toggle menu

Opinión


4 Junio, 2018.

¿Querían pruebas? ¡Pues las tuvieron!

Porque recordar es volver a vivir: cuando la prensa y los políticos interesados exigían fuentes y nombres de los complotadores que compraban votos en el Congreso para no vacar a PPK.

En vísperas de la primera moción de vacancia contra Pedro Pablo Kuczynski por las graves denuncias que lo relacionaban con Odebrecht cuando funcionario público, empezaron a circular por todas las redacciones insistentes rumores de que desde el Ejecutivo se estaba realizando una operación a gran escala para comprar votos en el Congreso. El contexto de estos rumores era que la votación prevista para la vacancia era incierta.

Quienes se hicieron eco de los rumores fueron, naturalmente, los congresistas de la bancada de Fuerza Popular que empezaron a denunciar el hecho. De inmediato, hubo un consenso mayoritario en la prensa para minimizarlos bajo el paraguas de la responsabilidad que debe acompañar acusaciones tan graves. En otras palabras: exigían pruebas. Y así, esos periodistas en comparsa con varios congresistas de diferentes tiendas políticas escuderos a pie juntillas de PPK (Sheput, Violeta, Montenegro y otros) se rasgaron las vestiduras por la democracia en “peligro” y contra los rumores “sin fundamento” que buscaban tumbársela.

Así por ejemplo, en un programa político de Canal N emitido el 19 de diciembre de 2017 (20/17), una inquisidora Mávila Huertas debatía con el vocero de la bancada de Fuerza Popular, Daniel Salaverry, quien había anunciado que “había tomado conocimiento por los medios de comunicación de una consigna del Ejecutivo para torcer voluntades en el Congreso”. Inquiría Huertas:

— “¿Cómo torcer voluntades?”

— “¿A usted le consta?”

— “¿Qué congresista?”

— “¿Cite su fuente?”

— “Hoy la gente necesita claridad. (…) Los congresistas tendrían que hablar sobre pruebas con claridad”.

— “Usted viene a denunciar sin pruebas. Cuando le digo deme las pruebas que Zavala está torciendo (…) y todo lo que ha venido a decir el día de hoy no me las da. Ni siquiera me dice qué tipo de información es.”

Luego, la periodista se burló de Salaverry porque su fuente era un medio de comunicación alternativo de la web.

Ya en otro canal por cable (RPP), en un programa emitido también el 19 de diciembre de 2017 (Todo Se Sabe), la periodista Milagros Leiva con Juan Sheput como entrevistado daba oídos a un “golpe de Estado” presuntamente promovido por Fuerza Popular para sacar a PPK. Allí Leiva nunca le preguntó a Sheput, el principal gonfalonero de Kuckzynki, cuál era su fuente ni qué pruebas tenía.

Sin embargo, cuando la periodista hizo un enlace telefónico con Héctor Becerril que denunciaba lo mismo que Salaverry en el otro canal, Milagros Leiva –con el melodramatismo que la caracteriza– casi rompe en llanto reclamando a Becerril: 

— “¿Quién es su fuente, señor (Becerril)?”

— “Es muy grave lo que usted denuncia, cuéntenos por favor. (…) Si alguien del Ejecutivo lo está haciendo, señor Becerril, muestre quién le ha dicho eso.”

Finalmente sucedió que PPK logró sortear la vacancia luego de que Kenji Fujimori (FP) y otros nueve congresistas (FP) de su entorno votaran en contra, “absteniéndose”. Gracias al volte face de Kenji Fujimori, días después –como regalo de Navidad– fue indultado por razones humanitarias Alberto Fujimori. A partir de allí, el mencionado congresista se convirtió en mano derecha de PPK en el Congreso y los tristemente célebres “avengers” se subieron al avión de PPK para pasearse con él en cuanta inauguración pudieron en sus respectivas provincias.

Con esos antecedentes los rumores de la compra de votos de cara a la segunda vacancia no eran, precisamente, antojadizos ni inverosímiles. Sin embargo, se repitió el mismo guión que en la primera. Hubo una grave denuncia de compra de votos, y los periodistas volvieron a pechar y a ridiculizar a los denunciantes.

Pero esta vez a los que pedían las pruebas se las tiraron por la cara. Los videos presentados por Fuerza Popular daban cuenta, precisamente, de la compra de votos por parte del Ejecutivo (ministro Bruno Giuffra), con el abogado del presidente (Alberto Borea) y con los congresistas Kenji Fujimori, Bienvenido Ramírez y Guillermo Bocángel. PPK tuvo que renunciar al cargo de presidente de la República.

Esta semana se vota el desafuero de los tres confabuladores, pero increíblemente la prensa (y los congresistas que defendían a PPK) ha sentado en el banquillo a los que grabaron las pruebas (¡las “grandes” preguntas son ahora cómo las grabaron y con qué plata!) que ellos mismos pedían a gritos… Y SIN TOCAR EN ABSOLUTO A GIUFFRA NI A BOREA. Que el público saque sus propias conclusiones.


Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,