Connect with us

Opinión

¡Qué tales vivos!

Publicado

el

Como ya es inocultable que todos los involucrados están en la misma situación que Fujimori Higuchi con respecto a aportes de campaña, el gobierno propone que la China siga en la cárcel pero que los otros tomen té helado en sus casas.



El ministro del Interior Carlos Morán y el gobierno de Martín Vizcarra se pasan de vivos. Dice Morán, en conferencia de prensa, que la Fiscalía debería evaluar pedir el arresto domiciliario de todos aquellos políticos, funcionarios públicos y empresarios que están implicados en el caso Lava Jato a raíz de las delaciones que vienen del Brasil (la mayoría de las cuales no son ninguna novedad pues ya se conocían).

Es decir, aparentando rigurosidad (y tapando su ineficiencia, pues su argumento es que la policía no se da abasto para hacer su trabajo, a saber: impedir que los involucrados no pongan pies en polvorosa), el gobierno de Martín Vizcarra a través de su ministro del Interior, lo que están buscando es asegurarle a esos políticos, funcionarios públicos y empresarios –varios de ellos amigos del gobierno o de sus aliados caviares– una cárcel dorada por oposición a la mazmorra que hoy sufre la líder de la todavía bancada mayoritaria en el Congreso, por las mismas acusaciones (aportes de campaña) en la que están involucrados la mayoría de los líderes de todos los partidos políticos, incluido el actual presidente Martín Vizcarra y su antecesor Pedro Pablo Kuckzynski.

O sea, mientras Keiko Fujimori y sus allegados son los únicos que tienen 36 meses de prisión preventiva sin acusación fiscal por presunto “lavado de activos” por el caso Cócteles (aportes de Odebrecht a campañas electorales), el gobierno propone que la Fiscalía le ponga a todos los demás candidatos presidenciales y exjefes de campaña prisión domiciliaria para que “no se escapen”. ¿Lindo, no? Como ya es inocultable que todos los involucrados están en la misma situación que Fujimori Higuchi con respecto a aportes de campaña, que la China siga en la cárcel pero que los otros tomen té helado en su casa.

El mensaje del gobierno es claro: nosotros cuidamos a los que nos interesa a condición de que no hablen de nosotros. Porque, definitivamente, resulta mejor estar con arraigo en casa que ir a Lurigancho. Eso es lo que podemos hacer por ustedes. ¿O quieren terminar como la China? Y así va avanzando el “Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad”.

Opinión

#RECORDARIS: Secretismo y mentiras al por mayor sobre el programa delator MyWebDay

Seguir leyendo

Opinión

Reforma política

Seguir leyendo

Opinión

Flores y temblores en el Minedu

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: info@politico.pe

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo