toggle menu

Opinión


19 Enero, 2018.

“Países de M”

Hace poco, en la Universidad de Princeton, PPK señaló desprolijamente que para EE. UU. América Latina era "como un perro simpático que está durmiendo en la alfombra y no genera ningún problema”. Lamentablemente, declaraciones como estas son las que fortalecen la actitud prepotente y discriminadora de Trump.

Germán Jiménez Borra

| Columnista invitado

Hace una semana dos senadores representantes de los partidos republicano y demócrata le propusieron al presidente norteamericano Donald Trump un proyecto de ley migratorio para otorgar visas a ciudadanos de El Salvador, Haití, Nicaragua y Sudán, entre otros, que habían sido retirados del programa de protección temporal. Este beneficio permite a personas de determinadas nacionalidades que ya están viviendo en los Estados Unidos permanecer y trabajar en ese país de forma provisoria.

La respuesta de Trump lo pintó en su real dimensión: “¿Por qué tenemos a toda esta gente de países que son una mierda viniendo aquí?”

Entonces ahora me pregunto yo: ¿por qué una nación que se formó de inmigrantes ahora reniega de ellos? La realidad es que hay más de un millón de jóvenes indocumentados que llegaron al “país de las oportunidades” siendo niños, persiguiendo un sueño (los llamados “dreamers”). Y hoy son —aunque se quiera negar— quienes hacen funcionar la economía más poderosa del mundo.

También, nos guste o no, Trump fue elegido presidente por sus “fellow americans” de manera clara e indubitable, y del mismo modo representa la xenofobia y misogini más crudas.

Con todo, sus palabras discriminadoras e insultantes también ha producido una reacción digna de imitar: veintinueve ministros de Turismo de los países africanos se hallan reunidos en Madrid con el propósito de impulsar la “Marca África”. Esta iniciativa aspira a poner en valor el patrimonio del continente, así como su historia y recursos naturales, para dejar en claro que podrán ser cualquier cosa menos la expresión francesa proferida por el mandatario norteamericano.

Hace pocos meses, en la Universidad de Princeton PPK señaló desprolijamente que para los Estados Unidos América Latina era “como un perro simpático que está durmiendo en la alfombra y no genera ningún problema”. Lamentablemente, declaraciones como estas son las que fortalecen la actitud prepotente y discriminadora que tiene Trump hacia el resto del mundo.

Tomemos el ejemplo de los ministros africanos: defendamos lo nuestro, exhibamos orgullosos nuestra historia y nuestra raza, esforcémonos por salir del bache, y demostrémonos a nosotros mismos y al resto del mundo que no somos un país de M.


Etiquetas: , , , , , ,