Connect with us

Opinión

Populismo “de género”

Publicado

el

Las interrogantes claves para elegir a alguien pasan por quién lo hace mejor, quién tiene más experiencia, etc.; sin embargo, son convenientemente olvidadas por los políticos populistas cuyo único objetivo es impactar en los sondeos.



Muchos politólogos y expertos ya se han referido a la inconveniente y absurda medida del presidente Vizcarra de querer equiparar el número de hombres y mujeres en el gabinete. Es mi intención aquí solo remarcar algunas conclusiones que sirven para no dejarnos sorprender por medidas populistas.

Con razón argumentan los expertos que nada tiene que ver el género de una persona para saber si califica o no para determinado trabajo. En el mundo, muchas mujeres ocupan las más altas posiciones, además de que las realizan con total libertad actividades que antes eran impensables, y han llegado ahí solo por sus propios méritos, no por ser del sexo femenino.

Las interrogantes claves para elegir a alguien pasan por quién lo hace mejor, quién tiene más experiencia, etc. Pero esas preguntas básicas y elementales –que usamos el común de los normales para contratar algún servicio– son olvidadas por los políticos populistas cuyo único objetivo es impactar –así sea con ideas superfluas– en los sondeos de opinión.

Lamentablemente esa es la línea de acción del presidente Vizcarra: lo hizo al proponer la no reelección de congresistas, por ejemplo, y le ha causado un daño terrible al sistema democrático. Claro que la magnitud del daño solamente se apreciará en su verdadera dimensión con el paso de los años. La no reelección es como decirle a un excelente congresista: “No me importa que hayas hecho una buena labor, te vas a tu casa. Lo que has aprendido no me importa; el país no necesita tu sabiduría”.

Igualmente sucederá al forzar la igualdad de género entre los ministros: vernos obligados a elegir a un hombre sabiendo que hay una mujer más capacitada, pero por una disposición caprichosa nos vemos obligados a ir contra la realidad. También el caso podría ser a la inversa: que no haya una mujer calificada para determinado ministerio pero igual se deja fuera a hombres con probada experiencia. Podrían ser todas mujeres o todos hombres; solo importa el mérito.

Hoy el camino, sin embargo, lo hacen creencias populares que en realidad no son determinantes para elegir personas para un puesto. Por ejemplo, forzar un número mínimo de jóvenes en ciertas posiciones o listas de candidatos; o eso de “los viejos a la tumba, los jóvenes al poder”; o valorar solo títulos rimbombantes y no la experiencia, etc.

Dios los creó y les encargó la procreación: los méritos ante los propios humanos dependen de cada uno.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Bonos soberanos: el pez por la boca muere

Seguir leyendo

Opinión

Putin ofende al Grupo de Lima

Seguir leyendo

Opinión

M en calzones de seda

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: info@politico.pe

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo