toggle menu

Opinión


13 Diciembre, 2017.

Que no se quejen cuando les toque

"Primero vinieron a buscar a los comunistas, y yo no hablé porque no era comunista".

Resulta inadmisible el allanamiento judicial efectuado el jueves 7 de setiembre pasado a dos locales partidarios de Fuerza Popular (Surco y Cercado de Lima).  Esta intolerable intromisión de la judicatura en la política no hace sino constatar la lamentable actuación de nuestros operadores de justicia, y la prepotencia y torpeza con las que vienen actuando.

Por supuesto, no han faltado quienes celebran este despropósito por tratarse del partido fujimorista. Como para estos individuos mientras no se metan con ellos todo está bien (hasta justificar este atropello), bueno, que luego no se quejen cuando les toque. En ese sentido nunca ha resultado más pertinente recordar a Martin Niemöller, pastor protestante, quien promovió la Declaración de Culpabilidad de Stuttgart firmada por las cabezas de las iglesias protestantes. Este documento reconocía, entre otras cosas, que las organizaciones religiosas no habían hecho lo suficiente para combatir el nazismo en sus orígenes.

Niemöller es, así mismo, autor de un conocido poema sobre la indolencia frente al surgimiento de las tiranías y las consecuencias de esta:

“Primero vinieron a buscar a los comunistas, y yo no hablé porque no era comunista. Después vinieron por los socialistas y los sindicalistas, y yo no hablé porque no era lo uno ni lo otro. Después vinieron por los judíos, y yo no hablé porque no era judío. Después vinieron por mí, y para ese momento ya no quedaba nadie que pudiera hablar por mí”.


Etiquetas: , , , , , , , , , , ,