toggle menu

Opinión


16 Abril, 2018.

Poder de cuarta contra el Congreso

Cuarto Poder tiene todo el derecho a criticar una ley que le parece mal, pero a lo que no tiene derecho es a darle a los televidentes información falsa y tendenciosa cuya intención es desacreditar al Parlamento. 

La cereza de la torta del mal periodismo y de la descarada campaña contra el Congreso la ha puesto este domingo Cuarto Poder con un “reportaje” de René Gastelumendi sobre una supuesta exclusión legal de la Contraloría para vigilar las cuentas y gastos del primer poder del Estado. Cuarto Poder tiene todo el derecho a criticar una ley que le parece mal, pero a lo que no tiene derecho es a darle a los televidentes información falsa o desactualizada –que para todos los efectos es lo mismo en el periodismo– cuya intención es, precisamente, desacreditar al Congreso.

Al punto. Luego de criticar la ley de marras, Gastelumendi concluye su reportaje pontificando (con la imagen de un gallinazo en el frontis del Congreso) que por ese tipo de normas el Parlamento ya no tiene 11% de aprobación sino 7% según CPI. El solo hecho de haber utilizado esos datos –de marzo de 2018– en el reportaje debió obligar al director o a la directora periodística del programa a rehacerlo o a no propalarlo pues, como es bien sabido, luego de la renuncia de PPK presionado por el Congreso este ha logrado una aprobación de 26% mientras que su presidente, Luis Galarreta, subió 16%, pasando de 14% en marzo a 30% en abril.

Esta encuesta de DATUM fue publicada el 11 de abril de 2018, es decir hace cuatro días –escribo este artículo el 15 de abril– y está colgada en la página web de…¡América Televisión!

Por si esto fuera poco, el mismo día en que fue propalado el reportaje de Gastelumendi en Cuarto Poder a primera hora El Comercio abría su portada con una encuesta de Ipsos en que el Congreso subía 11% en aprobación respecto a marzo, llegando a 25%. ¿No obligaban también esos nuevos datos a reformular el reportaje antes de difundirlo? Pues no cuando el propósito no es periodístico sino difamatorio, panfletario… cuando la prensa se confunde con el libelo.

Para mí la cosa está más clara que el agua. A los señores de Cuarto Poder no les ha gustado que el Congreso no le siga los pasos a PPK luego de su ignominiosa caída: es imposible que sus periodistas no hayan conocido las cifras que lo aprueban con relación a los meses anteriores. Así que todo vale con tal de bajarle el moño, incluso propalar como corolario moral del reportaje cifras falsas.

¿Qué credibilidad periodística pueden tener entonces los señores de Cuarto Poder? ¿Y con qué cara critican la moral del Congreso si la ética del programa no pasaría la valla de ningún manual deontológico de periodismo? Que juzgue el lector.


Etiquetas: , , , , , , , ,