toggle menu

Opinión


9 Julio, 2018.

Petrozzi ritorna vincitor

¿Qué ha dicho el tenor y congresista como para sacar de sus casillas a los mandarines de la cultura? Pues algo muy simple y razonable, a saber: que los niños no van a clases para ser ADOCTRINADOS con cualquier IDEOLOGÍA sino para formarse en un espíritu crítico, provistos de TODA la información posible.

Leo por todos lados que hay una tendencia sobre otra tendencia. La primera es totalitaria y advierte que no hay que escuchar o, si ya lo escucharon, no dejarse engatusar por los cantos de sirena de Francesco Petrozzi. La segunda es una oda al sentido común de decenas de miles de peruanos que a través de las redes sociales se han pronunciado a favor de lo dicho por el congresista de Fuerza Popular en la Comisión de Educación, cuando la rendición de cuentas del ministro sobre los contenidos de los textos escolares.

Y, como sucede siempre que alguien advierte que no lean o que no vean o que no escuchen o que tengan cuidado con alguien o con algo, la tendencia de Petrozzi se ha hecho viral gracias a los totalitarios.

¿Qué ha dicho el tenor y congresista como para sacar de sus casillas a los mandarines de la cultura y dictadores del “pensamiento correcto”? Pues algo muy simple y razonable, a saber: que los niños no van a clases para ser ADOCTRINADOS con cualquier IDEOLOGÍA sino para formarse en un espíritu crítico, provistos de TODA la información posible. Esto, que para cualquier persona de sentido común es lo razonable, para los caviares no.

Y es que los totalitarios no admiten ningún espíritu crítico que ponga en tela de juicio sus dogmas morales y políticos. Por lo tanto, para estos dictadores del “progreso” y la corrección política, proveer de toda la información posible a los alumnos es un anatema. ¿Por qué –por ejemplo– los adolescentes no deberían saber que hay dos opciones para llevar la vida sexual? ¿Por qué la abstinencia debería estar proscrita como información en los textos escolares si aquella es parte de la libertad de elección?  ¿Por qué debería expectorarse de la historia a la Biblia o al Corán como versiones de la creación del mundo? ¿Acaso no es cultura general? ¿No es el alumno lo suficientemente inteligente como para sacar sus propias conclusiones y tomar con libertad sus propias decisiones? ¿No es esa la esencia de una educación liberal?

Pues para los totalitarios evidentemente NO. Tienen pavor a que su monopolio de la moral y la información se rompa por el sentido común. Entonces comienzan las descalificaciones y las amenazas; ese es su método.

Parten por las advertencias. Por ejemplo, he visto que en Facebook el analista político Carlos Tapia ponderó la intervención de Petrozzi en la Comisión de Educación. De inmediato empezaron a decirle que abriera más los ojos, que lo de Petrozzi eran puras falacias, que tuviera cuidado –¡y así hablan estos de fujitrolls!–. A mí me hicieron los mismo cuando escribía en El Comercio a raíz del que fue mi último artículo allí sobre Donald Trump (me botaron). Recuerdo entonces que Sonia Goldenberg lanzó “al aire” algo así como si los “filtros” del diario estaban fallando y si una columna “misógina” estaba permitida (yo criticaba a las mujeres que un día antes de las elecciones salían a denunciar acoso después de haberse callado 30 años. Dicho sea de paso, esas mismas mujeres que denunciaban a Trump desaparecieron del mapa ni bien ganó). ¿Acaso Goldenberg tuvo algún filtro en hacerle la mojiganga a Fujimori en el pináculo de los 90 cuando recorría con él los campos y regadíos? ¿No fue ahí donde se cayó a una acequia entre risita y risita con Fujimori, y este le tendió la mano para que no se la llevara el miasma?

Otro ejemplo recienten de los ukases totalitarios ha sido el que le han lanzado al vicerrectorado de la PUCP que había publicado un artículo crítico –¡sorpresa!– referido a la muerte de la ironía a manos de la corrección política. De inmediato una división de trolls exigieron que la universidad se rectifique y que despidan al autor de esa “herejía”.

El segundo capítulo del guión de los totalitarios contra la cultura de la libertad y el sentido común es ridiculizar al que osa razonar lo elemental. Marco Sifuentes se rasga las vestiduras sobre lo dicho por Petrozzi afirmando que no se le puede enseñar a los alumnos que la tierra es plana. Que la tierra NO es plana se puede probar tanto como que Sifuentes no es el gato de Cheshire ni tiene la cabeza de calabaza así que, ¿de qué estamos hablando?

Pero lo que más les duele a estos dictadores de la cultura es que alguien sea más cultivado, sepa o razone mejor que ellos y no piense como ellos. Eso les revienta. Y sucede en todas partes. Es célebre la anécdota de doña Letizia puesta en su sitio en un dos por tres por el rey Juan Carlos. Se despachaba esta sobre el “género” ante la familia real durante más de veinte minutos hasta que el rey, irritado porque monopolizaba la conversación, le espetó: “¡Letizia, ya sabemos que eres la más inteligente de todos pero, por favor, deja hablar a los demás!”.

Sí, ya llegó la hora de que canten los demás.


Etiquetas: , , , , , , , , , ,