede apreciar, las ventas desde que se aprobó el Decreto Supremo No. 095-2018-EF, en mayo de 2018, no aumentaron la recaudación del ISC. Todo lo contrario, han generado la caída del mercado automotriz que se vio forzado, por tanto, a adoptar medidas drásticas –despedir a más de 5000 empleados– sin perjuicio de enfrentar un problema adicional al permitirse la venta de vehículos usados, los que pueden ingresar al mercado peruano hasta con un máximo de 5 años de antigüedad (una medida que no es tan permisiva ni siquiera en el caso de los buses usados, que pueden ingresar y venderse en nuestro país con un máximo de 2 años).

Entonces, ¿cuál fue el criterio técnico para adoptar una medida como esta? ¿Acaso los vehículos se consumen como el cigarrillo o el alcohol? La respuesta evidentemente es NO. Su afán de recaudar más no puede llevar al Ejecutivo a adoptar medidas tan insensatas cómo está. ¿Acaso el ministro de Economía será capaz de revertir este error¿Quién repara el daño hecho al sector?

¡No hay que romper la olla”, señores del MEF! ¿Sino de dónde saldrá el concolón?


Etiquetas: , , , , , , ,