toggle menu

Opinión


29 Octubre, 2017.

Perú-Nueva Zelanda: ¡qué entradas tan caras!

Resulta lamentable que el hincha verdadero, el que grita y sueña con su selección, el que le pone colorido y drama al partido, el hincha del pueblo, quede desplazado por precios que no tendrían —al parecer— una clara justificación.

¿Merecen los jugadores de la selección de fútbol el reconocimiento y el aplauso de los peruanos? Claro que sí. Son el ejemplo de que con persistencia, humildad, disciplina y fe sí se puede. Y todos los vamos a acompañar en la exitosa culminación de esta gesta deportiva, cuando ellos, jugada a jugada, balón a balón, camiseta a camiseta, grito a grito, clasifiquen a nuestro a país para el mundial de Rusia. Eso lo queremos y aplaudiremos todos.

Cómo será el entusiasmo que muchos viven pensando diariamente en las fechas de los partidos. La prensa deportiva no hace más que hablar de eso, la gente ya hace planes para ver el partido. Y se preparan las reuniones, las chelas, las pantallas gigantes, etc.

Pero una cosa es eso y otra muy distinta, los precios de las entradas. Los precios se han duplicado en Norte y Sur, y triplicado en Oriente y Occidente. Cómo será la cosa que occidente está costando 990 soles. Lo que equivale a decir que dos personas gastarían aproximadamente dos mil soles para ver el partido en el estadio. Eso más otros gastos. ¿Es una frivolidad hablar de esto? Yo creo que no porque las políticas públicas están presentes en todas las áreas, la de deporte incluida.  Y aquí algo no está andando bien.

La gestión del IPD se ha visto ya varias veces cuestionada por alquilar el estadio nacional para espectáculos no deportivos, al punto que el deporte para el que fue rehabilitado el estadio se ha visto desplazado. Y ahí hay un problema de gestión. Prueba de ello es que la selección no pudo jugar recientemente en ese estadio porque había sido alquilado para un concierto. Esos espectáculos obviamente afectan el gramado. Y todos los equipos que juegan en esa cancha se ven perjudicados. No solo la selección, también los equipos locales. Pero al IPD no le entran balas en este tema. Ha hecho del estadio un negocio musical. Y ha invertido la lógica de prioridades.

Ahora resulta además que las autoridades deportivas están diciendo que el partido con Nueva Zelanda cuesta cinco millones de soles. Y la pregunta que surge inmediatamente es…¿tanto cuesta un partido? Se pretende decir que los precios de las entradas obedecen a esa razón. Y eso no sería necesariamente así.

Vamos a suponer que a Nueva Zelanda viaje además de los veintitrés jugadores, una delegación técnica y administrativa de diecisiete personas y que cada pasaje (exagerando completamente los precios) cueste 4000 dólares. Hacen un total de 160 mil dólares. Y también vamos a suponer que el hotel está a mil dólares diarios la habitación. Por cuatro días sumarían un subtotal total de 160 mil dólares. Ambos gastos sumarían un total de 320 mil dólares por esos dos conceptos. Y el resto… ¿en qué se va a ir? Es probable, además, que no exista tal relación entre los gastos del partido y el precio de las entradas como se está afirmando, y que lo que haya es simplemente una lógica angurrienta de acumulación de fondos.

La PCM debería supervisar la tabla de los precios de las entradas, para evitar encontrarnos con sorpresas luego en caso de que se estén tomando decisiones equivocadas. Hacerlo, repito, no es una frivolidad. Las entradas para ver el partido deberían tener precios accesibles y módicos. Eso es lo que debería hacer la FPF por la hinchada, porque se trata de una institución pública, no privada. Si se requieren más fondos para un contexto excepcional, para eso está el Estado. Y si la idea es alquilar un avión, ¿no se pudo buscar el auspicio de una aerolínea o empresa privada o solicitar un avión de la FAP?

Resulta lamentable que el hincha verdadero, el que grita y sueña con su selección, el que le pone colorido y drama al partido, el hincha del pueblo, quede desplazado por precios que no tendrían —al parecer— una clara justificación.

Más allá de eso: que la selección juegue su mejor partido, para alegría de los millones de peruanos y de los hinchas que (por los altos precios de las entradas) no podrán ir al estadio a alentar a la selección.


Etiquetas: , , , , , , , , , ,