toggle menu

Opinión


22 Septiembre, 2018.

¡Pónganse a trabajar!

El gobierno no puede caer en el juego sucio de cierta prensa azuzadora, que pronostica vilmente que el Congreso no cumplirá con los plazos (acordados de forma MULTIPARTIDARIA) para que se lleve a cabo el referendo en diciembre.  

Aaron Salomón

| Periodista

Los medios cizañeros quieren ver sangre y no pierden la mínima oportunidad de confrontar al Ejecutivo y el Legislativo. Es por ello que al presidente Martín Vizcarra y al premier César Villanueva les ponen el micrófono en la cara para que pisen el palito y amenacen al Congreso de la República (¿acaso con otro pedido de confianza?). Todo para que cumpla con su compromiso de aprobar las reformas palaciegas antes del 4 de octubre y así  estas puedan incluirse en el ya anunciado referendo del 9 de diciembre.

Felizmente Vizcarra y Villanueva no cayeron en el juego sucio de cierta prensa que antepone un titular amarillo al bienestar del país, y ambos dijeron creer en que el Parlamento –que ya les otorgó la confianza el último miércoles– le daría luz verde a sus proyectos de reforma política-judicial en las fechas establecidas. Actúan correctamente al omitir que, como advierten algunos azuzadores caviares, no hay un papelito que lo diga explícitamente (¡cómo si eso fuera necesario a estas alturas!).

No hay mayor razón para buscarle cinco pies al gato: la Junta de Portavoces (integrada, como sabrán, por TODOS los voceros de TODOS los grupos parlamentarios) ha pactado tener TODO listo –perdón por ser reiterativo pero apremia la convulsa situación– antes del 4 de octubre. ¿Por qué, entonces, habría que dudar de un acuerdo multipartidario? ¿No están hartos ya de la confrontación diaria?

Hay que admitirlo: el jefe de Estado ganó la partida, por lo que a la representación nacional le toca nada más que tragarse el sapo y acelerar el paso del debate en la Comisión de Constitución para que finalmente todos podamos decidir a fin de año si es que las iniciativas presidenciales merecen ser incorporadas –o no– en la Carta Magna del 93 (a la que la mayoría de izquierdistas desprecia con vileza a pesar de que por promover la economía de libre mercado ha permitido reducir la pobreza de 55% a 22%).

Esto es lo que corresponde porque el descrédito del Congreso no permite desdeñar las aspiraciones de la población que -equivocada o no- exige ir a la consulta popular trazada por Martín Vizcarra, quien, por cierto, tampoco está en la posibilidad de presentar cuestiones de confianza las veces que se le venga en gana porque así debilitaría el aval callejero del que tanto gusta.

Como podemos darnos cuenta, las iniciativas del Ejecutivo seguirán su respectivo derrotero en el Legislativo, por lo que el gobierno debería dejar esa mirada de soslayo y empezar a GOBERNAR, para resolver al menos la reconstrucción del norte del país y el aumento de la anemia. ¿Se imagina, señor presidente, el crecimiento de su aprobación si consigue solucionar estos dos urgentes problemas?

A Vizcarra, tal vez, no le vendría nada mal escuchar al experimentado legislador acciopopulista Víctor Andrés García Belaunde. El congresista, aludiendo a la gestión del extinto exmandatario Fernando Belaunde Terry, señaló que “ante más oposición, más obras”. He ahí la verdadera fórmula del éxito –y no la pelea de barrio– para hacerle frente a una descafeinada oposición fujimorista que sus propios problemas internos tiene.

Para terminar, al Ejecutivo y Legislativo les digo: ¡pónganse a trabajar! De lo contrario, sobre sus espaldas cargarán la pesada mochila de haber permitido que un maldito autócrata destruya nuestra enclenque democracia en el 2021.


Etiquetas: , , , , , , , ,