toggle menu

Opinión


13 Abril, 2018.

Prensa basura contra Vizcarra

Que inventen reunión del presidente con Óscar Medelius demuestra cómo cierta prensa discurre por la misma cloaca de la prensa chicha de hace veinte años atrás.

Cuando digo que cierta prensa tiene mala intención no es por hablar babas. El tratamiento noticioso, por ejemplo, de la reciente visita a Palacio de Gobierno de un empresario chino acompañado de su abogado o representante legal para una reunión con el presidente Vizcarra es el más reciente ejemplo de cómo la irresponsabilidad o la mala leche son moneda común en los medios de comunicación. Medios que, se supone, tienen filtros editoriales para precisamente garantizar la calidad de la información que se difunde.

El hecho es que el presidente recibió este último 9 de abril al empresario e inversionista chino-argentino Yo Lin Yun en el marco de las reuniones formales y de trabajo que tiene todo mandatario. Previamente a esa cita, había recibido también al presidente de la Sociedad de Minería y Petróleo, entre otros personajes. El chino fue ACOMPAÑADO DE SU ABOGADO que, en este caso, era el exnotario y excongresista Óscar Medelius, influyente político de los 90 adepto a Alberto Fujimori. Como es conocido por quienes seguimos el acontecer político, Medelius fue sometido a juicio y condenado a prisión que purgó por la falsificación de firmas del último partido político de Alberto Fujimori, uno de los tantos que este fundó mientras estuvo en el poder.

Y como la reunión con un chino desconocido no era noticia, la cita transparente –consignada en el registro de visitas de Palacio de Gobierno– con Yo Lin Yu se transformó en “Martín Vizcarra se reunió con excongresista fujimorista que estuvo en prisión”. Esa noticia es, como todo el mundo puede ver, FALSA. El titular –replicado tendenciosamente por varios noticieros y acompañado con extensas notas y expresiones de asombro e indignación de los presentadores de TV– consigna a Medelius como el protagonista de la entrevista con el presidente, desapareciendo al verdadero protagonista –el chino Yo– de la escena.

Cuando escuché la noticia quedé perplejo pues, aunque Medelius ya pagó su deuda con la sociedad, es evidente que en el marco de la caída de un presidente por corrupción y compra de votos, una reunión de Vizcarra con Medelius hubiera sido políticamente inconveniente para un jefe del Estado que acaba de inaugurar su mandato. Solo después me vine a enterar de que Vizcarra no se había reunido con Medelius, sino con un chino al cual Medelius acompañaba en calidad de representante legal. Es obvio que para el común de los mortales, es decir, para la mayoría de la opinión pública, lo único que quedó de la “noticia” es que Vizcarra se reunió en palacio con un “excongresista fujimorista cercano a Vladimiro Montesinos”. ¿Ganas de fastidiar a Vizcarra por el “golpe presidencial” a PPK (según “tesis” de Ávarez Rodrich)? ¿Ganas de “probar” un pacto con el “fujimorismo”? ¿Ganas de asociar a Fuerza Popular y a Keiko Fujimori con los hechos más aciagos de los 90 (cuando no solo ha roto con el hermano sino con el padre)? Sí, todo eso.

Si bien es cierto que el presidente decide con quién se reúne, tampoco tiene por qué saber el nombre, vida y milagros de los segundones que acompañan al interlocutor principal. Que eso es responsabilidad de los filtros palaciegos puede ser. Pero en un país donde los jóvenes –que son la gran mayoría– confunden a Miguel Grau con Abimael Guzmán, es como pedir peras al olmo que recuerden a un tal Medelius que, dicho sea de paso, tiene todo el derecho del mundo a hacer gestiones profesionales en las entidades públicas, pues hoy, cumplida su condena, es un ciudadano más.

Lo más gracioso, si cabe, es que esa prensa que difunde y levanta hoy noticias falsas y difamatorias es la primera que se rasga las vestiduras por la prensa chicha de los 90, mientras discurre, oronda, por la misma cloaca de hace veinte años atrás.


Etiquetas: , , , , , , , , , ,