Connect with us

Opinión

¿PPKontigo?

Publicado

el

Cabría preguntarse si un partido puede seguir siendo beneficiario de los fondos públicos asignados por el Estado cuando antes tuvo otro nombre.



Peruanos por el Kambio decidió cambiar de nombre y ahora se llama “Contigo”, un término que hace alusión “a todos nosotros”. De esa forma, la mencionada agrupación busca liberarse del fracaso que le significó la gestión presidencial de su líder fundador: un fracaso que además se impulsó desde sus más altas esferas.

La pregunta que debemos hacernos es si es dable que un partido político pueda ganar una elección y que durante su mandato pueda cambiarse de nombre porque no le conviene el que tiene. ¿Dónde quedan, pues, los electores que apostaron por la agrupación que cambia así de símbolos? No imagino al APRA o a Acción Popular haciendo eso a mitad de su gestión; en otro contexto, sería imposible que Universitario de Deportes o Alianza Lima hicieran lo mismo a la mitad de un torneo.

Si un partido gana las elecciones debe mantenerse como tal mientras dure su gestión. Lo otro es burlarse del electorado, ignorarlo, desconsiderarlo, manipularlo. Estamos ante una decisión que busca acomodarse al próximo proceso electoral y que no está considerando sus obligaciones institucionales en el presente. Quizás, incluso, esto sea la muestra más clara de que la mencionada agrupación fue solo un estado de ánimo, un formalismo electoral, una entelequia mediática creada para un fin determinado y punto.

El Perú ahora tendrá a un presidente y a una vicepresidenta que llegaron al poder por Peruanos por el Kambio, pero que gobernarán gracias a que “Contigo” ganó las elecciones. Con esa lógica todos los partidos podrían cambiar de nombre las veces que quieran y no pasaría nada. Al lado quedaría la mística, la gente que gritaba el nombre del partido, la perseverancia institucional.

Ya se habla incluso de revisar su ideario. También ello genera suspicacias y una pregunta puntual: en esas condiciones, ¿un partido puede seguir siendo beneficiario de los fondos públicos asignados por el Estado cuando antes tuvo otro nombre?

Parece, como dijimos arriba, una forma de reacomodo electoral, un reempaquetamiento político de una simple inscripción. ¿No estamos ante una falta de respeto al electorado que votó por la agrupación? ¿No sabe a estafa partidaria?

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

#RECORDARIS: Secretismo y mentiras al por mayor sobre el programa delator MyWebDay

Seguir leyendo

Opinión

Reforma política

Seguir leyendo

Opinión

Flores y temblores en el Minedu

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: info@politico.pe

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo