toggle menu

Opinión


12 Febrero, 2018.

¿Qué pasó, congresista Salaverry?

En su reciente entrevista para Correo, hemos leído el típico discurso vacío y populista que se sabe falso cuando viene de cualquier político.

Muy decepcionante la entrevista de Daniel Salaverry a Correo de este domingo último. Tenía mejor impresión del vocero de Fuerza Popular, quizás porque nunca me había dado el trabajo de leerlo o escucharlo con atención. ¡Absoluta mea culpa!

Destaco tres sorprendentes respuestas:

1- “En Fuerza Popular sabemos poner siempre los intereses del país por encima de cualquier discrepancia partidaria o política”.

¡Ni el mismo se lo cree! Lugares comunes, el típico discurso vacío y populista que se sabe falso cuando viene de cualquier político. Los hechos han demostrado con creces que la agenda partidaria o personal siempre prevalece y, no necesariamente en este orden. Desde el mes de octubre de 2016, Salaverry preside la Comisión Investigadora del Gobierno de Humala que incluye tres venerables homenajes al dispendio e ineficiencia: Línea 2 del Metro, el Gasoducto y Talara. Se le dio un plazo de 180 días para emitir un informe e identificar las responsabilidades políticas, penales y administrativas de los actores principales; sin embargo, han transcurrido 16 meses de gestión, sin resultados.

Escuda su negligencia en las también inaceptables inasistencias de algunos congresistas como Sergio Dávila o Gloria Montenegro, cuando es evidente su falta de disciplina y vocación por el trabajo. Copie a Rosa María Bartra, quien viene haciendo un excelente trabajo en la Comisión Lava Jato; ¡no sea tan recatado, congresista!

2- “El respaldo permanente de los comunicados de Fuerza Popular a Ana Vega y a Pier Figari es por el brillante trabajo que han hecho hasta hoy; no solamente han sido fundadores de Fuerza Popular sino que han logrado en poco tiempo —para lo que significa la vida de un partido político— alcanzar 73 congresistas. Es un trabajo que hay que reconocérselo a ellos”.

En primer lugar, Salaverry es un foráneo, un recién llegado que no tiene título para expresar con ese nivel de certeza el “inmenso” aporte de los señores Vega y Figari al éxito de Fuerza Popular. No solo los endiosa sino que sus elogios alcanzan un nivel de huachafería tal que le resta toda credibilidad. No es capaz de darse cuenta de que está consiguiendo el efecto contrario. Solo le faltó decir que el partido no existiría sin ellos. ¿Tantos favores les debe? ¿Tanto miedo tiene a que le bajen el dedo? ¿Tan todopoderosos son al interior de FP?

3- “[Sobre la vacancia de PPK] Aquí no se trata de la izquierda ni de Fuerza Popular ni de las demás bancadas; se trata del Perú. Se trata de los niños que siguen durmiendo en carpas en el norte, de los enfermos que siguen atendidos por un sistema de salud que no funciona, de las niñas que siguen siendo violadas en las calles con un sistema judicial que no funciona. En ellos hay que pensar”.

¿Qué le paso congresista? ¿Olvidó que la causal sobre la que se funda el pedido de vacancia del presidente es la “incapacidad moral permanente” prevista en el inciso 2 del artículo 113 de la Constitución, por supuestos actos de corrupción vinculados a Odebretch y a la Interoceánica? La gestión de este gobierno es muy ineficiente, ha dado vueltas en el mismo círculo vicioso dejando muchísimos temas pendientes, pero todo ello constitucionalmente no sostiene una declaración de vacancia.

¿Acaso insinúa Daniel Salaverry que una posible bonanza económica y bienestar social del país le habría salvado el cuello a PPK? ¿Es que sugiere que una vez más habríamos avalado la perversa frase “roba pero hace obra”? Me sorprende la ligereza del congresista y su falta de respeto hacia los lectores de Correo.

Resulta ingenuo esperar de los políticos la verdad, pero lo que sí deberían tener es la inteligencia suficiente para disfrazar ese lenguaje fariseo y gaseoso. Después de todo, la responsabilidad de su mentira es aún mayor en la medida de que se dirige a toda la sociedad.


Etiquetas: , , , , , , , , , , ,